Iglesia al día

" Somos más libres cuanto más vivimos con una conciencia recta, pidiendo al Buen Dios la simplicidad del corazón. "
Cardenal Daniel Sturla en la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos

En su mensaje navideño el Administrador Diocesano de Tacuarembó saluda especialmente a las familias que vivieron desacomodos y tragedias

arambillete

El Administrador Diocesano de Tacuarembó, Pbro. Edgar Arambillete, en su saludo para la Navidad invitó a las comunidades a reafirmar la disposición “‘de salir, escuchar y acompañar´compartiendo con el Espíritu de Jesús las situaciones familiares que estén a nuestro alcance”. Al mismo tiempo, expresó su petición al Espíritu para que “ilumine a nuestros Obispos y al Papa Francisco en el discernimiento de quien será nuestro próximo Pastor”.

Al fallecer en agosto de este año el Obispo de la Diócesis de Tacuarembó, Mons. Julio Bonino, fue el Administrado Diocesano quien dirigió el saludo navideño al presbiterio, las congregaciones y familias religiosas y los miembros de los Consejos Pastorales Parroquiales.

En el mensaje el Pbro. Arambillete alude a las familias de los departamentos de Tacuarembó y Rivera, muy especialmente a las que “han tenido que afrontar desacomodos, salir a intentar nuevas posibilidades, haber golpeado puertas que no se abrieron, ser forasteros en su propia patria, y vivir tragedias inesperadas e inmerecidas”. “A esas, que están arrinconadas en su soledad, les anunciamos que, como la familia de Jesús, tienen junto a ellas el amor de Dios Padre y la ternura de María que los hace fuertes, hasta percibir la realidad de un nuevo amanecer capaz de colmar sus esperanzas”, subraya el Administrador Diocesano en su mensaje.

Tacuarembó, 22 de diciembre 2017

Al Presbiterio Diocesano

A las Congregaciones y Familias Religiosas

A los Consejos Pastorales Parroquiales

MENSAJE NAVIDAD

Querido hermanos y hermanas:

Al celebrar en la Navidad el nacimiento de Jesús, hacemos presente el acontecimiento por el que Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo se instaló, como Familia, en la historia que hoy nosotros estamos viviendo, para acompañar a todas y cada una de las familias que existen en el mundo.

Este acontecimiento es la Buena, la mejor Noticia que recibimos y que hemos tratado de acercar a las familias y a los jóvenes, en este año, desde nuestras parroquias y comunidades como Misión asumida por nuestra Iglesia Diocesana, por lo cual la Navidad 2017 tiene un sentido muy desafiante y alentador.

Desde la Vicaría Pastoral saludamos y auguramos una muy feliz Navidad a las familias de nuestros departamentos de Tacuarembó y Rivera, muy especialmente para aquellas que han tenido que afrontar desacomodos, salir a intentar nuevas posibilidades, haber golpeado puertas que no se abrieron, ser forasteros en su propia patria, y vivir tragedias inesperadas e inmerecidas. A esas, que están arrinconadas en su soledad, les anunciamos que, como la familia de Jesús, tienen junto a ellas el amor de Dios Padre y la ternura de María que los hace fuertes, hasta percibir la realidad de un nuevo amanecer capaz de colmar sus esperanzas.

Invitamos, con nuestro saludo Navideño, a nuestras Parroquias, comunidades, a nuestras pastorales y a las Congregaciones y familias religiosas, a reafirmar en este Tiempo de Navidad, nuestra disposición “de salir, escuchar y acompañar” compartiendo con el Espíritu de Jesús las situaciones familiares que estén a nuestro alcance.

Al mismo Espíritu le pedimos que ilumine a nuestros Obispos y al Papa Francisco en el discernimiento de quien será nuestro próximo Pastor.

Con la Vicaría Pastoral, agradeciendo a Dios la alegría de habernos constituido colaboradores en la construcción de su Reino en este año y orando para que nos mantenga en “comunión y esperanza”

Los abraza

Edgar Arambillete Uhalde

Párroco – Administrador Diocesano