Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios “No abusarás”, un documental argentino sobre los horrores en la iglesia

LA REPUBLICA |

http://www.republica.com.uy/no-abusaras/605865/

CINE. LOS ABUSOS DE MENORES Y LA FALTA DE CASTIGO

Entre 1981 y 1995, Daniel Sgardelis vivió y estudió en un instituto de curas para niños sordos en la ciudad argentina de La Plata. Necesitó más de 20 años para reunir coraje y denunciar ante la Justicia las vejaciones que padeció durante su infancia y adolescencia por parte de los sacerdotes que estuvieron a cargo de su educación.

Junto a otros niños sordos sufrió abusos sexuales, castigos y maltratos cuyo recuerdo le persiguió mucho después de abandonar el Instituto Próvolo. Su testimonio forma parte del documental de 35 minutos No abusarás. El mandamiento negado de la Iglesia católica argentina producido por los periodistas Julián Maradeo y Juan Satur y La izquierda Diario.

En un informe del diario español El Mundo sobre este polémico film, se relata cual es el sentimiento de quienes padecieron ese infierno.
“Sufrí demasiado y casi me suicidio”, dice ante la cámara Sgardelis. “De cualquier manera salía a la calle desnudo y mi papá me retaba y me decía que no y yo le decía que sí, que me quería morir”, relata al recordar el infierno que atravesó. Según la investigación judicial abierta, se sospecha que cerca de un centenar de menores con déficits auditivos y de lenguaje padecieron abusos en las dos sedes de la institución, en las ciudades de La Plata, a 60 kilómetros de Buenos Aires, y en Luján de Cuyo, cerca de Mendoza, en el oeste de Argentina.

El principal acusado es Nicolás Corradi, un cura italiano que fue trasladado por la Iglesia desde Verona cuando comenzaron a salir a la luz casos de pedofilia en el Instituto Provolo de esta ciudad italiana. Hoy, con 82 años, cumple prisión preventiva junto a otro de los responsables de la escuela, Horacio Corbacho.

Según BishopAccountability.org, una organización internacional que documenta casos de abusos de la Iglesia, en Argentina hay 55 sacerdotes denunciados por este delito. El documental ‘No abusarás’ se centra en tres de las causas que hay en los tribunales del país austral: la del Instituto Provolo, la que hay abierta contra el cura Justo José Ilarraz -que este año llegará a juicio- y la investigación al sacerdote Ricardo Giménez por los supuestos abusos perpetrados contra Julieta Añazco, hoy una de las voces más activas de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico.

La elección del arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, como papa Francisco en 2013, dio esperanzas a las víctimas de curas pederastas en su país natal. “No vamos a dar un paso atrás en el tratamiento de estos problemas y en las sanciones que se deben imponer. Al contrario, creo que debemos ser muy fuertes, con los chicos no se juega”, dijo Francisco en una de sus condenas públicas a los casos de pedofilia en el seno de la Iglesia.

El pasado febrero, el pontífice volvió a pedir perdón por los curas pederastas en el prólogo del libro de una víctima suiza. Sin embargo, la reacción de la Curia romana es aún muy lenta y cuestionada. La semana pasada, la Corte Suprema Argentina confirmó la condena a 15 años de cárcel al cura Julio César Grassi, pero este sacerdote aún no ha sido formalmente expulsado de la Iglesia.

“Hay tres tipos de responsabilidades internas de la Iglesia católica: el sacerdote abusador, el obispo que lo encubre y los creadores del sistema de encubrimiento” dice el letrado Carlos Lombardi, convencido de que el sistema se mantiene en pie. Las esperanzas de las víctimas argentinas en Francisco han disminuido ante la falta de respuesta a sus múltiples cartas e intentos para contactar con él.

Sin embargo, este documental periodístico queda cojo por la ausencia de testimonios de curas y de altos jerarcas de la Iglesia argentina, que son quienes tienen en sus manos la responsabilidad de detener los abusos. El rol de la sociedad es también clave para lograrlo, tal y como recuerdan las víctimas en el cierre de ‘No abusarás’: si no se actúa, puede que otros niños estén sufriendo ahora lo que ellas padecieron años atrás.