Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios MSP investigará casos al límite de la edad gestacional para abortar

EL PAÍS |

Polémica. Una mujer intentó abortar pero el fármaco falló y ahora no puede interrumpir el embarazo por estar fuera de plazo. En Maldonado un feto abortado podría ser mayor a las 12 semanas

VALERIA GIL

El Ministerio de Salud Pública investigará dos polémicos casos de mujeres que fueron a practicarse abortos al límite de la edad gestacional permitida por la ley. Una de ellas no pudo interrumpir el embarazo.

A la polémica instalada entre los ginecólogos y el Ministerio de Salud Pública -por la exigencia de justificar la objeción de conciencia- se agregan las dificultades para la aplicación de la ley de interrupción del embarazo.

Según la norma que entró en vigencia en diciembre de 2012, una mujer puede abortar hasta las 12 semanas de gestación. Presentando denuncia judicial por violación puede extenderse a 14 semanas. Sin embargo, en los primeros días de aplicación de la ley se registraron dos casos de mujeres que quisieron interrumpir el embarazo al límite de la gestación permitida.

Laura Galván consultó por primera vez en Las Piedras. Estaba embarazada de 11 semanas y le dieron cinco días para reflexionar acerca de la decisión de abortar.

Una vez cumplido el plazo que marca la ley, el pasado 2 de enero se le recetó la primera dosis de 800 mg de misoprostol. Aunque la mujer experimentó pérdidas de sangre no perdió el embarazo, por lo que volvió a la consulta. Esta vez, la ginecóloga le recomendó esperar 48 horas para volver a suministrarle el fármaco.

El 4 de enero, a Galván se le recetaron tres dosis más de misoprostol. “En total tomé 20 comprimidos y también me falló”, dijo la mujer a Telenoche 4. La ginecóloga la derivó al Hospital Pereira Rossell para que le administraran mifepristona, el otro fármaco que se receta para la interrupción del embarazo.

En el Pereira Rossell se negaron a suministrarle la droga porque las 12 semanas se habían pasado. “El 5 de enero era la fecha límite (las 12 semanas), pero nadie me advirtió que si no funcionaba, después no me lo podía hacer”, explicó Galván.

El ginecólogo que la atendió en el Pereira le dijo a la mujer que no quería riesgo y que le enviaría una carta al Ministerio de Salud para verificar si podía realizar la interrupción. “Le mandó una carta al Ministerio y se lo negaron, hoy cuando voy a consultar me dicen que no me lo hacen y que ya estoy 13 días pasados de las 13 semanas”, relató la mujer.

“Mi idea es interrumpir el embarazo pero que sea por cirugía porque no puedo seguir tomando medicación que me siga fallando. O lo hago quirúrgicamente o no me lo hago; si está bien me lo dejo. Pero es inhumano traer un niño sabiendo que vas a tener problemas”, señaló.

En Maldonado, una mujer de casada, de 30 años, consultó al límite de la edad gestacional permitida para realizarse un aborto y denunció en una nota con La Diaria que el sistema de salud “fue violento” y le preguntaron si quería escuchar los latidos del corazón del feto.

Antes de ir al hospital, la mujer, que vive en Pan de Azúcar, usó misoprostol, que había adquirido en el mercado negro para interrumpir el embarazo. Sin embargo, cuando el ginecólogo la examinó no había signos de que hubiera usado la droga.

“Cuando la revisé tenía el cuello del útero como si no hubiera usado misoprostol. Le tuve que dilatar y hacer un legrado, el cual lleva habitualmente cinco minutos. Pero esta vez demoré 25 minutos y el feto era más grande de lo que se mostraba en la ecografía que había venido con ella”, dijo a El País el encargado del Servicio de Ginecología del Hospital de Maldonado, Roberto Sergio.

La mujer llegó desde Pan de Azúcar con una ecografía que decía que estaba de 12 semanas de embarazo, pero cuando le realizó el aborto quirúrgico el médico tuvo la impresión de que el feto era de más semanas.

“Para mí tenía más de 12 semanas porque el fetito era más grande. Es la impresión clínica que tengo, pero no lo puedo afirmar porque no poseo los elementos más allá de mi ojo clínico y experiencia”, explicó Sergio.

