Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Las peripecias de la mujer que se practicó el primer aborto legal en Maldonado

EL OBSERVADOR |

El primer aborto legal practicado en el departamento de Maldonado fue un calvario para la mujer que se lo practicó

El primer aborto legal, contemplado dentro de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) llevado a cabo en Maldonado fue un calvario para la mujer que se lo practicó.

Una nota publicada por La Diaria recoge las peripecias que una psicóloga de 30 años tuvo que pasar para que por medio de una intervención quirúrgica se practique el aborto cuando estaba al borde de las 12 semanas de embarazo.

Gabriela, como se la llama en la nota utilizando un nombre ficticio, se enteró que estaba embarazada de siete semanas antes de que entrara en vigencia la ley. Decidió comprar de forma clandestina Misprostol, lo usó para provocar el aborto pero no provocó el efecto esperado.

Cuando supo que todavía estaba embarazada la ley ya se había implementado, por esto, decidió ir al hospital de Pan de Azúcar. Gabriela dice que “desde el punto de vista legal y de procedimiento se me habilitó todo. Estuvo todo coordinado, rápido y bien resuelto, pero hubo cosas que realmente no estuvieron buenas”, le dijo a La Diaria. Y ejemplifica: “Cuando le dije al ginecólogo que había tomado Misoprostol y no había funcionado, largó una carcajada. Quedé helada. ¿Cuál es la gracia de todo esto? Dónde está el humor. Que se te ría en la cara cuando venís de fracasar en una decisión que no está buena, que en la noche anterior tuviste contracciones, querés que venga el dolor y terminar de una vez… Tuvo una actitud desubicada. El primer día me sacó llorando, no delante de él, cuando me fui. Yo estoy recontracontenida por todos lados, imaginate que agarre a una mujer que no lo esté”.

Luego de derivarla al equipo multidisciplinario y reunirse con una psicóloga y una asistente social, el ginecólogo le recetó Misoprostol, que una vez más no surtió el efecto esperado.

En ese momento, al borde de las doce semanas de embarazo, pidió que se resolviera el tema de forma urgente, “Le dije que no me iba sin que estuviera resuelto. Además tenía miedo, estaba triste, ya me lo había hecho dos veces”, dijo Gabriela y ante este planteo, el ginecólogo le dijo ‘te voy a dar el gusto’.

Finalmente, a la mañana siguiente en la ciudad de Maldonado, por medio de la intervención quirúrgica, se hizo el aborto. El doctor dice Gabriela “fue soberbio”; le dijo “no estás en condiciones de hacer valoraciones técnicas, ¿estudiaste medicina?”. Por otra parte, el radiólogo que le hizo la ecografía le preguntó si quería escuchar el “corazoncito”.

Gabriela dijo que “el sistema de salud en general fue violento (…) No está preparado el equipo técnico; cada operador dejó ver su opinión sobre el tema. En la ventanilla, una de las funcionarias me hizo caras y después comentarios a la otra. Diga que a mí no me importa, pero quizás a otra…”.

La coordinadora del Programa de Salud Sexual y Reproductiva, Leticia Rieppi, le dijo a La Diaria que la capacitación al personal es necesaria y que comenzará en febrero.