Iglesia al día

" En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios (2 Co 5,20). "
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020

Noticeu Mons. Arturo Fajardo: “Jesucristo Resucitado, el camino nuevo y vivo nos convoca a la Misión”

arturo_pascua2015

En su saludo Pascual, el Obispo de San José de Mayo, Mons. Arturo Fajardo, invita a hacer de las comunidades “lugares de misericordia y ternura” y a profundizar, cada día, “la extraordinaria novedad introducida en el mundo por la Resurrección de Jesús”. “No hemos sido llamados a vivir en el mundo viejo, sino en la creación nueva, del corazón y del espíritu nuevo”, asevera el Pastor.

“Dejémonos impactar siempre por la novedad cristiana que es fuente inagotable creada continuamente por Dios”, anima Mons. Fajardo, al tiempo que exhorta a expresar el testimonio “en medio de tantas situaciones en que la vida humana no vale nada”.

En su saludo pascual, el Obispo de San José hace énfasis en muchos aspectos del discipulado y la misión y se inspira en el tiempo de MISIÓN DIOCESANA iniciado con el Retiro de martes y miércoles de Semana Santa que el Obispo califica como “un tiempo precioso de encuentro y oración». Esta experiencia misionera se inspira en las denominadas «Santas Misiones Populares».

Al culminar su saludo, el Pastor final invita a orar por este tiempo diocesano y el compromiso de todos.”Unamos nuestra oración y caminemos juntos para que esta iniciativa pastoral reencauce y renueve la vida de nuestras parroquias y comunidades y que impregne todas las estructuras de nuestra pastoral. Para que podamos ponerla al servicio de la Misión, respondiendo al desafío del Señor Jesús», expresa el Obispo, al tiempo que pide «fortaleza y sabiduría» y una bendición especial de la Virgen y su esposo San José, patrono y protector de la Diócesis.

SALUDO DE PASCUA Mons. Arturo Fajardo
 
Jesucristo Resucitado, el camino nuevo y vivo nos convoca a la Misión

“¡El Señor ha resucitado!”. “Esta es nuestra fe, esta es la fe de la Iglesia que nos alegramos en profesar”.

Terminados estos días santos les hago llegar mi saludo: Felices Pascuas!

Somos seguidores de Aquel que es el camino, la verdad y la vida. Él vino para que tengamos vida y vida en abundancia. Es un camino vivo, porque se trata de Cristo Resucitado el “viviente” por excelencia (Lc. 24,5).

Cristo Resucitado no muere más, la muerte ya no tiene ningún poder sobre Él, dice san Pablo (Rom. 6, 9) el camino nuevo y vivo es Cristo mismo. Se trata de la humanidad glorificada de Jesús, la cual llegó a ser para nosotros el único camino para acercarnos a Dios.

Cada día estamos llamados a profundizar la extraordinaria novedad introducida en el mundo por la Resurrección de Jesús. No hemos sido llamados a vivir en el mundo viejo, sino en la creación nueva, del corazón y del espíritu nuevo.

Dejémonos impactar siempre por la novedad cristiana que es fuente inagotable creada continuamente por Dios. En medio de tantas situaciones en que la vida humana no vale nada, somos llamados a expresar nuestro testimonio, valorando y defendiendo la vida, toda vida importa, y siendo fieles al deseo de Jesús, de llevar la alegría del Evangelio. Frente a la violencia, al desamparo, la indiferencia, estamos invitados a hacer de nuestras comunidades lugares de misericordia y de ternura.

Martes y miércoles santo, hemos vivido como familia diocesana un tiempo precioso de encuentro y oración en el Retiro, con el que hemos dado comienzo a la experiencia fuerte de discipulado y misión, en nuestra iglesia peregrina en San José y Flores, inspirados en las Santas Misiones Populares.

Unamos nuestra oración y caminemos juntos para que esta iniciativa pastoral reencauce y renueve la vida de nuestras parroquias y comunidades y que impregne todas las estructuras de nuestra pastoral. Para que podamos ponerla al servicio de la Misión, respondiendo al desafío del Señor Jesús.

Que el Señor nos conceda sabiduría y fortaleza en este tiempo, que juntos podamos poner a nuestra “Iglesia en salida” y de descubrir que nuestra vida es Misión.

Nos ponemos bajo la protección de Santísima Virgen María y de su esposo San José, nuestro patrono y protector.

Con mi saludo y mi bendición,

Pascua 2015

+Arturo Fajardo Bustamante
Obispo de San José de Mayo, URUGUAY