Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Ley de fertilidad costará millones y no se sabe cómo se financiará

EL OBSERVADOR |

Incógnita. Proyecto en debate contempla pago de subsidio estatal a mutualistas

La fertilización in vitro es uno de los tratamientos posibles.

Según estadísticas mundiales, alrededor del 15% de las parejas tienen problemas para concebir hijos por medios naturales. Si se ve la cantidad de mujeres en edad reproductiva en Uruguay según el censo, resulta que aproximadamente 6.000 parejas están hoy en esa situación.

El proyecto de ley que ayer aprobó la Cámara de Diputados -y pasó al Senado- establece que las instituciones de salud deberán ofrecer entre sus prestaciones obligatorias el diagnóstico y el tratamiento indicado a estas 6.000 parejas uruguayas.

Pero los costos de estas técnicas, que van de los US$ 600 en el caso de una inseminación artificial normal a los US$ 12 mil para una fecundación in vitro con especificidades, no correrán por cuenta de las mutualistas, o al menos no en su totalidad. El proyecto prevé que la reglamentación de la ley “deberá determinar en qué nivel y condiciones el Estado subsidiará tanto los estudios como el tratamiento y demás procedimientos”.

Aunque en principio hay suficiente consenso político como para aprobar, después de muchos años, el marco regulatorio de estas técnicas, en el Ministerio de Salud Pública (MSP) ni siquiera se ha discutido el tema en el gabinete de directores, y la financiación de la costosa norma se mantiene como una incógnita.

“La Junta (Nacional de Salud) no está ni trabajando ni pensando en esto”, reconoció Luis Gallo, presidente del órgano que administra los fondos del Sistema Nacional Integrado de Salud. “La financiación nos preocupa porque es muy costosa, pero estamos muy lejos de la reglamentación. Seguramente cuando se apruebe la ley nos convoquen a discutirlo”, dijo Gallo a El Observador.

De algún lado se deberán sacar fondos para financiar, por ejemplo, los costos de la demanda insatisfecha acumulada para fecundación in vitro solo en el Pereira Rossell y en el Hospital de Las Piedras. Allí hay 330 parejas en lista de espera. Sus tratamientos costarán en total US$ 3 millones. Alguna dependencia estatal deberá prever en su presupuesto el dinero necesario para financiar las 120 inseminaciones in vitro que se realizan anualmente solo en el Pereira Rossell, que hoy corren por cuenta de ASSE. Son al menos US$ 72 mil por año.

La ginecóloga Ana María Capurro, que trabaja en la clínica de infertilidad del Pereira, explicó que la mayoría de los problemas reproductivos se resuelven con técnicas de baja o mediana complejidad (tratamientos hormonales o de inducción de ovulación, relaciones sexuales dirigidas, endometriosis o inseminación artificial). La fecundación in vitro es un tratamiento menos demandado, pero que ahora tiene una lista de espera “de toda la vida”.

Entre diciembre de 2009 y agosto de 2010 funcionó en Las Piedras un plan piloto para realizar tratamientos de fertilidad, incluso fecundación in vitro. Las autoridades actuales del MSP lo suspendieron argumentando la ausencia de un marco regulatorio.

Al menos hoy hay tres instituciones que ofrecen tratamientos de baja y mediana complejidad (entre ellas ASSE). Son cuatro las clínicas privadas que realizan tratamientos de alta complejidad.

APUNTE

Discutirán también alquiler de vientres

El proyecto de ley que se aprobó en Diputados prohíbe el alquiler de vientres. Sin embargo, se espera que en el Senado se modifique ese aspecto. Según dijo ayer en el Parlamento Álvaro Vega (MPP), la intención es “que los parientes en determinada afinidad (madre o hermana en principio) puedan incubar en su vientre un hijo” de un familiar. Advirtió que no se incluye a los primos, y dijo: “No la compliquen más porque ya ha sido bastante complicado”.