Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Mons. Collazzi exhorta a fortalecer vínculos con Jesús y a discernir con coherencia y responsabilidad ante instancias electorales

collazzi

En su Saludo para la Pascua 2014, el Obispo de Mercedes, Mons. Carlos Collazzi, exhorta a construir el Mundo según el Evangelio y a fortalecer los vínculos con el Señor Jesús para vivir y actuar con coherencia. “Esta es la fuente de un compromiso al que invitamos a todos los cristianos de nuestras comunidades en este año tan significativo para la vida del Uruguay”, asevera el Pastor.

“Siendo Testigos del Resucitado queremos construir el Mundo según el Evangelio. Cuánto más fuertes sean los vínculos con el Señor Jesús, es claro que crece la sintonía y el discípulo se capacita, en el ámbito de la Iglesia, para vivir y actuar en coherencia con su Maestro. Compromiso basado en los discernimientos que iluminados por el Espíritu del Señor debemos hacer con apertura de corazón, coherencia y responsabilidad, delante de las instancias electorales que se avecinan”, destaca Mons. Collazzi.

“Junto a las urgencias que reclaman nuestra acción pastoral, alabamos al Señor porque vemos a tantos hermanos comprometidos en Colonia y Soriano llevando a cabo ‘tanta cosa buena’ que hay entre nosotros, y nos seguirán animando”, reconoce.

El Obispo de Mercedes recuerda que “la Iglesia a lo largo de la historia anuncia este acontecimiento central: la Resurrección de Jesucristo. Acontecimiento que es el sello definitivo de todas las promesas de Dios a su Pueblo. Acontecimiento que nos hace mirar todos los días de nuestra vida con firme confianza y segura esperanza en Él”. “En este día de Pascua, como en ningún otro, resuena en nuestro corazón su voz que nos dice ‘¡Animo! Yo he vencido al mundo’ (Jn 16,33)”, puntualiza Mons. Collazzi.

SALUDO DE PASCUA DEL SR. OBISPO DIOCESANO

En esta Fiesta, la más grande del año para los cristianos, la Madre Iglesia nos vuelve a preguntar: ¿creen en Jesucristo…que nació de Santa María Virgen, murió, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre? Nuestro, Sí, creo, surge del corazón renovado por la Gracia y quiere ser anuncio gozoso: ¡El Señor ha resucitado! 

Comenzando por los Apóstoles, la Iglesia a lo largo de la historia anuncia este acontecimiento central: la Resurrección de Jesucristo. Acontecimiento que es el sello definitivo de todas las promesas de Dios a su Pueblo. Acontecimiento que nos hace mirar todos los días de nuestra vida con firme confianza y segura esperanza en Él. 

En este día de Pascua, como en ningún otro, resuena en nuestro corazón su voz que nos dice “¡Animo! Yo he vencido al mundo” (Jn 16,33).

Nos dice el Papa Francisco: “Su resurrección no es algo del pasado; entraña una fuerza de vida que ha penetrado el mundo. Donde parece que todo ha muerto, por todas partes vuelven a aparecer los brotes de la resurrección. Es una fuerza imparable. Verdad que muchas veces parece que Dios no existiera: vemos injusticias, maldades, indiferencia, crueldades que no ceden. Pero también es cierto que en medio de la oscuridad siempre comienza a brotar algo nuevo, que tarde o temprano produce un fruto. En un campo arrasado vuelve a aparecer la vida, tozuda e invencible. Habrá muchas cosas negras, pero el bien siempre tiende a volver a brotar y a difundirse. Cada día en el mundo renace la belleza, que resucita transformada a través de las tormentas de la historia. Los valores tienden siempre a reaparecer de nuevas maneras, y de hecho el ser humano ha renacido muchas veces de lo que parecía irreversible. Esa es la fuerza de la resurrección y cada evangelizador es un instrumento de ese dinamismo” (E:G 276)

Estas palabras, queridos Diocesanos, llegan a nuestros corazones, y nos fortalecen. Estamos reelaborando nuestro Plan Pastoral Diocesano y en la primera sesión de nuestra Asamblea Pastoral del Miércoles Santo, hemos visto cuáles son nuestras urgencias para darles una respuesta pastoral.

Junto a las urgencias que reclaman nuestra acción pastoral, alabamos al Señor porque vemos a tantos hermanos comprometidos en Colonia y Soriano llevando a cabo “tanta cosa buena” que hay entre nosotros, y nos seguirán animando. En la segunda sesión del mes de setiembre, tendremos con las luces del Espíritu del Resucitado, el renovado Objetivo Pastoral Diocesano.  Nuestras Comunidades motivadas por el testimonio de los que participaron de la Asamblea Pastoral, seguramente en este tiempo de Pascua seguirán trabajando alegre e intensamente.

En este día gozoso, recibimos el saludo del Resucitado: Paz a ustedes!!! (Jn 20,19) Su Paz no es como la que nos ofrece el mundo (Jn 14,27).

Siendo Testigos del Resucitado queremos construir el Mundo según el Evangelio. Cuánto más fuertes sean los vínculos con el Señor Jesús, es claro que crece la sintonía y el discípulo se capacita, en el ámbito de la Iglesia, para vivir y actuar en coherencia con su Maestro. Esta es la fuente de un compromiso al que invitamos a todos los cristianos de nuestras comunidades en este año tan significativo para la vida del Uruguay.

Compromiso basado en los discernimientos que iluminados por el Espíritu del Señor debemos hacer con apertura de corazón, coherencia y responsabilidad, delante de las instancias electorales que se avecinan. Los invito a tener presente el aporte para la reflexión que hicimos  los Obispos para el presente tiempo electoral.

Compartiendo el gozo de este Día que hizo el Señor,  los bendigo de corazón.

                                                                   + Carlos María Collazzi
                                                                         Obispo Diocesano

Mercedes, Pascua de Resurrección, 20 de abril de 2014

I N V I T A C I O N

Invito a todas las Comunidades, a que el próximo domingo 27 den gracias al Señor por la Canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II. El primero convocó el Concilio Vaticano II, dispuso la coronación de la Imagen bendita a la Virgen de los “33” patrona de nuestra Patria, y creó en 1960 nuestra Iglesia Diocesana. Juan Pablo II nos visitó y animó el caminar de nuestra Iglesia, reavivando el “fogón de la esperanza”. Diocesanamente lo haremos en la Parroquia de Carmelo ese día a la hora 18, en la Celebración de la Eucaristía donde será ordenado Diácono Germán Celio.