Iglesia al día

" La bondad es lo que importa, pues es el bálsamo que pone un poco de suavidad en cualquier amarga llaga. "
San Pío X

“Cuando la persona se siente amada, se abre al Evangelio”: uruguayos participan en Roma en seminario sobre laicado y misión

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 6.57.27 p.m.

Los uruguayos P. Leonardo Rodríguez y el Dr. Fernando Ordóñez, participan en Roma del seminario de estudio sobre laicado y misión organizado por el Secretariado Internacional de la Pontificia Unión Misional (PUM) y la Dirección del Centro Internacional de Animación Misionera (CIAM), con la colaboración de las Direcciones Nacionales de Obras Misionales Pontificias de España, Colombia, Bolivia, Chile, Argentina y Uruguay.

El Pbro. Rodríguez participa del Seminario en su carácter de Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Uruguay en tanto el Dr. Ordóñez asiste como disertante. También ofició de ponente el uruguayo Dr. Guzmán Carriquiry, Vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina.

El lunes 13, en la apertura del Seminario, el P. Fabrizio Meroni, Secretario General de la PUM y Director del CIAM, recibió a los invitados, ubicando el seminario en la etapa de renovación del sentido, la vocación y el servicio de las instituciones que dirige y presentando las primeras “provocaciones” para desatar la reflexión del grupo. Luego, el Dr. Carriquiry desarrolló una rica reflexión presentando y profundizando el texto de la carta dirigida por el Papa Francisco al Cardenal Presidente de dicha comisión, con fecha 19 de marzo de 2016, donde el Pontífice señala aspectos profundos y desafiantes referidos a la identidad y misión de los miembros del “Santo Pueblo fiel de Dios”. En la segunda parte de la jornada, el teólogo P. Eloy Bueno, de España, ofreció una presentación referida al marco teológico-eclesial de la reflexión que se pretende desarrollar en estos días. En los momentos posteriores a cada presentación dio ocasión para un fuerte intercambio de reflexiones y aportes que los participantes han generado. La primera jornada finalizó con la celebración de la Eucaristía, en la que se ha invocado la presencia y acción del Espíritu Santo.

El martes 13, segundo día de convivencia y reflexión dio comienzo con la celebración eucarística, conmemorando la figura de dos grandes evangelizadores, los santos Cirilo y Metodio, patronos de Europa. La celebración fue presidida por Mons. Eugenio Scarpellini, Obispo de la Diócesis del Alto (Bolivia) y el  Director de OMP de Uruguay. En la Misa se reflexionó a la luz de la liturgia del día, algunos de los aspectos esenciales que se asumen hoy en el continente americano, como camino de reflexión y preparación al Congreso Americano Misionero que se celebrará en julio del 2018 en Bolivia.

Antes de iniciar los trabajos previstos para esta jornada, los participantes en el seminario recibieron la grata visita del Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Lejos de ser solo una visita protocolar, el Prelado ha evidenciado un claro interés por el tema en estudio, y luego de agradecer el esfuerzo y el interés de todos los involucrados, no ha demorado en ofrecer algunas reflexiones pertinentes.

Advirtió que, especialmente, a partir del Concilio Vaticano II, el concepto de misionariedad es claramente dinámico, desprendiéndose de una sola concepción territorial de la misión. Asimismo, subrayó que la fecundidad misionera se hace visible en una relación intrínseca entre los conceptos misión-iglesia-laicos.  Reconoció, asimismo, que la figura del laico misionero es novedosa, en cuanto que, durante mucho tiempo, la misión ha aparecido como un encargo exclusivo a los consagrados y religiosos. Planteó ¿quién es el misionero? y respondió: “el misionero es el bautizado; la misión es de todos, ya sea en el sentido de primera o de nueva evangelización”. Al mismo tiempo, el Cardenal señaló la necesidad de tener presente en la reflexión la dimensión antropológica cristiana, en la que el hombre y la mujer, como seres diferentes y complementarios son una verdadera oportunidad y riqueza también para la misión evangelizadora, pues la sensibilidad y características propias de la masculinidad y la femineidad canalizan verdaderas experiencias de misión. Estimuló a considerar en la reflexión el rol misionero de los niños, adolescentes y jóvenes, señalando que en cada una de estas etapas de la vida, cada cristiano tiene habilidades y oportunidades para desarrollar su misión. Luego de compartir algunas experiencias misioneras que desarrolló en territorios de misión en América, concluyó su visita con dos afirmaciones que incorporan a la reflexión dos expresiones identificadas claramente en el espíritu del Magisterio del Papa Francisco:  “Es necesario reconocer que en la periferia de la vida está el corazón misionero de la Iglesia, y no olvidemos que cuando la gente se siente amada abre su corazón al Evangelio”.

LA EDUCACIÓN PRINCIPAL ÁMBITO DE MISIÓN

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 6.59.54 p.m.En lo que podríamos denominar la segunda etapa del Seminario de estudio sobre laicado y misión, en la jornada del día jueves 16 de febrero, el P. Eloy Bueno (España) ofreció un marco de reflexión sobre la identidad misionera de los laicos llamados a la misión ad gentes. En la tarde, el uruguayo  el Dr. Ordóñez propuso algunas líneas de observación y reflexión sobre la familia y la educación como ámbitos de misión. En tercer lugar la Dra. Erika Sally Aldunate (Bolivia) planteó experiencias y desafíos en la comunidad cristiana, ámbito y agente eclesial de evangelización.

Siguiendo la metodología asumida por el seminario desde el comienzo, al culminar cada una de las presentaciones se genera un diálogo que facilita el intercambio de conceptos y experiencias que permiten poco a poco identificar las ideas claves y las intuiciones inspiradoras para desembocar en propuestas realizables en el ámbito y espíritu de las Obras Misionales Pontificias.

Ha estado muy presente en el pensamiento de los participantes el reconocimiento de la centralidad, como experiencia fundante, de la naturaleza, fuerza y dinamismo creativo de la Iglesia Misionera.

Los participantes coincidieron en que el riesgo de la frecuentemente mencionada “autoreferencialidad” eclesial sigue siendo una tensión que puede opacar el verdadero horizonte de misión, donde el diálogo Iglesia – Mundo es uno de los elementos que de manera permanente configura la identidad evangelizadora del Pueblo de Dios.

Se constató la profunda fragmentación social y cultural que lleva a que, en nombre de una aparente tolerancia, se derive en la convivencia compleja de las solas “verdades individuales”; de la misma manera la débil relación familia – centros educativos, entre otras características desafiantes de la actualidad, han llevado a los presentes a identificar el ámbito de la educación como uno de los principales ámbitos de misión, que de manera particular llevan a las OMP a buscar cómo desplegar experiencias y servicios de animación, formación misionera al servicio de los educadores.

No menor ha sido la interrogante despertada en los participantes sobre la “descolonización” de la misión y la “profesionalización” de los laicos misioneros.

La jornada del viernes comenzó con la celebración eucarística, presidida por el P. Luís Alberto Nauelanca, quien a la luz de la Palabra de Dios,  instó a los presentes a vivir la misión con humildad, sin prepotencia, y en obediencia a Dios.

Esta comunidad de reflexión se dispone así a su última jornada de aprendizaje y reflexión, encarando los temas de los ámbitos privilegiados de la misión ad gentes para el laico misionero; los jóvenes destinatarios y agentes de la primera evangelización; y la cultura y los movimientos sociales.

Crónica e imágenes aportadas por el Pbro. Leonardo Rodeíguez