Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

Noticeu Mensaje Pascual de Mons. Julio Bonino: “¡Jesús Resucitado dame de beber!”

BONINO

En su Mensaje Pascual, el Obispo de Tacuarembó, Mons. Julio Bonino,  cuestiona que “somos capaces de acompañar a Jesús en su camino hacia la cruz (…) pero tenemos dificultad de seguir acompañándolo en la alegría (…) luminosa de su resurrección”. En este sentido, pregunta si “¿será verdad de que somos bastante capaces de acompañar y compartir las lágrimas y angustias de los que nos rodean, pero no tan capaces de compartir sus gozos y esperanzas? ¿De llorar con el que llora, pero no de reír con el que ríe?¿Será por esto que sabemos celebrar el Via Crucis pero no el Via Lucis?”.

En su Mensaje, el Obispo recuerda que el domingo 4 de mayo, motivados por el lema “¡Jesús Resucitado dame de beber!” los diocesanos se encontrarán personal y comunitariamente con Jesús e inaugurarán juntos “un nuevo tiempo en nuestra Iglesia y en nuestra sociedad”. “Haremos resonar entre nosotros las palabras del querido Papa Francisco que nos ha dicho `Quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada  por la alegría del Evangelio, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años`”, destaca.

“En este día inauguraremos juntos, aceptando la invitación del papa Francisco, el tiempo de elaboración de nuestro proyecto diocesano, que estará iluminado por la luz de la Exhortación Apostólica: `La alegría del Evangelio` y las Orientaciones Pastorales de la Conferencia Episcopal Uruguaya 2014-2019: `Jesús fuente de agua viva’”, anticipa el Obispo.

Reafirmando la metodología de VER-DISCERNIR-ACTUAR desde el 4 de mayo hasta el 18 de julio será “el tiempo de contemplar la realidad actual de nuestra sociedad y de nuestra Iglesia para, escuchando los anhelos, angustias y esperanzas de nuestros hermanos, poder discernir (desde el 18 de julio hasta el primer domingo de Adviento) cuál es la voluntad de Dios para con nuestra Iglesia Diocesana: La Misión Diocesana”, afirma Mons. Bonino.

MENSAJE DE PASCUA DE MONS. JULIO BONINO

¡Jesús Resucitado dame de beber!
 

Queridos hermanos y hermanas:

La Cuaresma ha llegado a su término con la celebración del Triduo Pascual, y se inaugura entonces esa cincuentena de días en los cuales estamos invitados a profundizar en el acontecimiento más significativo en nuestro camino de creyentes: la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo de entre lo muertos.

La pasión muerte y resurrección del Señor, sucedida en otro tiempo, en el pasado, se hace presente entre nosotros hoy: porque no solo recordamos el ayer  sino que lo que celebramos sucede y actúa en nosotros, se actualiza el pasado y se anticipa el futuro. Y en la oscuridad de nuestros templos vuelve a brillar la luz del Cirio Pascual, símbolo de Jesús Resucitado, el Hijo que Dios nos envió para librarnos de la esclavitud del pecado y de la muerte.

Y es bastante común  entre nosotros comentar que somos capaces de acompañar a Jesús en su camino hacia la cruz, al sacrificio de su entrega, a su muerte, pero tenemos dificultad de seguir acompañándolo en el camino de su gloria, en la alegría luminosa de su resurrección.

¿Será verdad de que somos bastante capaces de acompañar y compartir las lágrimas y angustias de los que nos rodean, pero no tan capaces de compartir sus gozos y esperanzas? ¿De llorar con el que llora, pero no de reír con el que ríe?¿Será por esto que sabemos celebrar el Via Crucis pero no el Via Lucis?

El día de la diócesis 

Hace ya años que consulté acerca de cuándo celebrar el Día de nuestra diócesis y muchas veces manifiesto mi alegría y conformidad con el resultado de aquella consulta: el Día de la Diócesis es para nosotros  el día  del Buen Pastor, el Señor Resucitado. Y así cada año,  la celebración de la Pascua en cada comunidad parroquial se prolonga y profundiza en la celebración diocesana, porque ningún acontecimiento es comparable con el de la Resurrección del Señor. (1)

Así pues, el próximo domingo 4 de mayo en la ciudad de Rivera nos encontraremos para juntos manifestar nuestra consoladora alegría, el Resucitado está con nosotros y cada uno, en ese día,repetirá con renovada esperanza: JESUS RESUCITADO DAME DE BEBER. Porque es Él quien tiene esa agua que calma nuestra sed de alegría y de paz, de libertad de toda esclavitud, de justicia y amor.

Un nuevo tiempo para el pueblo que peregrina en nuestra diócesis

El día de la diócesis será una nueva oportunidad de encontrarnos personal y comunitariamente con Jesús,  viniendo de todos los rincones del mapa de nuestra iglesia particular y en este caso inaugurar juntos un nuevo tiempo en nuestra Iglesia y en nuestra sociedad. Haremos resonar entre nosotros las palabras del querido Papa Francisco que nos ha dicho “Quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada  por la alegría del Evangelio, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años”.

Invito pues a todos niños, jóvenes, padres y abuelos, a las familias, a participar de este día de fiesta donde los riverenses serán los anfitriones con su característica hospitalidad.

En este día inauguraremos juntos, aceptando la invitación del papa Francisco, el tiempo de elaboración de nuestro proyecto diocesano, que estará iluminado por la luz de la Exhortación Apostólica: “La alegría del Evangelio” y las Orientaciones Pastorales de la Conferencia Episcopal Uruguaya 2014-2019: “Jesús fuente de agua viva”.

Reafirmando la metodología de VER-DISCERNIR-ACTUAR desde este día hasta el 18 de julio será el tiempo de contemplar la realidad actual de nuestra sociedad y de nuestra Iglesia para, escuchando los anhelos, angustias y esperanzas de nuestros hermanos, poder discernir (desde el 18 de julio hasta el primer domingo de Adviento) cuál es la voluntad de Dios para con nuestra Iglesia Diocesana: La Misión Diocesana.

Hermanos y hermanas, llegue a cada uno de ustedes mi más afectuosa bendición. Que la luz y la alegría de la resurrección del Señor ilumine a todas nuestras comunidades y familias.

¡Feliz Pascua de Resurrección!

En Jesús Buen Pastor.

+Julio

Obispo de Tacuarembó y Rivera

 

(1) Por coincidir, que el cuarto domingo de pascua, Domingo del Buen Pastor, es el nuestro país el día de la madre, habiendo consultado, decidimos que este año la celebración tendrá lugar el tercer domingo de Pascua.