Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios MSP asegura que no obligará a ningún médico a indicar abortos

EL OBSERVADOR |

Servicio. Advierten que a pesar de las objeciones la atención se está brindando

El ministerio asegura que pese a las negativas de algunos médicos, el servicio se está garantizando

A pesar del enfrentamiento del Ministerio de Salud Pública con decenas de ginecólogos que alegaron objeción de conciencia para no indicar interrupciones de embarazos, la cartera asegura que no obligará a ningún médico a realizar abortos.

La Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología consideró el límite de la objeción de conciencia cuando la vida de un paciente está en riesgo o no exista otro proveedor de salud que pueda atenderlo. En el caso de los médicos de Salto, que en su totalidad firmaron las objeciones de conciencia, el MSP evalúa distintas posibilidades. Una de ellas, según dijo a El Observador la representante del área de Salud Sexual y Reproductiva de la cartera, Leticia Rieppi, es la de buscar que lleguen al departamento médicos desde otros lugares para garantizar la atención, y que no sean las pacientes las que tengan que trasladarse, como viene sucediendo hasta ahora.

“A menos que estemos en una isla y no podamos salir, no se puede obligar a ningún médico. Iremos conversando y viendo cómo solucionar esos problemas”, agregó.

De todas formas, la jerarca aseguró que a pesar de las objeciones de conciencia que ya se interpusieron en todo el país, “la atención, más allá de las dificultades propias de los primeros tiempos, se está cumpliendo”. Dijo que está “convencida” de que habrá ginecólogos suficientes para indicar los procedimientos, a pesar de que muchos opten por no hacerlo.

Cómo justificarán

El MSP aún no tiene claro cómo hará para que los médicos justifiquen por escrito los motivos de la objeción para no realizar abortos. Según dijo Rieppi, no se pretende que ahonden en sus justificaciones, y bastará con que expresen motivos de orden filosófico, moral o religioso, sin más.

“Lo que les pedimos fue que informaran en forma escrita la objeción de conciencia en las instituciones. No importa qué motivos religiosos o éticos; eso nadie lo va a cuestionar. Al que dé esos motivos no se le puede decir nada”, señaló.

De todos modos, aclaró que se quiere evitar situaciones como las de médicos que interponen la objeción de conciencia porque están en desacuerdo con la ley o su reglamentación, y no por los motivos señalados. De todas formas, admitió que pueden existir profesionales que arguyan motivos filosóficos aunque no sean los reales.

La funcionaria aseguró, además, que de los 110 médicos que interpusieron el recurso contra la reglamentación de la ley de despenalización del aborto, solo 12% son ginecólogos.

Colegio Médico

Ante las dificultades que genera la situación, el Colegio Médico será un nuevo actor en la búsqueda de una eventual solución. Según pudo saber El Observador, en pocos días habrá una reunión entre el MSP y este órgano. Fuentes del colegio indicaron a El Observador que aún no existe una posición común sobre el punto, y que hasta que no se produzca la reunión no habrá una postura pública. El consejero Julio Trostchansky sí hizo pública la suya a través de Twitter. “La objeción de conciencia es una cuestión a respetar pero tampoco un paraguas para no respetar leyes y derechos de las mujeres”, escribió ayer.

Comenzó el aborto pero quedó interrumpido

lll Laura Galván, usuaria del sistema de salud público, denunció que el MSP no quiere intervenirla quirúrgicamente para concluir el aborto que comenzó el 2 de enero porque ya pasaron las 12 semanas de embarazo previstas por la ley. En diálogo con Telenoche, Galván contó que el 2 de enero recibió su primera dosis de misoprostol, pero falló, y como pasaron las 12 semanas el procedimiento quedó interrumpido.

“Me dieron la medicación, falló. Yo voy a la ginecóloga y me dijo que por 48 horas no me podía volver a dar la medicación. Me la volvió a dar el 4 de enero. (…) Y también me falló”, además de que tuvo pérdidas, fiebre, náuseas y escalofríos, relató. Luego la derivaron al Pereira Rossell para recibir otra droga, pero se la negaron, ya que superó las 12 semanas. “Ya no quiero ni seguir (…) no puedo seguir tomando una medicación que siga fallando y ocasionándole problemas al niño. Quiero saber si está bien; si está bien me lo dejo, pero si no, es inhumano saber que vas a traer un niño con problemas”, agregó

Por motivos religiosos o filosóficos

La objeción de conciencia es el concepto que se aplica cuando los médicos, por razones filosóficas, morales o de religión, se niegan a realizar determinados procedimientos. Pero su regulación no existe en ningún código ni estatuto, según aseguraron a El Observador distintas fuentes médicas. Ni la ley de interrupción del embarazo ni su decreto reglamentario establecen los motivos por los que se puede interponer. La Sociedad de Ginecología adhiere a la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología, que indica que la objeción de conciencia “deriva del derecho a la libertad de conciencia y de religión”, y que si bien se debe “reconocer”, también se debe “regular”.