Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

La Iglesia en los medios Mujica dijo que el Estado da recursos pero «el corazón» lo deben poner las personas

RADIO MONTECARLO |

articulos36_5002

El presidente participó este viernes a la noche de la inauguración de los nuevos servicios de cocina, lavandería y mantenimiento del Cottolengo Femenino Don Orione. “Tengo que agradecer que los recursos, siempre escasos, sean manejados por gente de compromiso y de gran corazón”, manifestó.

Con la inauguración de los servicios de nutrición, lavandería y de un taller de mantenimiento culmina una primera etapa de reacondicionamiento del Cottolengo, informó su directora, la monja católica Adriana Zbcajink.

“Estos servicios eran de 1950 y hoy a través de donaciones y el apoyo del Banco de Previsión Social (BPS) se logró modernizar”, agradeció.

En este hogar residen alrededor de unas 100 personas con discapacidades físicas y neurológicas, las que se encuentran entre los 4 y los 97 años de edad, que no tienen familia o la posibilidad de acceder a una institución de cuidados especiales.

En esta institución pueden permanecer toda la vida y se les cubre todas sus necesidades básicas e incorpora actividades de aprendizaje y expresión con talleres de bordado, pintura, costura, música e informática, así como actividades de inserción en la sociedad.

El presidente Mujica agració el trabajo diario de quienes hacen posible esta obra y de la condición humana que hace posible el aprovechamiento de los recursos.

“El Estado no puede dar corazón y se lo dan las personas; por eso yo tengo que agradecer que los recursos, que siempre son escasos, sean manejados por gente de compromiso, de corazón, porque sin eso, nada, son hojas muertas al viento cualquier ayuda que pueda dar el Estado”, subrayó.

Asimismo, resaltó que lo central de este encuentro es la condición de gente que todos los días del año es capaz de sostener, levantar y promover una causa de este tipo.

“No tengo otra cosa que el más sincero y profundo de los agradecimientos, porque soy un hombre veterano, porque inevitablemente en una sociedad hay gente por lo que fuere, que necesita ayuda, que está quebrada, caída, porque esto es parte de ser humanidad”, añadió.

“Pero en estos tiempos tan presurosos, llenos de riqueza, llenos de consumo, llenos de mercadería, estas son cosas que a uno le reconstruyen el alma y dan fuerza para seguir viviendo y agradecerle a la vida”, reflexionó.

Por su parte, el presidente del BPS, Ernesto Murro, resaltó la obra del Cottolengo, iniciada en 1946, que construye humanidad y solidaridad.

Señaló que el apoyo a este tipo de trabajo es también parte de los objetivos del BPS.

El BPS apoya más de 130 instituciones como el Cottolengo en todo el país. En los últimos dos años otorgó 36 apoyos económicos similares por un total de unos 15 millones de pesos.

Unas 150.000 personas todos los meses reciben una pensión o ayuda extraordinaria para un centro de rehabilitación, jubilaciones por discapacidad, que se suman a los subsidios para lentes y prótesis, que en total implica un presupuesto anual de 500 millones de dólares destinados a instituciones y personas con discapacidades.