Iglesia al día

" La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica "
Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2020)

Noticeu Mons. Galimberti invita a dejarse amar por Dios, a perdonar y ayudar «al que tenés cerca»

Galimberti

En su mensaje para la Pascua, el Obispo de Salto, Mons. Pablo Galimberti, invita a dejarse amar por “el Padre super bueno”  y a perdonar  y ayudar “al que tenés cerca”. “Contagiemos optimismo al que está cerca o camina triste. Ayudemos a devolver una sonrisa al que se encerró en sus viejos rencores”, animó el Pastor..

“El sopla vientos nuevos para devolver paz al corazón herido o amargado. A mi familia o vecino. Donde estudio, trabajo o descanso”, asevera el Obispo.

En su mensaje el Pastor recuerda la promesa del Señor: “¡Yo estoy siempre con ustedes”!  Afirma que quienes caminan junto con Jesús “encontrarán un tesoro, vida con futuro, que no termina el día del entierro. El secará nuestras lágrimas”. Mons. Galimberti culminó su mensaje augurando que “Jesucristo ponga color a mis horas grises y aburridas. Y el día de nuestra muerte nos abra las puertas de su inagotable Misericordia”.

 

“PASCUA”: ¡Dios camina con nosotros!»

Hambriento, el pueblo de Israel emigró a Egipto.

Pasaron años y el Faraón (nombre del rey en el antiguo Egipto) comprobó que este pueblo había crecido mucho.Tuvo miedo. Y resolvió aumentar las horas de trabajo a los varones y a las mujeres matarles el varón apenas nacido.

¡Señor, sálvanos de esta esclavitud! gritó el pueblo.

Dios escuchó. Y eligió a Moisés, para guiar al pueblo a una tierra de libertad.

El faraón resistía. Necesitaba mano de obra. Hasta que una noche salieron,cruzaron el Mar Rojo que se abrió milagrosamente y marcharon hacia la tierra prometida. El pueblo de Israel festejó.Esta fue la primera gran “pascua” o “paso”: desde la esclavitud hacia la libertad. Los judíos celebran cada año esta fiesta.

Gozar de libertad requiere trabajo y responsabilidad. Y se lamentaban:¡En Egipto no faltaba comida. ¡Acá pasamos hambre!

Pero Dios no abandona. Promete un Salvador, que les dará un corazón nuevo, para “pasar”cada día de las“esclavitudes”o espejismos que marean, hacia la libertad plena.

Jesús de Nazaret es el nuevo Moisés, el mismísimo Hijo de Dios, que con gestos y palabras, nos hace “pasar” de la esclavitud a la libertad.De vida triste y violenta-en las familias o el barrio-, a vida con perdón y amor.Siguiendo sus pasos.

La novedad de Jesús es su mensaje. Dejáte amar por el Padre super bueno. El que Jesús mostró con su vida. “El que me ve a mí ve al Padre”, dijo. Perdoná y ayudá al que tenés cerca.

Jesús entregó su vida hasta la muerte. Y en la madrugada del día que llamamos “Domingo” (=Día del Señor) resucitó, volvió a la vida.Y mostró que de verdad era Dios. Porque nadie ha vuelto a la vida después de la muerte. Sólo Jesús. “Vean, toquen”, anuncien que estoy vivo.El sopla vientos nuevos para devolver paz al corazón herido o amargado.A mi familia o vecino. Donde estudio, trabajo o descanso.

¡YO estoy siempre con ustedes! Si caminan conmigo, encontrarán un tesoro, vida con futuro, que no termina el día del entierro. El secará nuestras lágrimas.

Feliz Pascua, feliz “paso” o “salto”, dejando que Jesucristo ponga color a mis horas grises y aburridas. Y el día de nuestra muerte nos abra las puertas de su inagotable Misericordia.Contagiemos optimismo al que está cerca o camina triste. Ayudemos a devolver una sonrisa al que se encerró en sus viejos rencores.

+Pablo Galimberti, obispo de Salto

               Pascua 2016