Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Las falsas feministas [opinión – menciona a la Iglesia]

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/opinion/ecos/falsas-feministas.html

Por CARLOS ASECAS

Llama la atención la forma en que se desarrollan las marchas de mujeres en defensa de sus legítimos derechos. No por el reclamo en sí, sino porque se utilizan las mismas con un trasfondo político.

Se ha podido observar en las mismas carteles en contra del capitalismo, el liberalismo, la derecha, la Iglesia, cuando eso en realidad no tiene nada que ver con el motivo real de su convocatoria.

Amparándose en las mismas y con sus caras tapadas, han aprovechado para efectuar actos vandálicos contra la Iglesia del Cordón. Esto no es algo aislado, sino que ya ha pasado en varias oportunidades, sin que las personas que organizan las mismas, tomen algún tipo de medida para evitarlo. Tampoco el Ministerio del Interior ha hecho nada al respecto, pues en la última marcha pudimos ver a seis policías parados en la puerta de la Iglesia, que cuando comenzó el lanzamiento de bombas de pintura debieron refugiarse en su interior. ¿Acaso Bonomi pensó que estos “personajes” se iban a asustar por la presencia de la policía?

Es sabido por todos, que la policía no impone respeto en ningún lado, no porque no pueda, sino porque no la dejan. La única forma que se la respete es aplicando tolerancia cero. Eso no sólo funcionaría acá, sino que funciona en todo el mundo. Nadie se pasa de la raya cuando sabe que se hace cumplir la ley y eso acá no ocurre.

Hemos escuchado declaraciones de algunas organizadoras de estas marchas y las mismas demuestran su actitud patotera que justifica la violencia para tratar de imponer sus ideas. Andrea Tuana, directora de la ONG El Paso, dijo que las bombas de pintura fueron hechos menores y que la actitud de la Iglesia de poner a la policía en la puerta era ridícula. Magdalena Bessonart, integrante del Colectivo Ovejas Negras, consideró que el vallado y la custodia eran una provocación. Florencia Anzalone, integrante de la Comisión Organizadora del evento, justificó lo sucedido como algo que puede pasar en una actividad de este tipo. El simple hecho de participar con las caras tapadas denota premeditación para cometer actos ilícitos y a su vez demuestra que son unas cobardes.

Estas declaraciones son ridículas, porque después de actos vandálicos que sucedieron en tres oportunidades y que incluso en la edición 2018 en la marcha por la Día Internacional de la Mujer, no sólo vandalizaron la Iglesia del Cordón, sino que también atacaron un kiosco en 18 y Ejido y la Sede del Mides.

Esto demuestra una clara ideología anarquista que se asemeja mucho a lo realizado en sus marchas por Plenaria, Memoria y Justicia liderada por Irma Leites, que hizo lo que quiso en su protesta contra el G20.

Uno ve estos hechos, que no son reprimidos por el gobierno y causa risa cuando declaran que hay que ser tolerantes y hacer política en forma civilizada, cuando ellos mismos están creando una grieta entres quienes son afines al gobierno y quienes no. Parece que agredir a la Iglesia se ha vuelto una costumbre y defenderla no es políticamente correcto. Incluso una senadora del Partido Nacional fue insultada porque participaba de la marcha. Obviamente te demuestra que si no sos de izquierda, no podes ir.
¿Acaso estas concentraciones no serán una nueva estrategia del Foro de San Pablo, para mediante reclamaciones válidas, esto sirva para que la izquierda capte a mujeres incrédulas con fines electorales?

Ninguna suposición puede descartarse, teniendo en cuenta que la plaga del progresismo en América Latina, por suerte se ha debilitado en forma considerable, quedando sólo Uruguay, Bolivia y Venezuela, al día de hoy.
Tengamos en cuenta que estos falsos amigos de los pobres, lo único que buscan es seguir llenándose los bolsillos, dejando a los pobres en su lugar, para que mantengan una esperanza y los voten y exprimiendo a los tontos que trabajamos y pagamos impuestos. Esta idea de mantener a los pobres en su lugar la aplicaba Hugo Chávez en Venezuela.