Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Los “chalecos amarillos” de Dios

ALETEIA |
https://es.aleteia.org/2019/05/03/los-chalecos-amarillos-de-dios/

Mi casa, tu casa…. “Casa de Todos”. La Iglesia en Uruguay sale al encuentro de los más alejados.

Quizás la imagen no sorprenda mucho. Niños sonrientes y posando para la foto. Pero detrás de tanta alegría comienzan a aparecer los detalles. Uno de ellos, por ejemplo, la indumentaria: chalecos amarillos con la inscripción “Casa de Todos”.

Efectivamente, estos niños, al igual que la Iglesia en Montevideo, la capital de Uruguay, se encuentran en misión a través del “Programa Misionero Jacinto Vera” (primer obispo de Uruguay) y tienen un único propósito: salir al encuentro de los alejados.

Es por eso que desde el Domingo de Pascua las calles de Montevideo lucen con otro color. Pues “los chalecos amarillos de Dios” -un poco como contracara de un término que se ha popularizado a raíz de protestas y movilizaciones en París, Francia-  ya están en marcha golpeando puertas, acercándose a las personas en sitios públicos y viviendo un momento único de “reencuentro”.

Las imágenes hablan por sí solas, pues mientras algunos prefieren hacer lío con tambores, música y colores, otros generan una movida más personal, tal cual recuerda la propia Arquidiócesis de Montevideo.

Sin embargo, el espíritu es el mismo: “escuchar, hacerse prójimos y testimoniar”.

¡Bienvenidos!

Este 3 de mayo Montevideo celebra a San Felipe y Santiago, sus patronos. A ellos les ha sido encomendada la ciudad, la Iglesia y la Misión Casa de Todos. Y el desafío no es menor, puesto que Uruguay es el país más laico de América Latina (por estos días se recuerdan los 100 años de la separación de la Iglesia del Estado).

No en vano en este país la última Semana Santa se celebró hace 100 años, pues para el calendario oficial uruguayo se trata de la Semana de Turismo.

Pero en Uruguay la religiosidad está a flor de piel, pues si bien el número de los que se dicen católicos no llega al 50% (un porcentaje mucho menor el de los fieles practicantes), la mayoría afirma creer en Dios.  Y aquí está el trabajo y la tarea, salir a la calle, buscar a quienes se alejaron, salir al encuentro de quienes aún se preguntan por el sentido de sus vidas. La Iglesia de Montevideo está en misión. “¡Bienvenidos!” es el mensaje.  “Los chalecos amarillos” de Dios en Uruguay ya están en camino.