Iglesia al día

" La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica "
Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2020)

Noticeu Mons. Cotugno animó a vivir con alegría, a ser solidarios con los enfermos y  a asumir la muerte con paz y fe

cotugno lourdes

Con motivo de celebrarse el pasado 11 de Febrero la XXIII Jornada Mundial del Enfermo, el Arzobispo Emérito de Montevideo, Mons. Nicolás Cotugno, presidió la Santa Misa en la Gruta de Lourdes.

En su homilía, Mons. Cotugno invitó a pedirle al Señor que “de acuerdo a sus planes y proyectos” pueda “regalarnos el don de la salud… que es la participación en la vida de Dios”.

El Arzobispo Emérito instó, asimismo, a tener presentes a aquellas personas que se encuentran afectadas por la falta de salud en nuestras familias, en nuestro país y en todo el mundo.

Mons. Cotugno animó a asumir la realidad de la enfermedad ya que “es algo insoslayable: “nuestra hermana muerte nos está esperando”. No obstante, invitó a pedirle a la Virgen la capacidad de mirar la muerte con paz y fe.

En su homilía, el Arzobispo Emérito destacó la importancia de luchar por la vida, de vivirla con intensidad y alegría, y encarar las situaciones de enfermedad con el “corazón abierto”.

Ante los enfermos “que nos necesitan y los de nuestras casas” Mons. Cotugno, exhortó a asumir las actitudes de María de “solidaridad, entrega generosa, entusiasta, pronta, sufrida” y recomendó acudir a Ella para pedirle, en oración y en unión con el Espíritu Santo, la fuerza y el auxilio para acompañar a los enfermos y “cuidarlos en el cuerpo y en el alma”.

“Ojalá le podamos llevar a nuestros hermanos enfermos el regalo de la presencia del Señor que nos alegra, todo acompañado con la ternura de nuestra Madre que nunca nos deja solos y, sobre todo en momentos difíciles, nos acompaña para decirnos ‘hagan todo lo que él les pida’”, concluyó Mons. Cotugno.

Agradecemos las imágenes y texto de homilía aportados por el DECOS-MDEO
 
DSC_1185.NEF