Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu Mons. Cotugno convoca a Celebración Penitencial del Clero

El Arzobispo de Montevideo, Mons. Nicolás Cotugno, invitó a los Presbíteros y Diáconos de la Arquidiócesis a participar el viernes 14 de diciembre de la tradicional Celebración Penitencial del Clero.

La celebración tendrá lugar a las 10 hs., en la  Catedral Metropolitana.

“El Año de la Fe que hemos comenzado es un tiempo propicio para gustar la misericordia de Dios, que nos renueva en nuestra fraternidad sacramental, y nos impulsa con un nuevo dinamismo espiritual para servir al Señor en nuestros hermanos”, destacó el Arzobispo.

Texto de la invitación del Arzobispo de Montevideo, Mons. Nicolás Cotugno sdb

Montevideo, 15 de noviembre de 2012.

 

A todos los Presbíteros y Diáconos
de la Arquidiócesis de Montevideo.
Queridos hermanos:

El próximo tiempo de Adviento es un tiempo muy propicio para nuestra conversión y renovación interior. Nos invita a estar vigilantes para reconocer al Señor que llega.

En este camino de preparación a la Solemnidad de la Navidad los invito, como todos los años, para la Celebración Penitencial del Clero, que tendrá lugar el próximo viernes 14 de diciembre, a las 10 hs. en nuestra Catedral Metropolitana.

El Año de la Fe que hemos comenzado es un tiempo propicio para gustar la misericordia de Dios, que nos renueva en nuestra fraternidad sacramental, y nos impulsa con un nuevo dinamismo espiritual para servir al Señor en nuestros hermanos.

Como nos recuerda el Santo Padre Benedicto XVI en su Carta Apostólica Porta Fidei:

El Año de la fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único

Salvador del mundo. Dios, en el misterio de su muerte y resurrección, ha revelado en plenitud el Amor que salva y llama a los hombres a la conversión de vida mediante la remisión de los pecados (cf. Hch 5, 31). Para el apóstol Pablo, este Amor lleva al hombre a una nueva vida: «Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, lo mismo que Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva» (Rom 6, 4). Gracias a la fe, esta vida nueva plasma toda la existencia humana en la novedad radical de la resurrección. En la medida de su disponibilidad libre, los pensamientos y los afectos, la mentalidad y el comportamiento del hombre se purifican y transforman lentamente, en un proceso que no termina de cumplirse totalmente en esta vida. La «fe que actúa por el amor» (Gal 5, 6) se convierte en un nuevo criterio de pensamiento y de acción que cambia toda la vida del hombre (cf. Rom 12, 2; Col 3, 9-10; Ef 4, 20-29; 2 Co 5, 17).

Con estos sentimientos los espero a todos para celebrar juntos el don de la misericordia de Dios que nos hace testigos auténticos del Señor Resucitado, y finalizada la celebración tendremos un momento de encuentro fraterno en el jardín del Arzobispado.

Con gran afecto les envío de corazón la bendición del Señor.

 

+ Nicolás Cotugno , s d b .
Arzobispo de Montevideo