Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

Noticeu Multitudinaria fiesta de San Juan Bosco con Misa y profesiones presididas por el Cardenal

decos mdeo

Foto de Decos Mdeo

El 31 de Enero se celebra la memoria de San Juan Bosco y como cada año, la Familia Salesiana se reunió para agradecer a Dios por este don para la Iglesia.

Este año la festividad se denominó “Fiesta de la Vocación Salesiana 2015” y el objetivo fue concentrar la gran variedad de vocaciones que se viven en torno a la espiritualidad salesiana: sacerdotes, hermanas, jóvenes misioneros, cooperadores salesianos, educadores y animadores de oratorios y centros juveniles.

En esta ocasión, la fiesta reunió a unas 1200 personas motivadas por el carisma de Don Bosco y la alegría por estar celebrando los 200 años del nacimiento del santo.

A medida que la gente iba llegando se le entregaba el Bumm Salesiano (una prenda de tela que se puede utilizar como gorro, bufanda, muñequera, etc.) del color que correspondía a la vocación de cada uno, con el objetivo de poder identificar visualmente en la fiesta, a aquellos que compartían el mismo llamado de Dios.

La bienvenida fue por parte del Circo de la Nube que con zancos, acrobacias y juegos alegraron la llegada de la gente al patio del Colegio Maturana durante la primera media hora.

Luego comenzó la Eucaristía que fue presidida por el novel Cardenal Daniel Sturla y contó con la presencia de Mons. Nicolás Cotugno, Arzobispo Emérito de Montevideo. Durante su homilía, Sturla se centró en el rol de pastor que también tuvo Don Bosco: El Buen Pastor va en busca de la oveja perdida, la trae, la cuida, la llama por su nombre, la cura. Así fue Jesús el Buen Pastor. Y así todos los que en la Iglesia han sido buenos pastores a imitación del Maestro. Así fue Don Bosco. (…) Recién ordenado sacerdote y con tantas oportunidades que se le brindaban a seguir profundizando en la vida de sacerdote.Pero al mismo tiempo a salir a las calles, a ir a las cárceles, donde se horrorizó, se conmovió su corazón. A ir al encuentro de esos jóvenes que estaban a la espera de un padre y un maestro. (…) Los jóvenes merecen a Cristo, merecen saberse amados por Dios y experimentar ese amor. Merecen tener un sentido en sus vidas.

Durante la Eucaristía se celebró la Renovación de la Profesión Religiosa por parte de los tirocinantes Ángelo Nieles y Nicolás Soto y del pos-novicio Nelson Domínguez. Por su parte, Gianfranco Brandi, que cumple la etapa de formación del teologado, realizó su Profesión Perpetua como Salesiano de Don Bosco.

A estos 4 jóvenes, Mons. Sturla les recomendó entregarlo todo a Dios: “Queridos hermanos que empiezan esta etapa y renuevan su profesión. Querido Gianfranco, que vas a hacer tu profesión perpetua. Vamos a rezar por ustedes mucho, vamos a invocar a los santos. A Gianfranco también se le hace la oración de consagración: todo para Dios. Todo. Ningún pedacito, nada de quedarse con algo… por eso delante de Dios y de los jóvenes, en los momentos de dificultad, recuerda que el amor de Dios puede llenar una vida y que siempre vas a contar con la gracia de Dios, el auxilio de la Virgen y la asistencia de los hermanos. ¡Que puedan ser Don Bosco en medio de los jóvenes! ¡Que puedan vivir en familia salesiana!”

Durante el ofertorio, cientos de jóvenes acercaron al altar una serie de objetos queexpresaban sus intereses, procesos, caminos y sueños vividos en torno a una casa salesiana. Entre otras cosas se pudo ver remeras, cruces misioneras, pelotas, termos y mates, Biblias y fotos de jóvenes alrededor de un gran “200”, distintivo del Bicentenario del Nacimiento de Don Bosco.

Al término de la Misa, se hizo el envío misionero de Florencia Pozzi, quien hará una experiencia de un año en Ecuador; y de todos los jóvenes que irán de misión en el correr del 2015, a quienes simbólicamente se les entregó un pin con la cara de Don Bosco.

Más adelante, se prendió la leña de las parrillas en el patio de Maturana y sobre el escenario comenzaron los espectáculos que amenizaron el resto de la noche con gran alegría yfrescura. Estuvieron presentes la banda Control Z, los parodistas Aristophanes, el grupo de danza Ceferino Namuncurá y los Hermanos Cabillon; artistas que de algún modo u otro, están vinculados a la Familia Salesiana.

La fiesta honró la vida y obra de este santo, que dejó una huella imborrable en nuestro país mediante el testimonio de tantos laicos y consagrados, y renovó el rol de cada integrante de la Familia Salesiana a seguir compartiendo como Iglesia este regalo para la sociedad uruguaya.

Crónica del Lic. Emiliano del Puerto, Comunicación Salesiana Uruguay