Iglesia al día

" Este es el primer paso para crecer en el camino de la fe: escuchar. Antes de hablar, escuchar. "
@Pontifex

La Catedral de Tacuarembó luce ya a Cristo Glorioso en su ábside

38458585_2057837481134901_1468420426257399808_n

El Pbro. Ricardo Ramos Blassi culminó un ícono de Cristo Glorioso en el ábside de la Iglesia Catedral San Fructuoso en la ciudad de Tacuarembó. Al finalizar la obra, el artista tuvo un encuentro con los medios de comunicación locales y allí expuso el significado de la misma.

Al referirse a su trabajo, el Pbro. Ramos expresó que se trata de una obra “para los demás”, y añadió que es “para Dios en primer lugar, para darle gloria a Él y para el bien de la gente”.

“La función básica de esta imagen es procurar el encuentro con Él, especialmente en la celebración de la Eucaristía, un encuentro cara a cara, un tú a tú, personal y comunitario” expresó el artista.

 

Significado del ícono

Al centro está ubicado Cristo bendiciendo con su mano poderosa la mano por la cual Dios ha creado todo y lo renueva. Está sentado sobre el arco iris que recuerda la alianza de Dios con Noé, donde el Señor prometió que ya no habría diluvios. La alianza se mantiene. Cristo hace nuevas toda la creación.

En los extremos hay una cuaternidad marcada por el símbolo de los evangelistas: Juan, Mateo, Marcos y Lucas. La Palabra de Dios que se extiende a los cuatro extremos del mundo y que vuelve a Él, como dice la Escritura: “Mi Palabra sale de mí y no vuelve sin hacer lo que tiene hacer”. ¿Qué es lo que tiene que hacer? Dar vida, renovar todo y ayudarnos a vencer la muerte por medio del amor.

El profeta Ezequiel habla de esos cuatro animales que se encuentran representados en los extremos. Están junto al trono de Dios. Son los paradigmas de la creación; tienen alas y tienen ojos por todos lados. Son seres vivientes que al estar a junto a Dios conocen y expresan el misterio divino. El cuadrado dorado que portan representa el libro del Evangelio, lo que está diciendo que por medio del Evangelio el creyente recibe esa capacidad de ver a Dios en las cosas y en la vida, recibe esa sabiduría de comprender las cosas de la vida.

El color rojo, es el tono principal, genera impacto. Con él en la antigüedad se representaba el cielo divino. También es un color de fuerza, de alegría y de vida. El rojo también simboliza la sangre. Cristo ofrece estas tres realidades: vida, alegría y fortaleza.

Fotos de facebook de Ricardo Ramos