Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Matrimonio igualitario: lo votaron todos los partidos

LA REPÚBLICA |

A la 1 de la madrugada, por 81 votos en 87 la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de matrimonio igualitario que ya pasó al Senado para su sanción. Por primera vez, una legisladora confesó públicamente durante el debate ser “orgullosamente lesbiana”.

Con apoyos de las cuatro bancadas parlamentarias, el proyecto de matrimonio igualitario que establece la legalidad en el enlace conyugal a personas del mismo sexo, tiene medio camino legislativo recorrido y anoche mismo pasó al Senado para su sanción; algo de lo que nadie duda en virtud de los apoyos partidarios que la iniciativa recogió ayer.

El proyecto demandó una larguísima sesión en la que muy pocos legisladores aludieron al articulado. En su lugar se habló mayormente sobre temas filosóficos y sociales vinculados a la homosexualidad y a la discriminación.

Durante el debate, el Frente Amplio resolvió modificar un artículo del proyecto que sumaba cuestionamientos desde la oposición. Es la redacción que establecía modificaciones a varios artículos del Código Civil. Una de esos sustitutivos señalaba que los hijos adoptados por los cónyuges homosexuales no podían conocer a sus progenitores biológicos. El oficialismo aceptó las críticas a este inciso y dispuso que los hijos podrán sí conocer su origen siempre y cuando hayan nacido fruto del embarazo de una mujer. Seguirán ignorando su origen si el hijo haya sido fruto de la fecundación in vitro.

Los legisladores fueron seguidos muy de cerca por un público que desde primeras horas se asentó en las barras y, en ocasiones, desde allí reprobaron o aprobaron lo manifestado por algunos legisladores. Estas manifestaciones, que son prohibidas según el reglamento de la cámara baja, fueron sin embargo toleradas por los presidentes de la sesión que se fueron rotando a lo largo de la jornada.

Las intervenciones de los representantes no se diferenciaban sustancialmente como ocurre en otros debates. Blancos, colorados y frentistas que apoyan la ley argumentaban de manera similar sobre el porqué es imprescindible que en el ordenamiento jurídico se contemple el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Sin embargo, hubo momentos particulares.

El diputado de Rocha por el MPP, Aníbal Pereyra, se robó todos los aplausos del público desde las barras tras leer una carta que fuera dada a conocer en el Senado argentino cuando en el año 2010 allí también se aprobaba una ley similar.

Sebastián Sabini sentenció que la ley “nos dará más libertad y más igualdad” y Susana Pereyra que el matrimonio igualitario “tiene que ver con los derechos humanos”.

El socialista Nicolás Nuñez informó que Uruguay es el país número 12 en el mundo que aceptará el matrimonio homosexual, y Jorge Orrico subrayó que el matrimonio es una “creación humana” y que como tal se “va modificando en el tiempo”. Orrico confesó no estar de acuerdo con el régimen que se le ha dado al orden de los apellidos por el cual se aceptaba la posibilidad de colocar primero el de la madre, pero que igualmente lo votaba “por disciplina partidaria”.

“Soy Valeria, lesbiana, y orgullosa de serlo”

El diputado colorado Fernando Amado fue uno de esa bancada que más aceptación recogió desde las barras, a tal punto que también fue aplaudido efusivamente tras culminar su intervención.

Señaló que venía a votar afirmativamente el proyecto “sin presión de ningún lobby, ni conspiración freudomarxista, ni conspiración rosada”. Destacó que “la base de la sociedad es la familia, pero la base de la familia es el amor”, subrayando que “el matrimonio para todos es la verdadera igualdad. Este paso es absolutamente fantástico”.

Amado dijo que en Uruguay la discriminación a la homosexualidad “goza de buena salud” porque “se discrimina en el deporte, en la política. Yo me pregunto: ¿no es raro que acá en el Parlamento no haya homosexuales? ¡Claro que los hay!”, sostuvo.

Valeria Rubino, diputada suplente de Carlos Gamou, pidió la palabra y gritó: “Soy Valeria, lesbiana y orgullosa de serlo”.