Iglesia al día

" La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica "
Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2020)

Noticeu Mons. Rodolfo Wirz: “Jesús es la respuesta significativa y esperanzadora a todas nuestras necesidades, búsquedas e inquietudes…”

Mensaje de Navidad del Obispo de Maldonado, Mons. Rodolfo Wirz

“La fiesta de la Navidad, propia de la fe cristiana pero asumida por toda nuestra sociedad pluralista en las más variadas manifestaciones, nos invita a encontrarnos con la persona de Jesucristo como ‘la’ respuesta significativa y esperanzadora  a todas nuestras necesidades, búsquedas e inquietudes más ocultas y profundas”, comienza exponiendo el Obispo de Maldonado,Mons. Rodolfo Wirz, en su Mensaje para la Navidad 2012.

El Pastor recuerda que “ese Niño que nació en una cueva, a falta de hospedaje y desconocido por los demasiado ocupados en sus cosas, es la respuesta más radical de Dios a todas nuestras realidades”.

Mons. Wirz invita a dejarse “guiar por ese Jesús de Belén que nos sorprende a lo largo de nuestra vida: en cada jornada con su presencia, amor y estímulo”, al tiempo que advierte que “al día siguiente del feriado de Navidad no volvemos a la ‘normalidad’ de la rutina diaria ya prevista, sino que el desafío y la clave de la auténtica ‘feliz Navidad’ será encontrarlo a Él, junto a los demás en las vueltas de la vida en cada nueva jornada. ¡No hay otra!”.

En su mensaje, el Obispo llama a  que “’en los gozos y en las esperanzas, las tristezas y las angustias’ de nuestro entorno”, nos hagamos eco, cada día, en nuestros corazones, con renovada confianza, “de las nuevas realidades, búsquedas, soluciones y frustraciones de cuantos esperan y emprenden nuevos caminos, muchas veces desconocidos, hacia ese Hermano, Salvador e Hijo de Dios”.


MENSAJE DE NAVIDAD 2012

“Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón”.

Con estas breves frases dela Iglesia Católicaen una reunión universal de todos los obispos, el Concilio Vaticano II, iniciado hace justamente 50 años en Roma, en uno de sus documentos más emblemáticos (Constitución Pastoral sobrela Iglesiaen el mundo actual, Nr.1 ), quisiera expresar también mis sentimientos personales en esta nueva Navidad.

Hace 27 años que estoy entre Uds. con una inquietud de servicio evangelizador, comprobando los cambios vertiginosos en el mundo y en nuestra sociedad de Maldonado y Rocha, cada vez más acelerados y profundos. Pero nuestra condición humana en lo esencial no ha cambiado tanto .  ¿A qué me refiero ?

No sólo necesitamos el alimento diario para no desfallecer, sino de una motivación para vivir, autoestima para valorarnos, posibilidades de crecer en una  felicidad real, sentido último después de la despedida en esta vida terrenal que se prolonga en la eterna. Pero recordemos, a modo de ejemplo, que las cifras y encuestas actuales sobre la realidad de la adolescencia y juventud en nuestra patria al día de hoy nos deben quitar el sueño……

La fiesta dela Navidad, propia de la fe cristiana pero asumida por toda nuestra sociedad pluralista en las más variadas manifestaciones, nos invita a encontrarnos con la persona de Jesucristo como “la” respuesta significativa y esperanzadora  a todas nuestras necesidades, búsquedas e inquietudes más ocultas y profundas.  Ese Niño que nació en una cueva, a falta de hospedaje y desconocido por los demasiado ocupados en sus cosas, es la respuesta más radical de Dios a todas nuestras realidades.

Los invito de verdad a dejarnos guiar por ese Jesús de Belén que nos sorprende a lo largo de nuestra vida: en cada jornada con su presencia, amor y estímulo. Al día siguiente del feriado de Navidad no volvemos a la “normalidad” de la rutina diaria ya prevista, sino que el desafío y la clave de la auténtica “feliz Navidad” será encontrarlo a Él, junto a los demás en las vueltas de la vida en cada nueva jornada. ¡No hay otra!

“En los gozos y en las esperanzas, las tristezas y las angustias” de nuestro entorno, queremos hacernos eco en nuestro corazón de las nuevas realidades, búsquedas, soluciones y frustraciones de cuantos esperan y emprenden nuevos caminos, muchas veces desconocidos, hacia ese Hermano, Salvador e Hijo de Dios.

La persona de Jesucristo que en esta Navidad volvemos a conmemorar y celebrar  es así el Regalo por excelencia que nos acompaña cada día con más fuerza. Él hace posible que el  camino dela Iglesia, expresado en la frase inicial de este saludo navideño, nos motive y comprometa con renovada confianza e iniciativa en cada nueva jornada .

¡Que María, desde Belén en las cruces y alegrías de la vida, anticipando también la plenitud futura, señale para nuestro querido pueblo ese camino nuevo que en lo pequeño anticipa un triunfo definitivo!

De todo corazón, ¡ Muy feliz Navidad !

                                                                       + Rodolfo Wirz
Obispo de Maldonado y Rocha