El ginecólogo dijo que la ecografía tiene un margen de error de (más-menos) una semana y media, por lo que el feto podría tener más de 12 semanas. El médico remarcó que actuó dentro de la ley porque se basó en la historia clínica y la ecografía que decía que la paciente tenía 12 semanas de gestación. “A mí la ley me avala, pero clínicamente me pareció más grande”, acotó Sergio.

El especialista dijo que no entendió las razones por las que la mujer salió a cuestionar a los médicos en la prensa cuando se realizó todo el procedimiento adecuado para interrumpir el embarazo dentro de los plazos. Explicó que le solicitó que concurriera a las 9.30 horas para hacerse el aborto y la mujer llegó recién a las 23.30 al hospital. “Me llama la atención que estuviera tan preocupada y llegara 12 horas después”, dijo.

Sergio indicó que discrepa con la ley en varios aspectos porque no pone un límite a la cantidad de abortos que se puedan hacer por año. “Hay gente que la va a tomar como un método anticonceptivo y en definitiva no es bueno andar abortando porque sí o hacerse un legrado a cada rato”, dijo.

INVESTIGACIÓN. La coordinadora del Área Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud Pública (MSP), Leticia Rieppi, dijo a El País que investigará los dos casos polémicos de interrupción del embarazo que tuvieron lugar en Canelones y Maldonado.

La jerarca no quiso referirse al caso de la mujer de Las Piedras porque no estaba enterada del mismo, pero agregó que pedirá información sobre el tema.

“Lamentablemente, estos dos casos que ocurrieron no llegaron al Ministerio como denuncias en tiempo y forma. Llegaron a la prensa directamente, pero igualmente se van a investigar”, indicó.

Sobre las sospechas de que la interrupción de un embarazo en Maldonado se hizo con un feto mayor a las 12 semanas, Rieppi dijo que “las impresiones clínicas son muy difíciles de determinar”. A eso agregó: “no sé cuánto sabemos el tamaño de los embarazos de 12 semanas cuando nunca lo sacábamos. Entonces, es un imaginario que tenemos”.

Rieppi reconoció que “todavía falta aceitar la ley” del aborto y admitió que la mujer de Las Piedras está “en una situación difícil”. Agregó que en este caso, “fracasó una ley que fue creada para asegurar los derechos”. Para evitar inconvenientes, recomendó consultar lo más precozmente posible para que la medicación se administre a las nueve semanas de embarazo.

GUÍA DEL MSP PARA ABORTOS DEFINICIÓN

La ley 18.987 legalizó el aborto dentro de las 12 semanas, por voluntad de la mujer, siendo mayor de 18 años, uruguaya o extranjera con residencia mayor de 1 año; dentro de las 14 semanas, ante presentación de denuncia judicial de violación; a cualquier edad gestacional, cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o la salud de la mujer; a cualquier edad gestacional, cuando exista grave malformación del feto que haga inviable su vida.

MÉTODOS

Utilización de productos farmacológicos (“aborto no quirúrgico”); o procedimientos transcervicales, incluyendo la aspiración al vacío, la dilatación y curetaje (legrado evacuador).

FARMACOLÓGICO

Combinación de dos fármacos: Mifepristona seguida de Misoprostol. Para embarazos hasta 9 semanas: el Misoprostol será administrado 1 a 2 días (24-48 horas) después de la Mifepristona, nunca antes de las 24 horas. Para embarazos mayores de 9 semanas: se recomienda que el Misoprostol no se haga antes de las 36 horas después de la Mifepristona (tiempo recomendado entre 36 y 48 hs).

DAÑOS POTENCIALES

Sangrado y dolores cólicos uterinos; náuseas; vómitos; diarrea; escalofríos y chuchos, cefaleas, disnea, fatiga y problemas de termorregulación.

QUIRÚRGICO

El uso del régimen quirúrgico se justifica solo ante la imposibilidad del uso del método farmacológico. Si finalmente se necesita optar, por razones médicas, por la interrupción quirúrgica de primera elección, la aspiración de vacío es la técnica recomendada, dice el manual del MSP.