Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

Noticeu Los sacerdotes Hebert Pochelú y Ernesto Diano nombrados por el Papa “Misioneros de la Misericordia”

pochelu_diano_im

El Papa Francisco nombró a los sacerdotes Hebert Pochelú, de la Diócesis de Tacuarembó y Ernesto Diano, de la Arquidiócesis de Montevideo, “Misioneros de la misericordia”, junto a 1000 sacerdotes de todo el mundo a los que les confía “el mandato de anunciar la belleza de la misericordia de Dios, y de ser confesores humildes y pacientes, capaces de dispensar un gran perdón a cuantos se acercan a la Confesión”, conforme lo explicado días atrás por Monseñor Rino Fisichella, Presidente del Consejo Pontificio para la Nueva Evangelización.

Este miércoles de Ceniza, fueron enviados por el Papa estos sacerdotes que reciben el encargo de ser, en sus propias iglesias, testigos privilegiados del carácter extraordinario del evento jubilar.

Los Misioneros serán invitados por los obispos diocesanos a acudir a sus respectivas diócesis, con el fin de animar las misiones populares o iniciativas específicas relacionadas con el Jubileo, haciendo especial referencia a la celebración del Sacramento de la Reconciliación. El Santo Padre, de hecho, les otorgará la autoridad para perdonar también los pecados reservados a la Sede Apostólica. En este sentido, la Santa Sede ha precisado al respecto que si bien todos los sacerdotes pueden perdonar el pecado del aborto en este Año Santo (y en Uruguay, desde hace más de 50 años lo tienen permitido), los misioneros de la misericordia podrán perdonar, asimismo, cuatro pecados graves cuyo perdón está reservado a la Sede Apostólica: la profanación de las especies (hostias y vino consagrado) de la Eucaristía robándolas o guardándolas para algún propósito sacrílego; el uso de la fuerza física contra el Romano Pontífice; la absolución de un cómplice en un pecado contra el sexto mandamiento (por ejemplo si un sacerdote tiene relaciones sexuales con una mujer o con otro hombre, luego lo confiesa y lo absuelve de ese pecado); y la violación del secreto de confesión.

Todos los Misioneros han recibido el permiso de sus respectivos obispos o Superiores religiosos y estarán ahora a disposición de cuantos querrán solicitar su presencia a lo largo de todo el período jubilar y sobre todo durante la Cuaresma.

EL PADRE DIANO CONCELEBRO CON EL PAPA

El P. Diano concelebró la Misa del Miércoles de Ceniza junto al Papa y unos 1.048 misioneros. El Párroco de la Parroquia del Cordón calificó el acontecimiento como ”una impresionante experiencia de Iglesia” y confesó que haber sido elegido por el Papa “te sacude mucho por dentro”. Destacó como un desafío “el anuncio oportuno de la misericordia que Dios está dispuesto a dispensarnos”, al tiempo que animó a los uruguayos y uruguayas a ir al encuentro de Dios que aguarda “con los brazos abiertos”.

MONS. BONINO ANUNCIARA NOMBRAMIENTO DE POCHELU  EL SABADO 13

El Pbro. Pochelú realiza su ministerio en las parroquias de Tranqueras y Minas de Corrales. En el mes de enero tenía agendados campamentos y en esta actividad se encontraba cuando recibió el anuncio de haber sido elegido por el Papa para ser Misieonero de la Misericordia, por lo que no pudo participar en la celebración de envío en Roma.  El sábado 13, el Obispo de Tacuarembó, Mons. Julio Bonino, en ocasión de dar apertura a la Puerta de la Misericordia en la Parroquia de Rivera  anunciará publicamente la designación de Pochelú .

ENCUENTRO DEL PAPA CON LOS MISIONEROS DE LA MISERICORDIA

“Un misionero de la misericordia lleva sobre sus espaldas al pecador, lo consuela con la fuerza de la compasión”, lo dijo el Papa Francisco en su discurso durante el Encuentro con los Misioneros de la Misericordia, a quienes recibió el martes en el Vaticano.

Precisamente, dándoles el mandato de ser Misioneros de la Misericordia, Francisco les recordó que este es “un signo especial que caracteriza el Jubileo”, y permite en todas las Iglesias locales vivir el misterio insondable de la misericordia del Padre. “Ser Misionero de la Misericordia, dijo, es una responsabilidad que les es confiada, porque les pide ser en primera persona testimonios de la cercanía de Dios y de su modo de amar”.

El Obispo de Roma les recordó más adelante que en este ministerio están llamados a expresar la maternidad de la Iglesia. “La Iglesia es Madre porque genera siempre nuevos hijos en la fe; la Iglesia es Madre porque nutre la fe; y la Iglesia es Madre también porque ofrece el perdón de Dios, regenerando a una nueva vida, fruto de la conversión”. “No podemos correr el riesgo que un penitente no perciba la presencia materna de la Iglesia que lo acoge y lo ama”, constató el Papa, añadiendo que “si faltase esta percepción, a causa de nuestra rigidez, sería un grave daño en primer lugar para la misma fe, porque impediría al penitente verse incluído en el Cuerpo de Cristo”.

Alentándolos y bendiciéndolos, el Santro Padre manifestó acompañarlos en esta aventura misionera, dándoles como ejemplo dos santos ministros del perdón de Dios, san Leopoldo Mandic y san Pio da Pietrelcina, “junto a tantos otros santos sacerdotes que en su vida han testimoniado la misericordia de Dios”. (Tomado de www.news.va)