Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Los tres saludos entre Martínez y Lacalle Pou en la noche previa al debate [menciona al P. Julio Fernández sj.]

EL OBSERVADOR |
https://www.elobservador.com.uy/nota/los-tres-saludos-entre-martinez-y-lacalle-pou-en-la-noche-previa-al-debate-2019111222830

Los presidenciables se vieron las caras en el 81 aniversario de La Noche de los Cristales Rotos.

Se estrecharon brevemente la mano y se dijeron casi al unísono, uno en tono de pregunta y otro de respuesta, el cotidiano “todo bien”. Con todos los ashes a su alrededor, un nuevo encuentro entre Luis Lacalle Pou y Daniel Martínez ocurrió en la noche de este martes al borde del escenario de la sede de la Nueva Congregación Israelita a 24 horas del debate presidencial previo al balotaje.

Los candidatos llegaron al edificio ubicado en la calle Cipriano Payan, en Pocitos, casi al mismo tiempo -Martínez lo hizo unos minutos antes-, invitados sobre las 20 horas para participar del 81 aniversario de La Noche de los Cristales Rotos, en conmemoración del 9 de noviembre de 1938 en que los nazis asaltaron y quemaron negocios y viviendas de judíos, asesinaron a 91 personas y fueron conducidas 30.000 personas a los campos de concentración.

Martinez y Lacalle Pou -ambos de traje negro- se saludaron y se sentaron, separados por dos asientos que fueron ocupados por Laura Motta -esposa del candidato oficialista- y Julio Fernández Techera, rector de la Universidad Católica del Uruguay, quien tuvo a su cargo una reflexión final sobre el Holocausto.

La cita fue con gran parte del sistema político,y estuvieron presentes guras tanto del Frente Amplio como de los partidos de la oposición. A metros de Martínez se sentó Yamandú Orsi – intendente de Canelones y nuevo jefe de campaña del partido de gobierno-, más atrás estaba el presidente de la coalición de izquierdas, Javier Miranda, y el subsecretario de Economía -y uno de los asesores del candidato-, Pablo Ferreri, entre otros.

A metros de Lacalle Pou, también, estaban su compañera de fórmula, Beatriz Argimón, el excandidato colorado y actual senador electo, Ernesto Talvi, el expresidente Julio María Sanguinetti, así como Pablo Mieres y el exvicepresidente Luis Hierro López, entre otros.

Los candidatos, separados por entre cinco y siete puntos en intención de voto, según las últimas tres encuestas, volvieron a saludarse pocos minutos después, cuando fueron invitados a pasar al frente para encender la última vela de la menorá – un candelabro de siete brazos-, como es tradicional en esta conmemoración. Lo hicieron junto con Techera -que se situó entre los dos- y se estrecharon la mano por segunda vez. En esta oportunidad fue más breve aún, y se dedicaron un breve contacto visual.

La presencia de ambos fue agradecida sobre el final del evento por el director de la organización judía B’nai B’rith para América Latina, Eduardo Kohn, quien remarcó que eso transmitía un “enorme mensaje”.

Ante la consulta de El Observador, Martínez dijo que estaba “muy bien” para este miércoles.

Cuando la ceremonia nalizó y comenzó el tumulto de saludos, los candidatos volvieron a cruzarse. Con todas las cámaras próximas a ellos, mientras Martínez saludaba a Talvi, Lacalle Pou pasó por al lado de su competidor y le palmeó la espalda. “Nos vemos mañana”, le dijo a la pasada el candidato blanco y se fue.

“La foto está”

Consultado por El Observador, Mieres se contradijo y armó que “nunca hubo una oposición” de su parte a sacarse una foto junto con los lideres del resto de los partidos políticos que integrarán la eventual coalición “multicolor” sí Lacalle Pou obtiene la presidencia.

Antes de que la foto fuera un hecho este domingo en un acto en Punta Gorda, Mieres había dicho que no estaba dispuesto a que eso ocurriera porque no le “resultaba cómoda una foto de familia”. Su mayor reparo siempre fue con Guido Manini Ríos, de quien se ha desmarcado en más de una oportunidad durante la campaña.

“La foto ocurrió simplemente por la naturalidad de los hechos”, dijo ahora a El Observador. “Fue una sugerencia de ese momento. Ahora la foto está”, agregó.