Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu Mons Jaime Fuentes teme que ataques a la familia logren “enterrarla” y ofrece una salida

TAPA REVISTA MARIA, MADRE Y MEDIADORA (1)

En un reciente post, el Obispo de Minas, Mons. Jaime Fuentes, confiesa su temor de que los continuos ataques legales contra la familia acaben por “enterrarla” y expresa su convencimiento de que “es necesario que la Virgen entre en escena”.

El Pastor expone que en el Sínodo para la familia hay que dejar entrar a la Virgen  “la única que puede darnos una esperanza segura: está comprobado históricamente que, en los momentos de crisis, es Ella, la Madre, la que nos saca adelante”.

El Obispo pone a disposición un trabajo con una propuesta “concreta y fundada”  titulado “María, madre y mediadora, esperanza de la Iglesia, en la hora de la nueva evangelización” e invita a que quienes lo deseen brinden su opinión en el blog (desdelverdun.org), en Twitter (@obispojaime) o por mail: fuejaime@gmail.com

DEJAR ENTRAR A LA VIRGEN

No soy profeta de desgracias ni cazador de brujas, créanme. Pero cada día que pasa, más estoy convencido de que es necesario que la Virgen entre en escena. Es como el niño que, mientras todos duermen, se despierta de improviso y, de puro miedo, empieza a gritar: “¡Mamá, mamá!”…

Si, confieso que tengo miedo. Tengo miedo de que la premeditada y provocada avalancha mundial de ataques legales contra la familia, acabe por enterrarla. Por el año ochenta y pocos, el profesor Pedro Juan Viladrich escribió un libro que a alguno le pareció alarmista. Su título: La agonía del matrimonio legal.  Con el dictamen de la Suprema Corte de Estados Unidos declarando un “derecho constitucional” las uniones homosexuales, ha llegado la sentencia de muerte para el matrimonio y la familia.

En octubre, como saben, se celebrará en Roma el Sínodo de Obispos del que se habla mucho porque, dicen, el Papa Francisco va a “abrir la mano” a los divorciados y vueltos a casar. Lo que no se dice es el tema del Sínodo, inmensamente más amplio y apasionante: La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo.

Es ahí, en el Sínodo, donde a mi entender tenemos que dejar entrar a la Virgen, la única que puede darnos una esperanza segura: está comprobado históricamente que, en los momentos de crisis, es Ella, la Madre, la que nos saca adelante.

He preparado un trabajo con una propuesta concreta y fundada. Lo ofrezco a todos ahora, deseando que puedan leerlo con calma (son veintipocas páginas). Agradeceré mucho la opinión de cada uno, en el blog o en Twitter (@obispojaime) o por mail: fuejaime@gmail.com