Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu Mons. Pedro Wolcan reitera el llamado de Jesús Resucitado a “cuidarnos”

El Obispo de Tacuarembó, Mons. Pedro Wolcan, llamó en Pascua a tener presente “a los marcados con la afectación del virus covid–19, también a aquellos que han fallecido por su causa”, a “los agentes sanitarios y a cuantos deben asistir a enfermos y fallecidos” y a “cuantos desde su labor sirven a las diferentes necesidades de vida de la sociedad”.

“La habitación y pertenencia a la casa común donde se reúne la gran familia, Pueblo de Dios y hermanos en la condición humana nos hacen cercano a todos y solidarios unos para con otros. Prima en estos días en el corazón de la familia humana el vínculo de la Caridad”, subraya el Pastor.

“Si hay una expresión generalizada en nuestros días, es ‘debemos cuidarnos’, parece que hemos redescubierto esta virtud humana ante la amenaza de la enfermedad o de la muerte, del límite y fragilidad con que nos constatamos”, destaca Mons. Wolcan. “Feliz coincidencia, aún por causas de dolor y constatación de fragilidad, con la proclamación permanente y desde siempre de la Palabra de Dios, de la Vida expresada por Jesús, del designio de Dios para la historia desde la creación, desde aquel primer momento y como momento siempre actual en el designio de Dios para la persona y para la creación toda es que todos debemos cuidarnos, cuidarnos porque somos creatura y hechura de Dios”, subraya.

“Es pues primero el llamado de la Palabra, del Señor Resucitado, ¡que nos llama a cuidarnos!!! Y con todo lo que ello significa en lo personal como en lo comunitario. Es el llamado desde siempre, en todo momento, para siempre”, resalta.

 

Mons. Pedro Wolcan Olano
Obispo de Tacuarembó

 

Mensaje de Pascua de Resurrección 2020

A la querida Comunidad Diocesana 

En esta Semana Santa que ha tenido tanto de ¨santa¨ y pienso tan poco de distracción.

Casi podría decir que hemos permanecido en vela para disfrutar los encuentros celebrativos, de los encuentros con los misterios centrales de nuestra Fe. Participar más profundamente y liberados de distracciones y tentaciones que nos inhiben la meditación, contemplación y celebración del Misterio Pascual. 

En estos días muy particularmente estamos llamados a tener presente, porque no somos omisos, a tantos hermanos nuestros en distintas circunstancias de vida, y particularmente a los marcados con la afectación del virus Codiv – 19, también a aquellos que han fallecido por su causa. A cuántos son encomendados en la oración. 

Tengamos presente a los agentes sanitarios y a cuantos deben asistir a enfermos y fallecidos. A cuantos desde su labor sirven a las diferentes necesidades de vida de la sociedad

La habitación y pertenencia a la casa común donde se reúne la gran familia, Pueblo de Dios y hermanos en la condición humana nos hacen cercano a todos y solidarios unos para con otros. Prima en estos días en el corazón de la familia humana el vínculo de la Caridad

Desde esta realidad tan compleja de vida a la que estamos supeditados como parte de la humanidad, a cuantos por este medio nos encontramos, desde lo profundo de nuestra fe y saboreando el Don de la VIDA dada por Dios les anunciamos junto a la Palabra del Ángel a las mujeres:

¨ No está a aquí, porque ha resucitado como lo había dicho¨

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN PARA TODOS

La VIDA creada y dada por Dios desde el principio y que Él mismo contempla y se dice: ¨Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno¨, esta VIDA suya, esta Creación que le pertenece y que nos la ha dado para seguir construyendo, según su sentir y querer, y que como discípulos y custodios de su obra asumimos, esta no queda dejada a la arbitrariedad humana ni sepultada en su muerte.

El Dios de la VIDA viene a su rescate en la sangre preciosa de Su Hijo, que abre las fronteras de la muerte, obra propiedad del quehacer del hombre, y le devuelve la existencia más allá de la posibilidad humana, hace al hombre partícipe de Su eternidad, lo lleva a la contemplación de lo bueno de Su obra que ha sido por Él mismo rescatada. Lo suyo no tiene fin, aun cuando pase por ´oscuras quebradas¨ y transite temporalmente con la marca del dolor, del sufrimiento y de la muerte. Todo lo hecho por el hombre es temporal, lo definitivo es lo de Dios, en la vida humana y en la creación toda.

Si hay una expresión generalizada en nuestros días, es ¨debemos cuidarnos¨, parece que hemos redescubierto esta virtud humana ante la amenaza de la enfermedad o de la muerte, del límite y fragilidad con que nos constatamos. Feliz coincidencia, aún por causas de dolor y constatación de fragilidad, con la proclamación permanente y desde siempre de la Palabra de Dios, de la Vida expresada por Jesús, del designio de Dios para la historia desde la creación, desde aquel primer momento y como momento siempre actual en el designio de Dios para la persona y para la creación toda es que todos debemos cuidarnos, cuidarnos porque somos creatura y hechura de Dios. Es cuidar su obra porque obra suya es y nos la ha dado para que la cuidemos y según Él ir perfeccionándola, tanto en el lapso de la existencia humana para la creatura como del entorno de la creación que se nos ha dado para el buen cultivo y guarda de ella. 

Es pues primero el llamado de la Palabra, del Señor Resucitado, ¡que nos llama a cuidarnos!!!  Y con todo lo que ello significa en lo personal como en lo comunitario. Es el llamado desde siempre, en todo momento, para siempre. 

Hoy contemplado en la celebración de su resurrección nos interpela y nos urge, aún dentro de la afectación actual, y por ella.

Toda la creación, pues se recrea con la Resurrección de Jesús, recobra nueva vida, aquella que como luz inextinguible permanece para siempre unida al Resucitado. Él recrea todas las cosas, todo lo existente, le da nueva vida y lo hace partícipe de la inmortalidad. 

¨ No está a aquí, porque ha resucitado como lo había dicho¨

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN PARA TODOS

+Pedro Wolcan Olano
Obispo de Tacuarembó

12 de abril de 2020, Pascua de Resurrección