Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

Noticeu Mons. Pedro Wolcan en Pascua: «Cristo ha Resucitado y con Él se hacen nuevas todas las cosas»

Mons. Wolcan

 

Como resultante de la Resurrección y sus frutos, se hacen perceptibles “las utopías de perfección para la humanidad, como expresiones de vida HOY” , asegura Mons. Pedro Wolcan en su primer mensaje pascual como Obispo de Tacuarembó-Rivera.

“Cristo ha Resucitado y con Él se hacen nuevas todas las cosas. Es la transformación profunda y radical que se produce en toda persona humana y en la creación toda”, subraya el Pastor.

Mons. Wolcan afirma que en la realidad que anticipa el Resucitado “para nada se excluye ni se omite el hoy de la vida sino que más bien, en este HOY, se siembra y  se planta la construcción de lo que esperamos, mediante el compromiso de vida con el Evangelio sembrado en el corazón de la humanidad que toca toda dimensión humana”.

En su saludo el Obispo de Tacuarembó-Rivera señala que la “fuerza del anuncio hoy”  es posible por los “signos de vida” de la presencia del Resucitado en los cristianos. “Es la Palabra, presencia cercana del resucitado entre nosotros, certeza y convencimiento nuestro, que nos sostiene y fortalece en el escabroso camino de la vida que hacemos junto a tantos hermanos nuestros con quienes transitamos en este Uruguay profundo”, acota.

Al concluir su saludo el Obispo destaca que los frutos de la Resurrección se reflejan en “la vida de los hombres y mujeres integradas, vínculos fraternos y de caridad recíproca, comunidades que viven la experiencia de la diversidad como riqueza, constructora de la vida de la Iglesia, por los diferentes carismas, dones, y Ministerios, vínculos espirituales y de Movimientos” cuya riqueza se experimenta en la Iglesia de Tacuarembó y Rivera.

Texto del Mensaje de Pascua de Mons. pedro Wolca, Obispo de Tacuarembó

“¿ Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado”

Es el anuncio que recibimos, el que creemos y el que proclamamos.

HOY en la Pascua de Resurrección ha de ser la Buena Noticia que actual siempre la Iglesia proclama  y en la que se renueva y vitaliza año a año, día a día.

Cristo ha Resucitado y con Él se hacen nuevas todas las cosas. Es la transformación profunda y radical que se produce en toda persona humana y en la creación toda.

Corrido el velo del temor, resultante de la incomprensión humana, tal vez del olvido, es  la Palabra, y  la experiencia de la fe que nos renuevan, y en el llano de la vida nos lo recuerdan e impulsan a anunciarlo a nuestros hermanos .

“Pedro…Entonces regresó lleno de admiración por lo que había sucedido”

Es la Palabra que anunciamos junto a los signos de vida de  la presencia del Resucitado en nosotros la que posibilita la fuerza el anuncio HOY, Palabra y Vida.

Es la Palabra, presencia cercana del resucitado entre nosotros,  certeza y convencimiento nuestro, que nos sostiene y fortalece en el escabroso camino de la vida que hacemos junto a tantos hermanos nuestros con quienes transitamos en este Uruguay profundo.

La proyección de la vida ya no está determinada ni por el pecado, ni por la claudicación ante la exigente y bella búsqueda del Bien, tampoco ante la frontera de la muerte, sino que la proyección de la vida y la aspiración primera y última de la persona  para el recorrido temporal de la historia está en la realidad que nos participa el Resucitado desde este tiempo para llevarnos a la presencia definitiva y plena  en Dios.

Para nada se excluye ni se omite el hoy de la vida sino que más bien en este HOY se siembra y , se planta la construcción de lo que esperamos, mediante el compromiso de vida con el Evangelio sembrado en el corazón de la humanidad que toca toda dimensión humana.

Se hacen perceptible y adelanta en el tiempo “las utopías” de perfección para la humanidad, como expresiones de vida HOY, como resultante de la Resurrección y sus frutos.

La vida de los hombres y mujeres integradas, vínculos fraternos  y de caridad recíproca, comunidades que viven la experiencia de la diversidad como  riqueza, constructora de la vida de la Iglesia, por los diferentes carismas, dones, y Ministerios, vínculos espirituales y de Movimientos. De esto tenemos ricas experiencias en nuestra IGELSIA Diocesana de Tacuarembó.  Con ello se abarca el amplio arco de la vida y sus situación iluminadas por  el Evangelio y unidas en la Confesión de la Fe en JESUCRISTO RESUCITADO.

FELICES PASCUAS DE RSURECCIÓN!!!

Con mi bendición

+ Pedro Wolcan Olano

Obispo de Tacuarembó