Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Liceo privado gratuito recibió la bendición de actores del gobierno

EL PAÍS |

FUE INAUGURADO EL LICEO PROVIDENCIA CON PRESENCIA DE POLÍTICOS

El gobierno apoyó, a través de la presencia de jerarcas y del discurso del vicepresidente Danilo Astori, la inauguración del liceo público de gestión privada, Providencia. Representantes de la oposición esperan que estas iniciativas sigan surgiendo.

Daniel Sturla bendijo el Liceo Providencia en su acto de su inauguración. Foto: Leonardo Carreño

TEMAS

Pedro Bordaberry – Danilo Astori – Casabó – Liceo Providencia – Daniel Sturla – Inauguración del liceo Providencia

RELACIONADAS

VídeoUn liceo distinto

26 feb 2014

La reticencia que el oficialismo ha demostrado con respecto a iniciativas educativas gratuitas de gestión privada fue matizada por el apoyo que el gobierno exhibió ayer en la inauguración del liceo Providencia Papa Francisco, ubicado en Casabó y dirigido a jóvenes de bajos recursos. La institución comenzó a dictar sus cursos el pasado 17 de febrero con dos clases de 30 alumnos de primer año de ciclo básico.

El vicepresidente de la República, Danilo Astori, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker y el director de Educación, Luis Garibaldi, estuvieron presentes en la inauguración de este centro educativo.

Astori, quien pidió que lo esperaran para comenzar el acto porque se retrasó en la “despedida física” del artista Carlos Páez Vilaró, dio un discurso en el que expresó su respaldo indiscutible a emprendimientos educativos gratuitos de gestión privada.

Astori pidió que proyectos educativos de esa naturaleza “nos encuentren más allá de nuestras legítimas diferencias, todos del mismo lado, empujando en el mismo sentido, con la misma orientación”. Y esa guía, que el vicepresidente consideró que debe unir las fuerzas y orientar el trabajo de diversos actores, es un “proyecto nacional con muchos lineamientos fundamentales”.

Pero identificó un elemento insustituible: la apuesta a la calidad y a la excelencia como el “camino obligado de los países físicamente pequeños” como Uruguay pero “con mucho potencial, con mucho corazón, y con muchas ganas de salir adelante”.

Astori insistió en que el apoyo a estos emprendimientos tiene que trascender las particularidades de cada uno, y por lo tanto debe ser independiente de las ideologías.

Sus palabras enfrentan posturas dentro del propio Frente Amplio donde se ha cuestionado que liceos privados gratuitos en zonas carenciadas suplanten la gestión pública.

“Tenemos que gritar todos juntos los goles hacia un solo arco, el de la construcción, de la igualdad de derechos, de oportunidades, en un marco de libertad, democracia, participación y prosperidad”, advirtió Astori limando cualquier tipo de aspereza que podría haberse vinculado al oficialismo con respecto a los proyectos educativos gratuitos de gestión privada. Es que según Astori, emprendimientos como el Liceo Providencia le dan una posibilidad a los uruguayos de dar “un gran salto cultural, además de educativo”, que le permita a la sociedad reconocer la diversidad, convivir con ella y construir cercanías para definir un estilo de vida.

Una sola educación.

En diálogo con El País, el vicepresidente reafirmó su apoyo a este proyecto. Lejos de identificarlo como una amenaza a la educación pública, lo catalogó como un elemento más del sistema educativo y valoró su contribución. “Todo el sistema educativo, comenzando por la educación pública, por este tipo de experiencias, tiene que ser motivo de apoyo nacional”, señaló Astori y aclaró: “en realidad la educación es una sola, el sistema educativo es uno solo, el público y el privado, el formal y el informal, y tenemos que ser capaces de verlo así, como un sistema educativo que tiene diversos componentes, que cumplen distintas funciones, que se complementan y que, conjuntamente, potencian el resultado que pueden obtener”.

Según Astori, todos los aportes son bienvenidos en un área “absolutamente estratégica como la educación”. Si, además, estos proyectos incluyen un “aporte especial” para mejorar la inclusión social, “las virtudes se potencian y contribuyen a apuntalar los lineamientos más importantes de eso que llamamos proyecto nacional”, aclaró.

Más proyectos.

Además de contar con el apoyo oficialista, el acto de inauguración del Liceo Providencia contó con la presencia de diversos representantes de la oposición que expresaron que la cantidad de centros educativos públicos de gestión privada debe aumentar y, a diferencia de Astori, coincidieron en que responden a una carencia de la educación pública.

Según declaró el precandidato a la presidencia de la República por el Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, emprendimientos de estas características deben coexistir con la educación pública y la privada. “Nosotros nos tenemos que encargar, como gobernantes, de mejorar la educación pública”,

En este sentido, el senador Pedro Bordaberry, precandidato a la presidencia por el Partido Colorado, manifestó que espera que todos los partidos acompañen el proyecto de Ley que Vamos Uruguay presentó para promover los liceos públicos con gestión comunitaria para que “no haya un Providencia, un Impulso, que haya decenas y decenas” pues según Bordaberry, “es lo que necesitamos”.

Un punto con el que también coincide el precandidato del Partido Independiente, Pablo Mieres. Estas experiencias “son señales, como faros que indican un camino que hay que seguir y que es viable hacerlo también en la educación pública”, indicó.

Sturla valora formación integral

El futuro arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, también asistió a la inauguración del Liceo Providencia Papa Francisco. Al pasar al estrado para bendecir centro educativo, expresó su alegría de saber que “hay luces que se van encendiendo como el Jubilar y el Impulso”. De hecho, en declaraciones a El País, Sturla destacó el estímulo del Jubilar, que se ha multiplicado en el Liceo Impulso y en el Providencia, que demuestran “que cuando se quiere, se puede”. Observó que el mayor desafío de esta institución es que se encuentra en Casabó, un barrio con dificultades y carencias, lo cual implica que sus alumnos “viven situaciones más problemáticas”. Sin embargo, subrayó la importancia de que reciban una educación integral. Esto supone: “desde un buen aprendizaje en las distintas materias a una formación espiritual que les dé un sentido a la vida que llevan”. Para Sturla, esto es fundamental: “Se trata de formar el corazón, el alma, la persona, y, por lo tanto, la dimensión espiritual es básica”. Si bien considera que la fe cristiana es el fundamento y luego los estudiantes elegirán si seguir o no con ella, opinó que la formación espiritual puede encontrarse con la de un liceo laico que promueva valores humanos de la sociedad.