Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios “Llamativa objeción en masa” a ley de aborto

180.COM.UY |

El presidente de la Federación de Médicos del Interior (FEMI) dijo que es llamativo que en Salto, Paysandú y Tacuarembó los ginecólogos objetaron la ley que despenaliza el aborto en masa. El problema es grave porque en el 70% de los casos los especialistas que trabajan en el interior lo hacen en el ámbito público y en el privado. Esto dejaría sin ginecólogos a esos departamentos. Para la Junasa, el servicio se debe brindar y eso es responsabilidad del prestador.

En el decreto reglamentario de la interrupción voluntaria del embarazo se consagró la objeción la de conciencia para aquellos médicos que por convicciones personales no quieran hacer el procedimiento.

El presidente de la Junta Nacional de la Salud (Junasa), Luis Gallo, dijo a No toquen nada que la responsabilidad de contar con un ginecólogo correrá por cuenta de las instituciones. La Junasa y el Ministerio de Salud Pública no saben la cantidad de médicos que hasta ahora presentaron la objeción de conciencia, sólo controlará que las instituciones cumplan la ley 18.897.

“Nosotros lo que tenemos que hacer es garantizarle a las usuarias que todas las instituciones tendrán ginecólogos para realizar la interrupción voluntaria del embarazo. Por ejemplo, no todas las instituciones tienen tomografía computada o resonancia magnética pero si el usuario necesita esos estudios, la institución debe proporcionárselo. Esto es lo mismo”, afirmó Gallo.

En los departamentos de Salto, Paysandú y Tacuarembó se presentaron las objeciones de conciencia “en masa”, según un relevamiento de la Federación Médica del Interior (FEMI).

El problema es grave porque el 70% de los casos los especialistas que trabajan en el interior lo hacen en el ámbito público y en el privado. Esta objeción corre para ambos centros y eso genera un problema de atención, porque no hay médicos especialistas en ningún lado y las pacientes deben ser derivadas a centro fuera del departamento.

Edgardo Mier, presidente de la FEMI, dijo a No toquen nada que para ellos es llamativo que en algunos departamentos la objeción de conciencia fue presentada por todos o casi todos los ginecólogos. “Personalmente, me llama mucho la atención que la misma objeción de conciencia, la misma escala de valores, los mismos impedimentos morales y éticos abarquen a todos los especialistas del mismo lado y no pase lo mismo en otros lugares. Seguramente acá hay otro elemento en juego para tomar esa decisión”, explicó.

Para Mier la decisión de los ginecólogos está vinculada con la discusión por los cargos de alta dedicación, donde los médicos no están de acuerdo con la reformulación de la carrera médica que propone el gobierno, junto al SMU y las empresas.

Mier cree es que esto podría ser en represalia a eso. Según supo No toquen nada con fuentes del Sindicato Médico, el nuevo convenio tiene buena aceptación entre los profesionales del interior, algo que contradice la visión de Mier.

Esta tarde hay una reunión plenaria de la FEMI, donde se va a evaluar este tema y su presidente dijo que va a plantear su hipótesis. “Justamente se cruza en esta decisión un momento especial de la sociedad de ginecología del Uruguay, oponiéndose públicamente a los cargos de alta dedicación en la que están incluidos los ginecólogos, pero es una presunción personal y estas son afirmaciones estrictamente personales que las hago públicas porque siempre he sido muy frontal. No encuentro otra explicación a esto”, sostuvo.