Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Los liceos privados invierten casi el doble que ANEP por cada alumno

EL OBSERVADOR |

Presupuesto. Diputado del MPP advierte que la brecha enciende “varias luces amarillas”

Un artículo publicado por el legislador Sebastián Sabini del MPP en el mensuario oficial del sector liderado por el expresidente José Mujica (2010-2015), señaló que los liceos privados invierten en sus alumnos casi el doble de lo destinado en la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) para cada estudiante del mismo tramo. El presidente de la comisión de Educación y Cultura de Diputados y profesor de Historia utilizó datos disponibles entre 2004 y 2012 en reclamo de más presupuesto para la enseñanza, porque a su entender esas diferencias entre el gasto del Estado y los colegios encienden “varias luces amarillas” en el corto plazo, sobre todo en Secundaria.

Aunque el relevamiento muestra que durante los gobiernos del Frente Amplio (salvo en 2010 y 2012) se redujo la brecha entre lo que invierte por alumno el sistema público y el privado, en el último año tomado para el artículo (2012), la diferencia de dinero entre cada sector era casi duplicada. Ese año el Estado invirtió por estudiante el 54% de lo que destinó el sector privado. En números, los colegios destinaron $ 95.663 y el Estado $ 51.960, según un cuadro presentado por Sabini.

En 2004 la inversión en educación media –que incluye a Secundaria y UTU– era de $ 67.667 y $ 25.206 respectivamente (63% menos por parte del Estado) y en 2006, tras el primer Presupuesto del actual partido de gobierno, de $ 73.734 y $ 28.495 (61% menos en el sector público).

En el sistema escolar la inversión de los privados también es superior a la de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), aunque la brecha se redujo de tal forma en comparación con años anteriores, que en 2012 fue de solo 15% menos en el sector público. Ese año los colegios invirtieron $ 56.940 por estudiante y el Estado $ 48.111. Sabini destaca la mayor cobertura del sistema educativo y el crecimiento salarial de los docentes, pero advierte que si ambas se interrumpen “la pauperización del sistema educativo es inminente”. En ese sentido también afirmó que “más allá de la prudencia” que imparte el Ministerio de Economía “es posible seguir aumentando el gasto público” en el próximo Presupuesto.

Según el dirigente, para eso es necesario también ampliar el dinero para infraestructura, con el objetivo de construir más salones y así reducir la cantidad de alumnos por docente. En tal sentido sostuvo que en 10 años la matrícula de la enseñanza media aumentó en 30 mil estudiantes.

“No solo se trata de que el sector público recibe a los estudiantes de sectores más desfavorecidos, sino que invertimos mucho menos como sociedad en la educación de esos jóvenes; las diferencias, lógicamente, se profundizan”, afirmó en la publicación Participando.

“En la educación media la diferencia entre la inversión en un estudiante privado y en uno que va a la educación pública es de casi el doble; esto debe llamarnos profundamente a la reflexión en cuanto a aquellos que piensan que no es necesario invertir más en educación. Es una cuestión de calidad democrática, de acceso al conocimiento general y técnico, a la cultura, y por supuesto de asegurar los derechos de los jóvenes y adultos al acceso a la educación como bien público”, sostuvo.

Lo que dice el programa

El presidente Tabaré Vázquez se comprometió en el primer acto de la campaña electoral, el 24 de enero de 2014 en el balneario San Luis, en Canelones, a destinar a la educación un presupuesto equivalente al 6% del Producto Interno Bruto (PIB), un punto que en el programa de gobierno oficialista es mencionado como una aspiración. Eso se debió a una puja de bloques en el último Congreso del Frente Amplio del 2013, donde el ala mujiquista pretendía que se fijara la cifra de 6% del PIB desde el comienzo del período, y astoristas y socialistas buscaban evitar poner un número. La fórmula intermedia fue dejar en negro sobre blanco que “se puede exigir presupuestalmente ir hacia el 6% del PIB”. l