Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios María Auxiliadora, una dama de primera [menciona Boletín Salesiano]

LA REPÚBLICA |
https://www.republica.com.uy/maria-auxiliadora-una-dama-de-primera-id722082/

Esposa, abuela y madre, comprometida con las causas sociales y apegada a sus plantas y a su religión, así se puede describir a la mujer María Auxiliadora Delgado San Martín, esos eran sus nombres y apellidos de nacimiento, que luego, tras casarse con el actual Presidente de la República, dejó el San Martín y pasó a ser de Vázquez.

Fue una mujer que a lo largo de sus 82 años, hizo gala de su herencia moral y espiritual que provino de sus padres, destacan desde el Boletín Salesiano, que fue de las pocas publicaciones que logró entrevistarla –hecho que sucedió en marzo de 2016- ya que ella hacía gala de su total bajo perfil, del cual emergía tan sólo para ayudar a los más pequeños a través de su madrinazgo del programa de Salud bucal para escolares, que hoy depende de ASSE, o para demostrar su fe católica o en algunos contadas con los dedos eventos oficiales en los que acompañaba a su esposo o para llevarle una taza de chocolate caliente en las gélidas noches de invierno a las personas que están en situación de calle.

Sin embargo, fuentes cercanas a la familia contaron a LA REPÚBLICA que Tabaré Vázquez no salía de su casa sin que ella le eligiera la ropa que se iba a poner para determinada ocasión y que incluso era ella quien le compraba la ropa, detalles de una vida en la cual el acompañarse, después de más de 50 años de casados, era algo fundamental, y donde no corría la vieja frase, sino la actual, de que al lado de un gran hombre, iba una gran mujer, más allá de que ella prefería no estar delante de las luminarias.

Esta mujer, que era la más chica de 11 hermanos, que creció con esfuerzos compartidos en el seno de una familia trabajadora, junto a su esposo, criaron 4 hijos (tres biológicos y uno de corazón) y más de una decena de nietos.
“Esposa, abuela y madre” así se consideraba cuando fue entrevistada en el Boletín Salesiano por la editora jefa del Boletín Salesiano, Adriana Porteiro, ya hace más de 3 años, en su casa de la calla Buschental, en el Prado montevideano, no muy lejos de donde se crió, desarrolló y conoció a su compañero de la vida, ya que esto último sucedió en una kermesse del colegio La Divina Providencia de La Teja, allá por 1956.

De las pocas veces que habló de algún tema en público, y en especial sobre su marido, en esta entrevista destacó la “capacidad de trabajo impresionante y que nunca va a criticar gratuitamente a nadie ni a ningún compañero”.