Iglesia al día

" "La mano abierta expresa, tengo espacio también para ti. Te comprendo... Si abro mi mano muestro que vivo con paz y alegría” "
Mons. Martín Krebs (Nuncio Apostólico en el Uruguay)

En setiembre, fiesta grande en el Verdún

verdun 1

El 19 de setiembre será bendecida e inaugurada la Capilla dedicada a la Madre de la Misericordia, en el cumbre del cerro del Verdún. Esta noticia fue anunciada por el Obispo de Minas, Mons. Jaime Fuentes, en su blog www.desdelverdun.org y asegura que “todo lo ha hecho la Virgen” dado que cuando comenzaron las obras en el Verdún no estaba contemplada la posibilidad de construir una Capilla pero simplemente se fueron dando las condiciones y surgieron los recursos para concretarla.

La fiesta del 19 de setiembre está abierta a todos los que deseen participar y el programa contempla subir a la cumbre rezando el Rosario a las 15 hs y luego se celebrará la primera Misa y la bendición de la Capilla.

Están todos invitados, pues, a participar en la fiesta del 19 de septiembre: a las 3 de la tarde subiremos rezando el Rosario y, a continuación, tendrá lugar la primera Misa y la bendición de la capilla Madre de Misericordia.  “Será un día de fiesta grande para todos, fiesta de agradecimiento a la Virgen y fiesta de esperanza: en su nueva casa, Ella conseguirá, a lo largo de muchos, muchos años, que miles de hijos suyos amen a Jesús”, asegura Mons. Fuentes.

 

EN SETIEMBRE, FIESTA GRANDE EN EL VERDÚN

Al empezar el mes de septiembre, el pensamiento se va enseguida a las fiestas de la Virgen que celebraremos: el día 8 su Natividad, es decir, el cumpleaños de nuestra Madre del cielo; el 15, Nuestra Señora de los Dolores; el 24, la Virgen de las Mercedes, es decir, de todas las gracias que nos llegan por medio de su maternal intercesión. Pero aún hay algo más, en este septiembre 2015, que nos llena de alegría: el sábado 19 vamos a bendecir e inaugurar la capilla dedicada a la Madre de Misericordia, en la cumbre del cerro del Verdún.

Todo lo ha hecho la Virgen. Inicialmente, yo no había previsto esta capilla.  Fue la sugerencia de algunos amigos la que me llevó a pensar en ella. Le pedí ideas al arquitecto Francisco Collet y él hizo varios ensayos… que no nos convencieron ni a él ni a mí, porque todos competían con el templete de la Virgen.

Seguíamos dándole vueltas al asunto, cuando la empresa Movistar, terminado su contrato, retiró la antena y los equipos que tenía instalados en la cumbre del cerro. Julio Rodríguez Arrué, viendo entonces la plataforma de hormigón que habían dejado, sugirió construir sobre ella la capilla. Estudiamos esta posibilidad y quedó claro, en efecto, que era EL lugar: como me dijo con razón una señora, “la Virgen, desde arriba, ve todo mucho mejor”…

Decidido el sitio, el siguiente paso fue comenzar una campaña de recursos económicos. Pensé en personas y empresas a las que recurrir, gestiones… De nuevo, ha sido la Virgen la que ha facilitado todo, esta vez por medio de una mujer generosa que la quiere mucho: la señora Nina von Maltzahn se ha encargado de darnos lo que necesitábamos para concretar nuestro proyecto.

Después de estas evidentes muestras del deseo de nuestra Madre de ser venerada en una capilla en la cumbre del Verdún (ya les conté cómo llegó a nuestras manos su imagen), tenemos que corresponder visitándola y llevando a muchos a conocerla: Ella les hará el gran favor de facilitarles el encuentro con su Hijo.

Están todos invitados, pues, a participar en la fiesta del 19 de septiembre: a las 3 de la tarde subiremos rezando el Rosario y, a continuación, tendrá lugar la primera Misa y la bendición de la capilla Madre de Misericordia.  Será un día de fiesta grande para todos, fiesta de agradecimiento a la Virgen y fiesta de esperanza: en su nueva casa, Ella conseguirá, a lo largo de muchos, muchos años, que miles de hijos suyos amen a Jesús.

Al empezar el mes de septiembre, el pensamiento se va enseguida a las fiestas de la Virgen que celebraremos: el día 8 su Natividad, es decir, el cumpleaños de nuestra Madre del cielo; el 15, Nuestra Señora de los Dolores; el 24, la Virgen de las Mercedes, es decir, de todas las gracias que nos llegan por medio de su maternal intercesión. Pero aún hay algo más, en este septiembre 2015, que nos llena de alegría: el sábado 19 vamos a bendecir e inaugurar la capilla dedicada a la Madre de Misericordia, en la cumbre del cerro del Verdún.

Todo lo ha hecho la Virgen. Inicialmente, yo no había previsto esta capilla.  Fue la sugerencia de algunos amigos la que me llevó a pensar en ella. Le pedí ideas al arquitecto Francisco Collet y él hizo varios ensayos… que no nos convencieron ni a él ni a mí, porque todos competían con el templete de la Virgen.

Seguíamos dándole vueltas al asunto, cuando la empresa Movistar, terminado su contrato, retiró la antena y los equipos que tenía instalados en la cumbre del cerro. Julio Rodríguez Arrué, viendo entonces la plataforma de hormigón que habían dejado, sugirió construir sobre ella la capilla. Estudiamos esta posibilidad y quedó claro, en efecto, que era EL lugar: como me dijo con razón una señora, “la Virgen, desde arriba, ve todo mucho mejor”…

Decidido el sitio, el siguiente paso fue comenzar una campaña de recursos económicos. Pensé en personas y empresas a las que recurrir, gestiones… De nuevo, ha sido la Virgen la que ha facilitado todo, esta vez por medio de una mujer generosa que la quiere mucho: la señora Nina von Maltzahn se ha encargado de darnos lo que necesitábamos para concretar nuestro proyecto.

Después de estas evidentes muestras del deseo de nuestra Madre de ser venerada en una capilla en la cumbre del Verdún (ya les conté cómo llegó a nuestras manos su imagen), tenemos que corresponder visitándola y llevando a muchos a conocerla: Ella les hará el gran favor de facilitarles el encuentro con su Hijo.

Están todos invitados, pues, a participar en la fiesta del 19 de septiembre: a las 3 de la tarde subiremos rezando el Rosario y, a continuación, tendrá lugar la primera Misa y la bendición de la capilla Madre de Misericordia.  Será un día de fiesta grande para todos, fiesta de agradecimiento a la Virgen y fiesta de esperanza: en su nueva casa, Ella conseguirá, a lo largo de muchos, muchos años, que miles de hijos suyos amen a Jesús.

verdun 2