Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “No tengan miedo a casarse”, dijo el papa Francisco a los enamorados

EL PAÍS |

DÍA DE SAN VALENTÍN

Mientras celebra junto a 30.000 parejas de prometidos la fecha de los enamorados en la Plaza de San Pedro, el pontífice dedicó un tuit a los jóvenes que están por dar el sí

El papa Francisco no pierde oportunidad. Tampoco canales de difusión. Mientras celebra junto a 30.000 parejas de prometidos el Día de San Valentín en la Plaza de San Pedro, dedicó un tuit a los enamorados y los alentó a casarse: “Queridos jóvenes, no tengan miedo a casarse. Unidos en matrimonio fiel y fecundo, serán felices”.

Desde temprano, Francisco comparte la jornada, que abraza el lema de “la alegría del sí para siempre”, con novios de 30 países diferentes congregados en uno de los lugares emblemáticos de Roma.

Clásicos de amor de la música italiana inauguraron los festejos en los que no faltaron detalles. Se supo, por ejemplo, que los novios presentes recibieron una almohadilla para sus alianzas. “Es la caricia del Papa para su casamiento”, comentó monseñor Paglia.

LAS PALABRAS DE FRANCISCO

Durante su discurso, el Papa intentó responder las inquietudes y las preguntas que le hicieron llegar los prometidos antes de la celebración.

“El miedo de una elección definitiva es un miedo general, propio de nuestra cultura, en la que todo cambia y nada dura”, reflexionó el pontífice. Y enseguida abrió el juego y se preguntó: “¿Cómo se cura el miedo al para siempre?”. Su respuesta no tardó en llegar: “Con pequeños pasos, crecimiento común, compromiso de volverse hombres y mujeres maduros”.

Luego habló también del amor como una relación que crece y “se construye como una casa” en conjunto. “Juntos, no solos”, apuntó.

Además, se refirió a la volatilidad que muchas veces rodea a los sentimientos en la sociedad actual. Así, llamó a alejarse de “los sentimientos de arena, que van y vienen” y a generar una unión basada en “una roca sólida”.

En ese marco, precisó que las palabras claves para una buena convivencia son permiso, gracias y perdón. “La cortesía conserva el amor. Parece fácil decir gracias, la enseñamos a los niños, pero después olvidamos esa palabra. No es fácil entrar con cortesía en la vida de los otros. Pero el amor verdadero no se impone con dureza ni agresividad”, explicó.

“El secreto del amor es nunca terminar el día sin hacer paz. Recuerden, nunca terminen el día sin hacer paz. No terminemos nunca la jornada sin pedir perdón. Es habitual pelear entre esposos, que vuelen platos. Sabemos que no existe la familia perfecta, ni el marido perfecto, ni la esposa perfecta, ni hablemos de la suegra perfecta. Aprendamos a reconocer nuestros errores y a pedir perdón: perdón si levanté la voz, si no saludé, si llegué tarde, si me olvidé”, prosiguió.

Hacia el final del discurso recordó que el matrimonio es una fiesta cristiana y no mundana: “Matrimonio tiene que ser una linda fiesta, pero con Jesús, no con un espíritu mundano. Algunos están más preocupados por señales externas, como el vestido, las fotos, las flores y el banquete”.

Enseguida, hizo hincapié en el “trabajo artesanal y diario” que implica la unión, y en la tarea de fomentar que “el otro crezca”.

“Los hijos tendrán herencia de un papá y una mamá que crecieron juntos, haciéndose el uno al otro, más hombre, más mujer”, enfatizó Francisco.