Iglesia al día

" “Dios tuvo un sueño para San José… le has preguntado ¿qué sueño tiene para ti?” "
Mes vocacional 2021

La Iglesia en los medios Niegan aborto a mujer enferma

EL PAÍS |

El Salvador rechaza incluso la medida terapéutica.

La Justicia salvadoreña rechazó la petición de una joven enferma de lupus para que se le permitiera practicarse un aborto, ilegal en El Salvador, con fines terapéuticos, lo que generó el rechazo de organismos feministas y el aplauso de grupos que coinciden con la Iglesia.

“La Sala de lo Constitucional desestimó la demanda de amparo presentada por la señora B.C. (…), por la supuesta vulneración de sus derechos a la salud y vida”, señaló en un comunicado el órgano judicial.

De acuerdo con la resolución, las autoridades del Hospital Nacional de Maternidad, donde se encuentra internada Beatriz (nombre ficticio utilizado), tendrán que continuar “monitoreando el estado de salud” de la joven, de 22 años.

Beatriz es madre de un niño de dos años y tiene 25 semanas de embarazo, pero recientemente fue diagnosticada con lupus eritematoso discoide, una enfermedad que debilita el sistema inmunológico.

Los análisis médicos efectuados han determinado que el feto que Beatriz lleva en su vientre padece anencefalia, una ausencia total o parcial del cerebro y que por tanto este moriría al nacer.

Beatriz, por medio de un abogado, pidió a la Sala de lo Constitucional que le amparara y le autorizara a efectuar el aborto porque su vida corre peligro.

No obstante, la Sala afirmó que tras una serie de pruebas, que incluyeron un peritaje efectuado a Beatriz por el Instituto de Medicina Legal y el estudio de los informes médicos que se le practicaron en el Hospital de Maternidad, se concluyó que “no existe la vulneración de derechos a la salud y vida alegadas”.

La Sala insistió en que las autoridades del hospital de Maternidad están “obligadas a continuar monitoreando su estado de salud y a brindarle el tratamiento que en cada momento resulte idóneo” para mantener su buena condición. La Sala aclaró que “los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del que ha de nacer ni viceversa”.