Iglesia al día

" La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica "
Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2020)

Noticeu Mons. Wirz invita a revalorizar la fiesta de la Navidad y asegura que puede cambiar nuestra vida

wirz

En su Mensaje de Navidad, el Obispo de Maldonado, Mons. Rodolfo Wirz, invita a “revalorizar esta fiesta que puede cambiar nuestra vida de verdad” y asegura que esta historia de la humanidad se puede repetir “en cualquier momento” en la historia de cada persona.

“Es la invitación realista y radicalmente esperanzadora de contemplar y adorar al Hijo en el pesebre viviente de nuestra propia vida, que hace posible una Vida que es eterna. Habernos encontrado con Cristo es lo mejor que nos pudo pasar, porque le da un sentido profundo a la solidaridad fraterna y nos anticipa una felicidad que será definitiva”, sostiene el Pastor.

El Obispo de Maldonado destaca que la Navidad “¡es la invitación que Él nos hace desde el pesebre de Belén de contemplar y adorar a Jesús, el Hijo enviado por amor para superar el pecado y la muerte! ¡Es el inicio del camino en nuestra vida, que nada ni nadie puede frenar, en realizar el proyecto de una felicidad auténtica!”

“Que el mejor regalo de esta Navidad sea perseverar en este encuentro con el Dios hecho hombre que se entrega, nos recibe, acompaña, consuela”, augura Mons. Wirz.

NAVIDAD 2014

¡Muy feliz Navidad de todo corazón!

Si me permiten una referencia de mi historia personal, tal vez sea interesante y oportuna para revalorizar esta fiesta que puede cambiar nuestra vida de verdad.
Hace justamente 100 años, en la Nochebuena de 1914, muere mi abuelo en un campo de batalla en los inicios de la I Guerra Mundial, teniendo mi madre en aquel entonces 2 años. En el mismo día, hace 70 años, en la Nochebuena de 1944, muere mi padre, en otro campo de batalla de los finales de la II Guerra Mundial , teniendo yo dos años de edad…… ¿Mala suerte, coincidencia, determinismo? ¿O es el plan de Dios que respeta la libertad de cada uno, a riesgo de que la humanidad de todos los tiempos se equivoque y tarde en recapacitar? ¡Es la invitación que Él nos hace desde el pesebre de Belén de contemplar y adorar a Jesús, el Hijo enviado por amor para superar el pecado y la muerte! ¡Es el inicio del camino en nuestra vida, que nada ni nadie puede frenar, en realizar el proyecto de una felicidad auténtica!

Éste es el tema y mi saludo, en esta historia de la humanidad que se puede repetir en cualquier momento, si contemplamos lo que sucede en otras latitudes o en la periferia de las tragedias ocultas de nuestro propio entorno. Al mismo tiempo comprobamos que pueblos, en nuestro propio continente, tras décadas de enfrentamiento, llegan a un diálogo promisorio. En las emergencias del continente y del mundo el Papa Francisco también nos da un ejemplo de entrega. Y tantas historias ocultas, sin mucha prensa, manifiestan el heroísmo de la entrega y la fidelidad perseverante del compromiso contraído.

¡Muy feliz Navidad! Es la invitación realista y radicalmente esperanzadora de contemplar y adorar al Hijo en el pesebre viviente de nuestra propia vida, que hace posible una Vida que es eterna. Habernos encontrado con Cristo es lo mejor que nos pudo pasar, porque le da un sentido profundo a la solidaridad fraterna y nos anticipa una felicidad que será definitiva.

¡Que el mejor regalo de esta Navidad sea perseverar en este encuentro con el Dios hecho hombre que se entrega, nos recibe, acompaña, consuela, motiva, perdona y culmina todas nuestras expectativas para siempre!

Una vez más ¡Feliz Navidad cada día de nuevo!

+ Rodolfo Wirz

Obispo de Maldonado-Punta del Este