Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu Los restos del P. Blánquez SJ descansan en la que fuera su última Parroquia

 
“Bienvenido a nuestra casa, Padre Eugenio”. Así decía la invitación de la Parroquia Jesús Buen Pastor para este domingo, acompañada por una foto del sacerdote en la que aparece sentado, en actitud de serena contemplación, en medio de un paisaje de campo, celebrando la Eucaristía en alguna de las comunidades de campaña por las que tanto se sintió movido en la que fue su última parroquia.

“La gente necesita conocer a Jesús y enamorarse de Él” solía repetir el P. Eugenio, y esas palabras encabezan la tarjeta. Llevar Jesús a la gente, llevar la gente a Jesús: ahí estaba el centro de sus desvelos. Y fue precisamente en el acto de llevar a Jesús Eucaristia a un enfermo que lo sorprendió la muerte. Como lo expresa el representante del Provincial Jesuita, el P. Marcelo Coppetti, en una carta enviada para la ocasión,  “murió con las botas puestas”.

Pasaron cuatro años de todo esto. La comunidad de Buen Pastor expresó al Obispo el deseo de que los restos del P. Eugenio, que habían sido sepultados en Montevideo, volvieran a su parroquia. Muchas de las iglesias y capillas de la Diócesis de Melo guardan los restos de buenos y entregados sacerdotes que sirvieron con amor a sus comunidades. Mons. Heriberto  Bodeant solicitó la autorización de los Padres Jesuitas, que fue concedida con agrada y él mismo gestionó y, con la ayuda de Álvaro, el ecónomo diocesano, realizó el traslado desde Montevideo a Melo. Hasta el domingo 19 de agosto, la urna reposó en la capilla del Obispado.

“Queremos que esta bienvenida sea una fiesta”, dijo hace días a COMUNIÓN la Hna. Stella, de las Hnas. Doroteas, expresando el sentir de la comunidad. “Vamos a llevar la urna desde la Capilla Santa Teresita hasta la parroquia con banderas de España y Uruguay. Además, es el Día de la Catequesis, de modo que los niños tienen que tener un lugar importante”. Y así fue. El día acompañó magníficamente. Mons. Roberto presidió la Eucaristía (el Obispo se encuentra en Chile, debido a un compromiso como Coordinador Pastoral de la CEU) y la comunidad del Buen Pastor vivió su fiesta, haciendo de ella un testimonio de cariño a su pastor, aquel que les acercó a Jesús para que pudieran “enamorarse de Él”.