Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Monseñor Sturla afirmó que el consumismo “es el vacío, la nada”

EL PAIS |

http://www.elpais.com.uy/informacion/monsenor-sturla-afirmo-que-consumismo.html

En una homilía pronunciada luego de agradecer públicamente al papa Francisco su nombramiento como cardenal, el arzobispo de Montevideo, monseñor Daniel Sturla, puso en cuestión el consumismo afirmando que termina siendo “el vacío, la nada”.

“Consumir y consumir es un globo que se infla hasta que, al enfrentar una circunstancia difícil de la vida, se nos pincha. Nos quedamos desconcertados, como un niño con el piolín en la mano, mirando cómo se esfumó lo que nos divertía. En definitiva es el vacío, la oscuridad, la nada”, advirtió.

“Este tiempo es hermoso: porque a nosotros los cristianos nos desafía a vivir con alegría y sin complejos nuestra vocación y a salir al encuentro de nuestros hermanos, que buscan, que sufren, que andan desorientados o mintiéndose a sí mismos en diversos escapismos”, sostuvo el cardenal.

Sturla aseguró que toma “la posta de una larga lista de testigos que nos han precedido: laicos, religiosos, sacerdotes, obispos, que en esta tierra han anunciado y vivido la alegría del evangelio”.

Recordando expresiones del primer obispo uruguayo, monseñor Jacinto Vera, Sturla trajo a colación a María. “Nuestra vida y nuestra misión es ser hoy en las familias, en el trabajo, en el estudio, en los caminos, luz que refleje la luz de Dios”, afirmó.

La ceremonia tuvo lugar en la Iglesia Matriz, donde la Iglesia Católica celebró la designación de Sturla como cardenal, la cual fuera hecha efectiva por el papa Francisco el pasado 14 de febrero, según informó la Conferencia Episcopal.

Daniel Sturla. Foto: A.Martínez.

Participaron el nuncio apostólico en Uruguay, George Panikulam, todos los obispos, así como distintas personalidades del país que habín sido invitadas. Además, asistió un buen número de público en general. Entre los presentes estaban la esposa del presidente Tabaré Vázquez, María Auxiliadora Delgado, y la intendenta Ana Olivera. También participaron legisladores blancos como el diputado Pablo Abdala y el senador Javier García, así como el senador del Partido Independiente Pablo Mieres.

La ceremonia se desarrolló a partir de las 17:30 horas y fue amenizada por la actuación coral de la Orquesta Sinfónica Juvenil y del coro De Profundis.

IGLESIA POBRE.
En su mensaje de agradecimiento por el nombramiento papal, Sturla sostuvo que “todo este acto está cargado de gratitud. Un gracias al papa Francisco que, al crearme cardenal ha hecho un don que ciertamente me trasciende y que nos crea un nuevo vínculo de afecto y de comunión con la Iglesia de Roma y con el Papa. Es un regalo para el Uruguay entero y de un modo especial para nuestra Iglesia uruguaya”.

“Me gusta decir que somos una Iglesia pobre y austera. No tenemos muchos recursos, ni somos un lobby poderoso, incluso muchas veces en nuestra historia se ha ninguneado nuestro aporte, pero no hemos cejado en nuestras responsabilidades con nuestro país y nuestra gente”, recordó Sturla.

Al mismo tiempo el cardenal dijo que “somos una Iglesia libre. No tenemos ataduras y hemos aprendido a ser parte de esta sociedad plural donde decimos con sencillez nuestra palabra”.

“Entendemos la laicidad como sana pluralidad en el respeto mutuo, en el aporte de todos para construir una sociedad más justa, más libre, más humana”, expuso en la ceremonia.

participará en elección del próximo pontífice
n El papa Francisco anunció el 4 de enero el nombramiento de 20 nuevos cardenales, entre ellos al arzobispo de Montevideo Daniel Sturla, lo que implica que podrá participar de la elección de un futuro Papa por tener menos de 80 años. Cardenal es el título honorífico más alto que puede conceder el Papa. El único uruguayo que hasta ahora había llegado a ser nombrado cardenal fue Antonio Barbieri, arzobispo de Montevideo entre 1940 y 1976. Barbieri había sido nombrado cardenal por el papa Juan XXIII, en 1958, servicio que desempeñó hasta 1979, año de su fallecimiento. Según informó la Conferencia Episcopal de Uruguay, los elegidos para cardenal “deberán ser hombres destacados por su conocimiento de la doctrina, sus buenas costumbres, su piedad y su prudencia”.