Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios No alcanzaron los votos para aprobar estatua de la Virgen

MONTEVIDEO PORTAL |

ASÍ ES MARÍA

A pesar del apoyo de religiosos desde las barras, la oposición no alcanzó los 21 votos necesarios.

 

A pesar del apoyo de religiosos desde las barras, la oposición no alcanzó los 21 votos necesarios.

Para la bancada de ediles del Frente Amplio, autorizar la colocación de la estatua de la Virgen María en el Buceo aumentaría la “asimetría” que actualmente existe con respecto a otras religiones “que no veneran imágenes”.

Ese fue uno de los argumentos centrales del debate que se dio dentro de la bancada oficialista a la hora de decidir la postura sobre el proyecto de decreto que se vota este jueves en el plenario de la Junta Departamental.

El edil frenteamplista Gabriel Weiss, que participó en el debate que se dio en la Comisión de Nomenclatura de la Junta, dijo a Montevideo Portal que la postura del oficialismo “está lejos de un modelo antirreligioso” sino que responde a “la neutralidad que debe tener el Estado en un modelo laico”.

Weiss apuntó que “se debe tener en cuenta que hay religiones que veneran imágenes y otras que no”. Esa particularidad, consideró, hace que al instalar imágenes religiosas en la ciudad “se generan asimetrías entre las religiones” que, según el edil, no condicen con el mandato de neutralidad del Estado ante los cultos religiosos comprendido en la Constitución.

El edil agregó el que uso “permanente” del espacio público que significa la instalación de monumentos refiere en general a figuras históricas o reconocimientos a hechos concretos. Así, afirmó, el monumento a Dámaso Antonio Larrañaga “no refiere a su condición de religioso sino por actuación junto a Artigas” y que la estatua de Juan Pablo II recuerda “la visita de un jefe de Estado”.

En contrapartida, Weiss consideró que la instalación del a cruz en Tres Cruces y la estatua de Iemanjá fueron “errores” del legislativo departamental en las últimas décadas “porque ponen a esas religiones en un lugar de privilegio sobre otras”.

En ese sentido, el edil aseguró que, al menos a título personal, no votaría a favor de ninguna otra imagen religiosa en la ciudad.

Antes del comienzo de la sesión de este jueves, y en declaraciones recogidas por Radio Nacional, el propio intendente Daniel Martínez afirmó que la instalación del monumento “no afecta la laicidad”.

“Está bien que se genere debate y se exprese en la Junta. Yo creo que nuestra ciudad ha sido abierta siempre a todo tipo de símbolos, desde Iemanjá a otros de otro tipo”, complementó el intendente.

Martínez recordó que si bien hoy no la profesa, en su juventud tuvo formación religiosa y llamó a “ser tolerantes” y a debatir “si no es en la agresividad ni buscar intencionalidad a las cosas”. “Y si no, que discutan de forma boba los que quieran discutir en forma boba”, añadió.

Para Weiss, el intendente “tiene todo derecho a opinar”. Sin embargo, consideró que ni la postura de la Intendencia de Montevideo ni la campaña iniciada por la Iglesia Católica “permean la postura de los ediles”.

Para autorizar la colocación de la estatua, la Junta debería contar con el voto de 21 ediles. Sin embargo, apenas tendrá 14: todos los ediles electos por la Concertación y el de Walter de los Santos, independiente escindido de la bancada del Frente Amplio.Para la bancada de ediles del Frente Amplio, autorizar la colocación de la estatua de la Virgen María en el Buceo aumentaría la “asimetría” que actualmente existe con respecto a otras religiones “que no veneran imágenes”.

Ese fue uno de los argumentos centrales del debate que se dio dentro de la bancada oficialista a la hora de decidir la postura sobre el proyecto de decreto que se vota este jueves en el plenario de la Junta Departamental.

El edil frenteamplista Gabriel Weiss, que participó en el debate que se dio en la Comisión de Nomenclatura de la Junta, dijo a Montevideo Portal que la postura del oficialismo “está lejos de un modelo antirreligioso” sino que responde a “la neutralidad que debe tener el Estado en un modelo laico”.

Weiss apuntó que “se debe tener en cuenta que hay religiones que veneran imágenes y otras que no”. Esa particularidad, consideró, hace que al instalar imágenes religiosas en la ciudad “se generan asimetrías entre las religiones” que, según el edil, no condicen con el mandato de neutralidad del Estado ante los cultos religiosos comprendido en la Constitución.

El edil agregó el que uso “permanente” del espacio público que significa la instalación de monumentos refiere en general a figuras históricas o reconocimientos a hechos concretos. Así, afirmó, el monumento a Dámaso Antonio Larrañaga “no refiere a su condición de religioso sino por actuación junto a Artigas” y que la estatua de Juan Pablo II recuerda “la visita de un jefe de Estado”.

En contrapartida, Weiss consideró que la instalación del a cruz en Tres Cruces y la estatua de Iemanjá fueron “errores” del legislativo departamental en las últimas décadas “porque ponen a esas religiones en un lugar de privilegio sobre otras”.

En ese sentido, el edil aseguró que, al menos a título personal, no votaría a favor de ninguna otra imagen religiosa en la ciudad.

Antes del comienzo de la sesión de este jueves, y en declaraciones recogidas por Radio Nacional, el propio intendente Daniel Martínez afirmó que la instalación del monumento “no afecta la laicidad”.

“Está bien que se genere debate y se exprese en la Junta. Yo creo que nuestra ciudad ha sido abierta siempre a todo tipo de símbolos, desde Iemanjá a otros de otro tipo”, complementó el intendente.

Martínez recordó que si bien hoy no la profesa, en su juventud tuvo formación religiosa y llamó a “ser tolerantes” y a debatir “si no es en la agresividad ni buscar intencionalidad a las cosas”. “Y si no, que discutan de forma boba los que quieran discutir en forma boba”, añadió.

Para Weiss, el intendente “tiene todo derecho a opinar”. Sin embargo, consideró que ni la postura de la Intendencia de Montevideo ni la campaña iniciada por la Iglesia Católica “permean la postura de los ediles”.

Para autorizar la colocación de la estatua, la Junta debería contar con el voto de 21 ediles. Sin embargo, apenas tendrá 14: todos los ediles electos por la Concertación y el de Walter de los Santos, independiente escindido de la bancada del Frente Amplio.