Iglesia al día

" "La mano abierta expresa, tengo espacio también para ti. Te comprendo... Si abro mi mano muestro que vivo con paz y alegría” "
Mons. Martín Krebs (Nuncio Apostólico en el Uruguay)

Cardenal Sturla destacó los “privilegios” de Carmelo en su Fiesta Patronal

foto portada 2

Carmelo es una ciudad con “privilegios” aseguró el Cardenal Daniel Sturla ante unas 1500 personas que participaron, el sábado 16 de julio, en la Misa que presidió en ocasión de celebrarse la Fiesta Patronal de la ciudad. El Arzobispo de Montevideo señaló como privilegios de la ciudad ser de las pocas que conserva su nombre mariano, en honor a la Virgen del Carmen, la única que subsiste de las fundadas por el Prócer Artigas y ser la cuna del segundo Arzobispo de Montevideo, Mons. Juan Francisco Aragone. En su homilía destacó, asimismo, que “Uruguay necesita de Cristo y de la fe, que es fuente de energía y fuerza”.

En el año en que se cumple el bicentenario de la fundación de Carmelo por parte del Prócer de la Patria, el Obispo de Mercedes, Mons. Carlos Collazzi, junto al Párroco Pbro. Pedro Wolcan, invitaron al Cardenal Sturla a presidir la Eucaristía y la posterior Procesión con la imagen de la Virgen del Carmen, por las principales arterias de Carmelo.

El Obispo Diocesano junto al Párroco Wolcan recibieron en la puerta del templo al Cardenal Sturla quien, de manera espontánea, comenzó a saludar a los fieles que se le acercaban. En el momento de su ingreso al templo, que se encontraba colmado y con gente de pie, un fuerte aplauso le dio la bienvenida y el saludo de quienes se encontraban por la nave central del templo restaurado. Al llegar al altar, el Arzobispo de Montevideo se detuvo ante la imagen de la Virgen del Carmen y dedicó un tiempo de oración y recogimiento.

Al comienzo de la Eucaristía, Mons. Collazzi dio la “más cordial” de las bienvenidas al Arzobispo de Montevideo, y pidió un aplauso para el Cardenal en agradecimiento por su presencia en la ciudad en el año de su Bicentenario. El Obispo de Mercedes recordó, asimismo,  que quienes ingresaron al Santuario, y cumplieran con las condiciones pertinentes, obtendrían la Indulgencia concedida por el Año de la Misericordia.

El Arzobispo de Montevideo, por su parte, agradeció a Mons. Collazzi y al Párroco por la invitación.

La proclamación del Evangelio estuvo a cargo del P. Wolcan y la homilía del Cardenal, quien propuso un diálogo a los niños que se ubicaban sentados en el piso, frente al altar. “¿Qué significan esos ponchos de color que cada uno tiene?”, les preguntó Sturla. Luego de un profundo silencio y ante la falta de respuestas, lo que causó risa en los fieles, los chicos se animaron a confesar que habían sido sus catequistas las que les pidieron ese atuendo para poder  identificarlos luego en la Procesión.

“DIOS ES FUERTE Y GRANDE PERO TAMBIEN SENCILLO Y CERCANO”

“Dios es fuerte y grande pero también es sencillo y cercano”, recordó Sturla a los niños. Y precisó que “Dios está en el corazón de cada uno, en este templo, en la naturaleza y en el sagrario”, lugar donde se reserva la Eucaristía.

En su prédica el Arzobispo se refirió, también, al hecho de que Carmelo aún conserva el nombre original, en este caso en honor a la Virgen del Carmen, mientras que otras ciudades y pueblos lo perdieron. “Eso es un motivo de orgullo para ustedes”, subrayó.

Destacó, asimismo, que es la única ciudad que subsiste de las fundadas por el Prócer Artigas, lo que consta en la copia del acta de fundación que hay en el archivo que había visitado horas antes.  Sturla señaló, además, que él es sucesor de Mons. Juan Francisco Aragone, segundo Arzobispo de Montevideo, “nacido en 1883 en esta ciudad”. “Ciudad de la Virgen, fundada por Artigas y cuna de Aragone, privilegios de esta ciudad”, sintetizó.

El Cardenal no soslayó los temas de actualidad como el atentado en Niza (Francia) que enluta al mundo, y enfatizó que “Uruguay necesita de Cristo y de la fe, es fuente de energía y fuerza”.

En su prédica el Arzobispo de Montevideo se refirió a la Virgen María, “ejemplo de creyente para todos”, que en esa ciudad se la venera como Nuestra Señora del Carmen e indicó varios pasajes del Evangelio donde se narran episodios extraordinarios de su vida. Unos de los pasajes mencionados fue el de las Bodas de Caná donde la Virgen le pidió a Jesús “hagan lo que Él les diga”. Sturla recordó que ese fue el lema elegido por el Obispo Collazzi y que luce en su escudo episcopal.

A los fieles que colmaron el templo, el Arzobispo los llamó a “llenar la iglesia todos los domingos, no solo los 16 de julio”. Muchos de los feligreses portaban el tradicional escapulario de la Virgen del Carmen.

Luego de la comunión ingresaron al templo los niños que asisten a la catequesis de la Parroquia y depositaron en una gran maceta elaborada con papel sus anotaciones con diversos mensajes y pensamientos. Esa maceta los “acompañó” durante toda la Procesión.

Con los niños a la cabeza, al concluir la Misa se dio inicio a la Procesión con la imagen de la Virgen del Carmen, por las principales calles de la ciudad, rumbo al Santuario de la Virgen del Carmen.

Previo a la llegada, en medio de la Plaza Artigas, donde se encuentra un monumento al Prócer, se detuvo la Procesión para rendirle un breve homenaje al fundador de la ciudad.

Al llegar al Santuario, el Obispo Collazzi agradeció una vez más al Cardenal por su presencia y aprovechó a invitar a todos los fieles a la Fiesta Diocesana que tendrá lugar en Carmelo, en el mes de setiembre. Es la primera vez que esta Fiesta, que congrega a todas las comunidades de Soriano y Colonia, se realiza fuera de la Iglesia Catedral y se hará de este modo en adhesión al Bicentenario de la ciudad.

El P. Wolcan, por su parte, agradeció en su nombre y del Vicario Parroquial. P. Germán Celio la presencia de los feligreses y, en particular, de los que prepararon y  organizaron la Fiesta de la Virgen del Carmen de este año.

Para dar por concluida la Procesión, el Cardenal Sturla junto al Obispo Collazzi impartieron la bendición, a lo que siguió un toque de campanas, suelta de globos y fuegos artificiales.

En el Santuario del Carmen los aguardaba una Kermesse  dispuesta en el patio del Archivo y Museo del Carmen y un compartir de tortas fritas y chocolate.

FOTOS disponibles AQUI

IMG-2127-2

Wolcan en Carmelo