Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Musulmanes y el Ramadán

LA REPÚBLICA |

https://www.republica.com.uy/musulmanes-y-el-ramadan-id762816/

Los musulmanes de todo el mundo comenzaron el viernes el mes de ayuno y oración de ramadán en plena pandemia del nuevo coronavirus, lo cual les privará de las reuniones de familia y de las oraciones en las mezquitas, aunque hay países decidieron no aplicar estas medidas.

Este año, el Ramadán será particularmente difícil y triste para muchos fieles en Asia, Medio Oriente y África del Norte.

A causa de la pandemia se han impuesto reglas generalizadas que obligan a las mezquitas a cerrar sus puertas. Al caer la noche, el ‘iftar’, la ruptura del ayuno con una comida festiva y familiar, también deberá celebrarse de forma mucho más íntima y menos alegre.

En Indonesia, el mayor país musulmán del mundo, donde el Ramadán genera un entusiasmo generalizado, las organizaciones religiosas han pedido a los fieles que se queden en sus casas.

«Este Ramadán es muy diferente, básicamente porque no es festivo», resumía Fitria Famela, un ama de casa indonesia. «Me siento decepcionada por no poder ir a la mezquita, pero ¿qué podemos hacer? El mundo es diferente ahora», apuntó.

Sin embargo, algunos líderes religiosos en Asia -donde viven casi mil millones de musulmanes- se han negado a adoptar las reglas que pueden evitar la propagación del nuevo coronavirus.

La principal organización islámica en la conservadora provincia indonesia de Aceh se opuso públicamente a las directrices nacionales de quedarse en casa.

Así, varios miles de fieles asistieron a las oraciones vespertinas el jueves en la mezquita más grande de la capital de la región, Banda Aceh, aunque las multitudes eran menores que de costumbre.

«No estoy preocupado porque estoy usando una mascarilla y mantengo mi distancia», dijo Cut Fitrah Riskiah, uno de los participantes.

La amenaza que representan las reuniones religiosas multitudinarias ha quedado de manifiesto en las últimas semanas, cuando se detectaron varios focos de infección relacionados con eventos religiosos importantes celebrados en Malasia, Pakistán e India.

Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido que se suspendan o se celebren de otra manera ciertas prácticas comunes en Ramadán, con el fin de limitar los riesgos de expansión de la pandemia.

Pero por ejemplo en Bangladés las autoridades religiosas han hecho oídos sordos a las recomendaciones de las autoridades que instan a limitar el número de fieles en las mezquitas. Desde Pakistán han llegado imágenes de mezquitas abarrotadas antes del mes de ramadán, con fieles sentados uno al lado del otro, sin respetar ningún tipo de distancia.