Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

Noticeu Mons. Daniel Sturla: “Recibo esta elección del Santo Padre con sencillez y gratitud”

sturla_aleteia2-700x466

Luego de recibir el anuncio del Papa Francisco de que lo crearía Cardenal este sábado 14 de Febrero, el Arzobispo de Montevideo, Mons. Daniel Sturla, dirigió una carta a todos los fieles de la Arquidiócesis en la que asegura que recibe esta elección del Santo Padre “con sencillez y gratitud”

“Me gusta decir que somos una iglesia pobre y libre, rica de fe y misionera. No tenemos muchos recursos, pero tampoco ataduras”, señala el Arzobispo.

En su carta, Mons. Sturla destaca que “nuestro mayor aporte es aquello que está en el centro de nuestra identidad: somos la Iglesia Católica”. “Existimos para evangelizar: es decir, para anunciar el amor infinito de Dios revelado en su Hijo Jesucristo”, precisa.

Mons. Sturla subraya que “no somos dueños de la verdad: queremos servirla. No somos custodios de un depósito cerrado: ofrecemos a todos el anuncio salvador”. Asimismo, el Pastor reitera una vez más que “creemos con pasión en la belleza de la vida, que es don de Dios, incluso en las vicisitudes tantas veces dramáticas en que se desarrolla nuestra irrepetible existencia en este mundo”.

Que el Papa se haya acordado de nosotros, designando al segundo cardenal en nuestra historia uruguaya, nos compromete como Iglesia “a mejor amar y servir”. Y esto lo queremos hacer en diálogo con hermanos cristianos y de otras religiones, con creyentes y no creyentes.

Carta del Señor Arzobispo de Montevideo

A todos los fieles de la arquidiócesis

                                                                                                     Montevideo, 21 de enero de 2015

Queridos hermanos y amigos:

Tan sorprendido como ustedes, el pasado 4 de enero me llegó la noticia de que el Papa Francisco me había nombrado Cardenal. En unos días, parto hacia Roma junto con Mons. Milton, para recibir las insignias propias de este nuevo servicio, el sábado 14 de febrero.

Recibo esta elección del Santo Padre con sencillez y gratitud. Mi nombramiento no es, ciertamente, un reconocimiento a mis diez meses de gestión como Arzobispo de Montevideo, sino un gesto de benevolencia del Papa hacia la Iglesia que peregrina en Uruguay.

Me gusta decir que somos una iglesia pobre y libre, rica de fe y misionera. No tenemos muchos recursos, pero tampoco ataduras. Hemos combatido “el buen combate de la fe” y aportamos a nuestra sociedad en diversos campos de la actividad nacional. Pero nuestro mayor aporte es aquello que está en el centro de nuestra identidad: somos la Iglesia Católica. Existimos para evangelizar: es decir, para anunciar el amor infinito de Dios revelado en su Hijo Jesucristo.

No somos dueños de la verdad: queremos servirla. No somos custodios de un depósito cerrado: ofrecemos a todos el anuncio salvador. Creemos con pasión en la belleza de la vida, que es don de Dios, incluso en las vicisitudes tantas veces dramáticas en que se desarrolla nuestra irrepetible existencia en este mundo. Levantamos nuestros ojos hacia Dios y la esperanza firme en el Cielo que anhelamos hace aún más fuerte nuestro compromiso con la historia.

Que el Papa se haya acordado de nosotros, designando al segundo cardenal en nuestra historia uruguaya, nos compromete como Iglesia “a mejor amar y servir”. Y esto lo queremos hacer en diálogo con hermanos cristianos y de otras religiones, con creyentes y no creyentes.

Le pido al Espíritu Santo que me dé un corazón de buen pastor como el del Siervo de Dios Mons. Jacinto Vera, para servir con alegría a este pueblo que él cuidó con tanto amor. El domingo 15 de marzo estamos invitados a reunirnos para dar gracias a Dios por este regalo que el Sucesor de Pedro ha hecho a nuestra Iglesia.

Con mi cariño y mi bendición

+ Daniel Sturla sdb
Arzobispo de Montevideo