Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Maduro no perdona a Almagro y lo emplaza (Se cita al Papa Francisco)

EL PAÍS |

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, criticó fuerte a la OEA (Organización de Estados Americanos) y pidió a sus colegas de EE.UU, Barack Obama, y Colombia, Juan Manuel Santos, apuntalar el plan de salud visual de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), y reveló que está a la espera de que el papa Francisco haga lo propio.

“Le he propuesto al papa Francisco, y le propongo a Obama también (…), ahora que ha dado pasos importantes de respeto a nuestra hermana Cuba, y mientras levanta el bloqueo y regresa Guantánamo”, fortalecer la “Misión Milagro”, dijo y aseguró que en diez años ese plan de salud ha operado gratuitamente a cuatro millones de personas.

Con el apoyo de Colombia, EE.UU. y del Vaticano el plan de la ALBA se fortalecería y podría “ir a sanar y devolverle la vista a otros cuatro, seis o siete millones de hombres y mujeres que están esperando en América Latina y en el Caribe”, dijo en un acto televisado.

Maduro reveló que personalmente se lo pidió al papa en una visita que hizo al Vaticano hace unos meses, ante cuyo Estado formalizó la propuesta de manera escrita.

Almagro en la mira.
Maduro se preguntó luego si el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, ha previsto hacer algo similar tras sostener que al asumir el cargo en mayo pasado dijo que iba a cambiar el rol del ente continental.

Sin comentar el anuncio del dos veces candidato presidencial opositor venezolano, Henrique Capriles, al que acusa de tener “planes de violencia conspiradora”, y que fue recibido ayer por Almagro, Maduro pidió que se le pregunte telefónicamente “si va a trabajar para América Latina y el Caribe o para Washington”.

“Aquí no se puede estar bien con dios y con aquello. O se está con los pueblos o se está con el imperio. Así de sencillo. Díganselo a Almagro de parte mía”, pidió a funcionarios presentes en el acto.

“Es importante aclarar” si Almagro “va a impulsar la democracia, el respeto a los pueblos y a condenar las conspiraciones o va a seguir el mismo jueguito (…), la misma línea intervencionista de la derecha y de (el chileno José Miguel) Insulza”, su antecesor al frente de la OEA, agregó el gobernante venezolano.

“La OEA tiene 67 años de creada y no sirve para nada. La OEA lo que ha hecho es aprobar invasiones, golpes de Estado” y en su secretaría general “hay un maleficio” que convierte a esa instancia en “una guarida de conspiración contra los procesos progresistas nobles, revolucionarios y auténticamente populares”, remató.

Sin aludir al encuentro con Almagro, que Capriles dijo que es para pedir que la OEA envíe observadores electorales a los comicios parlamentarios de diciembre próximo, Maduro sostuvo que la oposición “no ganará al pueblo” en las urnas aunque utilice “indebidamente” los problemas de la inseguridad ciudadana. El mandatario reveló en el mismo acto transmitido por la televisión estatal que la llamada Operación Liberación y Protección del Pueblo (OLP) contra la delincuencia, en marcha desde inicios de mes en Caracas y otras zonas céntricas, logró hoy la captura de veinte extranjeros y adelantó que “no los vamos a deportar”.

“Todos los involucrados en paramilitarismo, narcotráfico, trata de blancas, bachaquerismo (contrabando de productos de consumo masivo) irán presos y bien presos a unas cárceles bien seguras y muy severas que yo estoy montando en el centro del país; son cárceles especiales para la OLP”, subrayó.

Miranda “es el estado donde se han hecho más operativos OLP y ¿saben por qué? Porque el gobernador de este estado (Capriles), tengo las pruebas, es el articulador de las bandas criminales para atacar y afectar al pueblo y tratar de crear el caos”, insistió Maduro.

Visita de senadores.
Un fuerte llamado fue hecho por el grupo de legisladores de varios países que visitó Caracas la semana pasada, con el propósito de entrevistarse con el líder opositor preso, Leopoldo López, lo que les fue impedido.

La “Declaración de Caracas”, firmada por senadores de España, Perú y Uruguay, cuestionó la inhabilitación de candidatos para las elecciones legislativas de diciembre, pidió la liberación de los presos políticos, exhortó a las autoridades electorales a implementar condiciones justas y transparentes al proceso, y pidió la aceptación de observadores internacionales. Sobre la visita de los legisladores españoles, Maduro la tachó de “vomitiva”.

Capriles insistió en envío de observadores

El dos veces candidato presidencial de la oposición venezolana Henrique Capriles criticó ayer las “indefendibles” posiciones del gobierno de Nicolás Maduro y pidió a la OEA el envío de observadores a las elecciones legislativas de diciembre, con el fin de garantizar su “transparencia”. “Las posiciones del Gobierno son indefendibles, por eso está encerrado, no quiere que vaya la OEA (…) El gobierno debería ser el primer interesado para garantizar que sean los venezolanos quienes decidan el futuro del país”, aseguró Capriles tras reunirse con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en Washington.

Durante el encuentro, de dos horas de duración, Capriles indicó que había ilustrado a Almagro sobre la “situación explosiva” que vive actualmente Venezuela, con una elevada inflación y problemas de desabastecimiento. El opositor venezolano señaló que hay tiempo hasta “finales de septiembre” para que se establezca una misión de observación, ya que “no se puede dar dos días antes”. “¿Por qué dar una negativa? Nada ayuda a la resolución de la crisis socioeconómica que sufre el país”, recalcó. Capriles cuestionó, asimismo, la inhabilitación de candidatos que ya alcanza a tres opositores. EFE

España expresó su malestar

La Cancillería española convocó ayer al embajador de Venezuela en España, Mario Isea, para trasladarle “el rechazo y el malestar” del Gobierno de Madrid por los “inaceptables insultos” al presidente Mariano Rajoy, del presidente Nicolás Maduro, quien le llamó “sicario”. “El Gobierno español lamenta que el presidente de la República Bolivariana de Venezuela recurra reiteradamente a afirmaciones irrespetuosas que en nada ayudan a mejorar la relación”, afirmó Exteriores.