Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Las pruebas PISA arrojan el peor resultado de su historia [de interés]

EL PAIS |

http://www.elpais.com.uy/informacion/pruebas-pisa-arrojan-peor-resultado.html

Representante de la OCDE confirmó nuevo golpe para la educación local.

Uruguay sacó los peores resultados de su historia en las pruebas PISA, según los datos aportados a El País por el responsable de la Dirección de Educación y Habilidades de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Andreas Schleicher.

“Los resultados son peores (a los de la edición anterior de PISA), pero no son los peores del ranking, porque hay muchos países con resultados más bajos que Uruguay. Hay cerca de 20 países que tienen puntajes más bajos. En América Latina, por ejemplo, están por debajo Brasil, Perú, México y Costa Rica”, añadió. Los otros países de la región que participan de la prueba son Argentina, Chile y Colombia.

Los resultados oficiales se conocerán en la mañana de hoy, en una conferencia de prensa que darán las autoridades del gobierno de la educación. Según supo El País, el evento contará con importantes ausencias, como la de la directora general de Secundaria, Celsa Puente, y el consejero Javier Landoni. El estudio hace foco en educación media.

Unos 6.000 estudiantes de 230 centros educativos de todo el país (132 liceos públicos, 38 liceos privados, 57 escuelas técnicas, tres escuelas con 7°, 8° y 9° rural) fueron los que se sometieron en agosto del año pasado a las pruebas PISA.

Los estudiantes, que debían haber nacido entre el 1° de mayo de 1999 y el 30 de abril de 2000, tuvieron que responder un cuestionario que si bien requiere de conocimientos en matemática, lectura y resolución colaborativa de problemas, en esta ocasión hizo foco en el área de las ciencias naturales —la anterior edición se centró en las matemáticas.

Fuentes de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) dijeron a El País que Uruguay obtuvo peores resultados que los de 2013 (que ya habían sido los menos favorables de su historia) en las tres disciplinas que son evaluadas por PISA: matemática, lectura y ciencias.

El traspié de Uruguay en PISA se viene notando desde hace años. En 2009 el país había logrado 427 puntos en promedio en matemática y en 2012 registró 409 puntos, ubicándose en el lugar 57 de una lista de 67 países evaluados.

Debido a que hay países a los que le fue peor en esta edición, Uruguay subiría algunos escalones en el ranking, pese a que sus estudiantes lograron peores calificaciones.

“Esperábamos mejores resultados de Uruguay”, reconoció Schleicher. Ya que el país “ha puesto muchos esfuerzos”. Y añadió: “Todavía no se lograron los niveles que se esperan”.

“El elevado nivel de repetición es claramente uno de los problemas de Uruguay, que muchos estudiantes tengan que repetir genera problemas. Es algo en lo que se deberían tomar medidas”, remarcó.

La repetición en 2015 en Secundaria fue de 26,8% de los estudiantes. En Primaria, en tanto, fue de un 5%.

Alerta.
Días atrás la OCDE, encargada de llevar adelante las pruebas PISA, presentó un informe muy crítico sobre Uruguay, donde remarcaba problemas de gobernanza en la educación, falta de transparencia y achacaba parte de las responsabilidades al “corporativismo” docente. Incluso llamaba a sacar a los maestros y profesores de los consejos.

El trabajo titulado Revisión de Recursos Educativos advierte que “las tasas de culminación de primer y segundo ciclo de educación media siguen siendo insatisfactorias”, y recalca que estas “aumentaron lentamente durante las últimas décadas en comparación con otros países de la región”.

También alerta sobre las limitaciones a las que se enfrenta la universalización de la educación media en materia de infraestructura, por sus “equipos limitados” y la “falta de titulación de los docentes”.

El documento hace un exhaustivo análisis sobre las causas que hacen que Uruguay no logre mejoras sustantivas a nivel educativo. Apunta sobre todo a la gobernanza de la educación. Manifiesta que “no está claro quién es el responsable de definir la política educativa y quién es, en definitiva, responsable de su implementación y los resultados del aprendizaje dentro del sistema”.

Diagnostica que “esto se produce por la ambigüedad de roles entre el Consejo Directivo Central de la ANEP y sus consejos desconcentrados”, en referencia a Primaria, Secundaria, UTU y Formación Docente.

“Las líneas de responsabilidad no están claras, existe falta de liderazgo en el sistema educativo en su conjunto y competencia entre los consejos de educación por sus recursos”, manifiesta la OCDE. El trabajo alerta, entre otras cosas, sobre los problemas que se generan por no poder transferir recursos de un desconcentrado a otro.

La OCDE propone “definir la entidad que se hará responsable del estado de la educación en Uruguay” y, en este sentido, llama a “reducir la duplicación innecesaria de esfuerzos”.

Sobre la participación de los docentes señala que “es conceptualmente debatible que un sistema de gobernanza educativa tenga entre sus administradores a representantes de un grupo que tenga evidentes intereses creados en el sistema. Dado el alto riesgo que implica este enfoque para la neutralidad del desarrollo de la política educativa, el equipo de revisión de la OCDE recomienda su suspensión”, señala. Los sindicatos salieron al cruce y defendieron su rol en el gobierno.

Tope a cantidad de días de clase.
Uno de los reclamos hechos por la OCDE en su último informe sobre Uruguay tiene que ver con la necesidad de ampliar la cantidad de días de clase. Si bien el promedio suele ser de 185 en Primaria y Secundaria, el año pasado, debido a la ola de paros, no se llegó a 170 en Montevideo. Sobre este tema, la subsecretaria del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), Edith Moraes, dijo a El País que esta es una realidad difícil de cambiar. “Ya se está trabajando en esto, lo que pasa es que hay una cultura de la sociedad que no se cambia de un día para el otro. La ANEP puede decir que las clases empiezan el primero de febrero, pero las familias no quieren. En Brasil se empieza el primero de febrero y no pasa nada. Acá eso va a llevar tiempo”, precisó.