Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Mons. Pérez Scremini en la Misa Crismal: El sacerdocio está animado por la pasión a Cristo y cuando se nos pierde la pasión debemos “pedirle con fe que nos vuelva a enamorar”

Misa Crismal Florida 

Todo el presbiterio y las comunidades religiosas de la Diócesis de Florida participaron de la Misa Crismal este Jueves Santo en la Catedral, Santuario de la Virgen de los Treinta y Tres.

El Obispo de Florida, Mons. Martín Pérez Scremini, comenzó su homilía planteando una pregunta: “¿quiénes somos nosotros?”. Mons. Pérez Scremini respondió afirmando que “somos personas que hemos recibido un Don de Dios, que no ha sido por iniciativa propia sino que Él nos ha elegido y nos ha dado este don maravilloso del sacerdocio. Por eso lo primero que hacemos hoy es agradecer a Dios por este  regalo que nos ha hecho”.

Recalcó, no obstante, que “el Don implica una Tarea. Acompañar a otros, acompañar hasta la muerte a otros. El don que se ha recibido toca toda la persona. Todas las dimensiones, por eso es una vocación, no una profesión. Es una tarea que exige exclusividad, entrega, fidelidad absoluta, que exige gratuidad”.

El Pastor destacó que el sacerdocio es “una Vocación animada por la Pasión a Cristo: Es una vocación que está animada por una pasión. La Pasión por el Evangelio, pasión por una Persona que es Jesús. Es la pasión por Jesús la que nos anima”. Mons. Pérez Scremini advirtió que “esta Pasión exige de nosotros equilibrio, porque la pasión puede dejar de estar apasionada. No estamos ajenos a la cultura de hoy, cultura que nos puede llevar a desapasionarnos, todo lo que sucede a nuestro alrededor también nos afecta a nosotros y por eso la necesidad de cuidarnos y de mantener el equilibrio”. Puntualizó que es necesario “tener equilibrio entre cuerpo y alma, entre corazón y alma, entre sentimientos y razón. Don que por eso es muy necesario cuidar. Si es el don que nos da sentido a la vida,  entonces necesitamos cuidarlo, no podemos vivir de rentas sino que como San Pablo dice, es necesario reavivar el don recibido”.

En este sentido, el Pastor explicó que que “cuando se va notando que se pierde la pasión por Cristo es necesario pedir a Cristo en la oración que nos vuelva a cautivar día a día. Pedirle con fe a Cristo que nos vuelva a enamorar”.

“Reavivar el don es vivir el ministerio en Comunión. Somos corresponsables, solos no podemos. La comunión es fundamental para esta tarea que el Señor nos ha encomendado”, afirmó el Obispo de Florida. “También exige el comprometernos una y otra vez con ustedes (con todo el pueblo), son ustedes los que nos sostienen con la oración y es a ustedes a quienes nosotros estamos llamados a acompañar en el ministerio”, subrayó Mons. Pérez Scremini..