Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu No hay carnaval sin Cuaresma: el vínculo de la Iglesia con la fiesta popular

WhatsApp Image 2018-02-16 at 23.17.54(1)

El vínculo de sacerdotes con el carnaval si bien no es algo nuevo no deja de ser un hecho que despierta curiosidad. El sacerdote Andrés Paredes, de 28 años de edad, y menos de un año de sacerdocio, desde hace varios años se encarga del maquillaje artístico de distintos conjuntos, además de haber participado tiempo atrás como platillero en algunas murgas. Ya a fines de los años 90 el Padre Eduardo Minelli acompañaba asiduamente a la Murga “Falta y Resto”, la que en este Carnaval lo recuerda de modo particular. Más acá en el tiempo, jóvenes exalumnos salesianos formaron el conjunto de parodistas “Aristóphanes”, y se dieron el gusto en su primer carnaval de parodiar la vida de Don Bosco.

El carnaval y la Iglesia en el Uruguay tienen su punto de encuentro y así lo manifestaron en el programa Vale la Pena, en Radio Oriental, la historiadora Milita Alfaro y el Padre Paredes.

Existe un vínculo entre la fe y el carnaval en el Uruguay que incluso viene del siglo XVIII donde las comparsas acompañaban la custodia en la procesión de Corpus Christi en torno a la plaza Matriz, organizándose luego la “calenda”, “tango” o “candombe” que se bailaba entre navidad y el día de reyes alrededor del 1800 y se transformó por último en la comparsa de carnaval de las sociedades de negros, desde 1870. El día de san Baltasar era toda una manifestación de candombe en torno a la fiesta de este santo.

En el programa conducido por un grupo de jóvenes salesianos, Paredes habló sobre la fe y el carnaval en su vida y afirmó que van de la mano: “Me bautizan a meses de nacido y en esa época ya me llevaban a los ensayo de la murga `La Nueva Milonga´, donde cantaba mi tío. En el 2003, con 14 años, fue la primera vez que maquillé en el Teatro de Verano de Montevideo a `Sociedad Anónima`, los laureados humoristas de San José”. Manifestó que para él el carnaval es una fiesta de arte popular, y como lo viven los uruguayos no es ningún culto pagano. Es un componente importante de su vida, cuna de amigos, lugar de encuentro y de desarrollo. “He descubierto que Dios a través del carnaval me ha regalado muchísimas cosas, amigos, vínculos, experiencias y dones que supe poner al servicio de la parroquia también”, dijo.

El joven sacerdote confesó que le costó “mucho” cuando ingresó al Seminario renunciar al carnaval. “Entrábamos a mitad de febrero y no daba el tiempo para ser parte de un conjunto. Tuve que digerirlo. Después fui redescubriendo cómo ser parte de esto que a mí me gusta tanto y no por ser cura estar al margen, sino vivirlo como que pueden coexistir y que no son incompatibles”, señaló.

WhatsApp Image 2018-02-16 at 22.51.10

El Pbro. Andrés Paredes maquillando a murguista

Ante la pregunta de cómo lo toma la gente, el joven sacerdote contó que la primera reacción es de sorpresa:“Llama la atención cómo la gente lo comenta con otros, pero positivamente. Estás maquillando a alguien y ese le cuenta a otro, `¿sabes que él es cura?´, lo comparten como algo curioso y con cierta alegría. Genera también que compañeros se acercan a uno para plantear o charlar cosas de sus vidas”.

LA MISA MURGUERA INSPIRADA EN UN SACERDOTE DEL CLERO

WhatsApp Image 2018-02-16 at 22.47.38

MURGA “FALTA Y RESTO” 2018

La existencia de algunos sacerdotes vinculados a las murgas no es algo nuevo, de hecho, en el portal “Calle Febrero”, Guzmán Ramos y Cristina Panzardo escribieron, refiriéndose a la murga “Falta y Resto”, que uno de los inspiradores de su espectáculo 2018, titulado “Misa Murguera”, es “El cura bohemio de Punta Carretas”.

En dicho portal  se cuenta que el sacerdote ya fallecido, Eduardo “Calonga” Minelli, le obsequió a Raúl “Tintabrava” Castro, director de la murga, el disco de la “Misa Campesina Nicaragüense”, en una noche de febrero de finales del siglo pasado, cuando la murga salía desde el patio de la iglesia donde él estaba. Castro volvió a escucharlo durante un período de convalecencia en el año 2017 y ahí surgió la idea de la “Misa Murguera”.

“Minelli fue un cura bohemio, futbolista, gran jugador de truco y de largas madrugadas con su vaso de vino, tres combinaciones que, posiblemente, fueron el cóctel que lo acercaron a `Falta y Resto´ y al carnaval, en las etapas finales de su vida”, narra la nota.

Mons. Milton Tróccoli, obispo auxiliar de Montevideo, recuerda que el sacerdote solía acompañar a la murga en sus noches de tablados y que al finalizar el carnaval celebraba una misa de acción de gracias con ellos.


LOS PARODISTAS Y LA VIDA DE “SANTOS”

Pero no solo sacerdotes son los artífices de este vínculo entre la fe y el carnaval. En el año 2006 los parodistas `Jaquets’ llevaron al carnaval la vida del “Padre Cacho”, sacerdote uruguayo que está en proceso de canonización y con esta parodia obtuvieron el primer premio de la categoría, un espectáculo de gran nivel y mucho humor.

aristophanes

PARODISTAS ARISTOPHANES CARNAVAL 2018

Otro caso es el del conjunto de parodistas, “Aristóphanes”, que llegaron al carnaval en el año 2012 contando la vida de San Juan Bosco, y con su llegada se hicieron notar y querer por los espectadores de carnaval.

Federico Pereyra, director del conjunto, contó al Boletín Salesiano  que atraer la atención del público con la vida de un santo tiene su dificultad. “La primera clave es la verdad con la que uno cuenta las cosas. Cuando hicimos Don Bosco, estábamos convencidos. Lejos de que nos fuera mal en el carnaval, nos pasó que la gente vio a un grupo de jóvenes convencidos de lo que estaban contando”, dijo.

Al referirse al carnaval, afirma Pereyra que “tiene cosas maravillosas, es una muestra artística de comedias musicales pocas veces vista, y económicamente es el lugar donde el actor puede cobrar mejor por su trabajo. Hacés alrededor de 60 funciones de tu obra y hay otros beneficios como la exposición y llegar a los barrios más recónditos, la posibilidad de ir al interior, salir en la tele, que te reproduzcan tu espectáculo, que llegues al exterior a través de la transmisión del canal VTV”.