Iglesia al día

" “Dios tuvo un sueño para San José… le has preguntado ¿qué sueño tiene para ti?” "
Mes vocacional 2021

La Iglesia en los medios Lugares “supercontagiadores” de COVID-19: estudio definió cuáles son los de mayor riesgo [mencionan a iglesias]

EL PAIS |

https://www.elpais.com.uy/informacion/salud/sitios-cerrados-concurridos-ventilacion-lugares-mayor-riesgo-contagio.html

Un informe de la revista Nature los definió como “supercontagiadores” y son aquellos en los que no se pueden seguir las recomendaciones de prevención.

Los infectólogos y las autoridades sanitarias de varias partes del mundo lo repiten como un credo: distanciamiento físico sostenido, evitar los lugares cerrados, usar tapabocas y mantener los ambientes ventilados. Esas recomendaciones son las que, por el momento, han resultado más efectivas en el combate mundial de la pandemia de coronavirus.

Es precisamente en base a esas recomendaciones que hay actividades y lugares que pueden ser más riesgosos, es decir que generan más exposición al virus y por ende al contagio. Al contrario, también hay ciertas actividades que por sus características se pueden realizar sin tener tanta exposición. Fue precisamente sobre esta temática que la revista Nature realizó un informe en el que menciona los lugares denominados “supercontagiadores”.

Para realizar el informe, los científicos evaluaron los riesgos en base a las reaperturas de cada sitio tomando en cuenta redes de movilidad derivadas de datos de teléfonos celulares que mapearon los movimientos por hora de 98 millones de personas en Estados Unidos.

Restaurantes, bares, templos religiosos y gimnasios, por ejemplo, son algunos de los más frecuentados para realizar actividades sociales y por tanto son en los que hay mayor exposición al virus, sostienen. Con el paso de los meses, las personas salen con mayor frecuencia y estos lugares son los que tienen mayor convocatoria.

En esa misma línea, tiempo atrás la Asociación Médica de Texas emitió una recomendación “semáforo” para indicar cuáles son las actividades más seguras de realizar y cuáles, en cambio, son los sitios “supercontagiadores”.

En base a esta escala los bares, estadios, conciertos, gimnasios o bufetes son los lugares donde el riesgo de contagio es muy alto. Esto se debe a sus características: se trata principalmente de lugares cerrados que además tienen alta convocatoria, lo que lleva a que se eleve el número de contactos.

En la punta contraria y en base a esta misma escala, ir a buscar comida para llevar, jugar al tenis o realizar otro tipo de actividades individuales al aire libre implican un bajo riesgo de contagio, ya que al tratarse de lugares abiertos que permiten mantener la distancia, las posibilidades de que una persona resulte infectada disminuyen.

Durante todas las conferencias de prensa que ha realizado, el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), solicitó el compromiso de las personas para ayudar a controlar el virus. Esto implica evitar al máximo las actividades que no tienen protocolos aceptados y modificar algunas rutinas.

“Es mejor hacer ese asado en un parque, estilo picnic, que en una barbacoa cerrada. Es mejor que cada comensal tenga su plato individual o un choripán a que todos piquen de la misma tabla”, explicó a El País la matemática María Inés Fariello.

El tiempo de exposición también es clave ya que cuánto más tiempo se pase con una persona, más altas son las probabilidades de que se transmitan el virus en caso de tenerlo. Es por esto, explicó Fariello, que “es mejor que (las reuniones) duren poco”.

“Es mejor moverse caminando o en bici que en un ómnibus abarrotado, y que, si ese fin de semana ya hice el asado con un grupo de amigos, no me junte a las dos horas con otro grupo y al día siguiente con otro más”.

Mantener las denominadas “burbujas” también es un punto clave. Esto es evitar estar en contacto con diferentes grupos sociales y, en cambio, intentar tener un grupo establecido de personas con las cuales realizar actividades. “Pasamos de la cero actividad social a la hiperactividad social, tenemos que buscar un camino razonable”, expresó el ministro de Salud Daniel Salinas durante una visita a Cerro Largo.

Por otra parte, el grado cinco de infectología, Julio Medina, dijo a El País que, antes de ir a un lugar hay que responderse muchas preguntas, cómo cuánta gente hay allí, cuán probable es que se pueda cumplir con las medidas de distanciamiento social y si el sitio es interior o exterior.

“Si hay zonas demasiado concurridas, si el espacio es muy reducido o si hay un contacto demasiado cercano que implica terminar cara a cara”, lo mejor sería evitarlas o pensar una manera de modificarlas para reducir el riesgo.