Iglesia al día

" "María guía a los fieles a la Eucaristía" "
Peregrinación Nacional Virgen de los Treinta y Tres 2019

Noticeu Mons. Arturo Fajardo en la Fiesta de la Patrona de la patria: “Queremos ser de María para poder ser de Jesús” 

 

Los obispos, junto a los seminaristas del Seminario Interdiocesano “Cristo Rey”, sacerdotes, diáconos y la comunidad de Florida, celebraron el viernes 8 de noviembre  la Solemnidad de la Virgen de los Treinta y Tres, con una Misa presidida por el Presidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU), Mons. Arturo Fajardo (Obispo de San José de Mayo), en el Santuario Nacional de la Patrona de la patria.

Al inicio de la celebración, Mons. Fajardo expresó: “Venimos a celebrar como Iglesia, pueblo en camino, para que María nos mire, nos muestre a Jesús y nos consuele en nuestras luchas”. Asimismo, entre las intenciones de la Eucaristía, pidió a los fieles tener presentes a la Iglesia Diocesana de Salto y a su Obispo Fernando (Gil) quien se encuentra enfermo.

La Misa fue preparada por los grupos bíblicos de la Catedral de Florida, que se encontraba colmada de fieles que llegaron a honrar a la Patrona de la patria en su día, aunque la peregrinación nacional será este Domingo 10.

Este año, la peregrinación que emprenden los feligreses de todos los puntos del país tiene como particularidad que se renovará la consagración del Uruguay a la Virgen de los Treinta y Tres efectuada por San Juan Pablo II, en su visita a Uruguay en 1988. Con este gesto se dará comienzo a la preparación del V Congreso Eucarístico Nacional.

Al inicio de su homilía Mons. Fajardo le pidió a Jesús que “nos conceda alcanzar con María la plena libertad de los Hijos de Dios” y a Ella que nos conduzca a Jesús Eucaristía en este camino que se inicia hacia el V Congreso Eucarístico Nacional que se celebrará el próximo año en Montevideo.”Guíanos al Señor que se parte en el pan de la Palabra”, expresó el Obispo.

“Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre”, subrayó Mons. Fajardo, al tiempo que invitó a tener tener “memoria agradecida del pasado, a vivir el presente con pasión, y el futuro con esperanza”.

El Presidente de la CEU animó a “agradecer el pasado, la historia, y el don de la fe recibida, a tener memoria agradecida de aquellos que nos dieron la patria”. “Un pueblo sin memoria pierde su identidad, pierde sus raíces”, afirmó, al tiempo que recordó que “nuestra patria nació cristiana”.

El Obispo evocó la visita de San Juan Pablo II a Uruguay y la consagración de la patria a la Virgen de los Treinta y Tres por quien hoy es santo. Recordó su “impresionante” fe a María que se reflejaba en su lema “Todo tuyo soy”. Mons. Fajardo aludió a ese 8 de mayo de 1988 en que él, junto a 11 seminaristas fueron ordenados sacerdotes, entre ellos Mons. Milton Tróccoli (Obispo de Maldonado) en la misma celebración en que se consagró el Uruguay a la Patrona de la patria. En esa Misa el Papa Juan Pablo II los animó que “pedirle a Ella que los acompañe en todo”. Mons. Fajardo animó a los presentes, parafraseando a Juan Pablo II, a recurrir a María y a confiar en Ella, y a pedirle por los enfermos, los presos, por  los que están lejos de casa.

Citando al Papa Pablo VI, Mons. Fajardo resaltó que “queremos ser de María para poder ser de Jesús”.  “El evangelio en nuestra tierra, en nuestros pueblos, ha sido anunciado presentando a María como su realización más plena, signo de del rostro maternal y misericordioso de Dios, de la cercanía del Padre y del Hijo”, enfatizó.

IGLESIA A “MODO” SANTUARIO

Mons. Fajardo en su homilía en la Solemnidad de la Virgen de los Treinta y Tres, se refirió a la “geografía de santuarios marianos” que hay en América Latina. “¡Qué lindo que toda nuestra Iglesia se convirtiera en Santuario, lugar fiesta, de reconciliación, de alegría, de encuentro con Dios, con su pueblo, con su historia”, expresó. “¡Qué lindo que viviéramos a modo santuario la actividad pastoral”, acotó.

“Maria supo hacerle lugar a Dios y lo dejó actuar.”, destacó Mons. Fajardo y planteó la pregunta de qué lugar le hacemos nosotros a Dios en nuestro corazón, en nuestra familia, en la patria y en la Iglesia”.

Al final de la Misa los obispos junto a todos los fieles que llegaron al Santuario a saludar y homenajear a la Patrona entonaron el himno a la Virgen de los Treinta y Tres «Estrella del Alba».

Más imágenes disponibles