Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios La reina Isabel II volvió al Vaticano después de 14 años

EL OBSERVADOR |

Encuentro. Su primera reunión con el papa Francisco duró unos 20 minutos

Isabel II es la cabeza de la Iglesia anglicana, Francisco de la católica. AFP

Catorce años pasaron hasta que el día de ayer la reina británica Isabel II volvió a visitar el Vaticano y a reunirse con un pontífice. La monarca y el papa hablaron durante unos 20 minutos pero no abordaron temas políticos o diplomáticos, como en algún momento se especuló.

El encuentro fue en el aula Pablo VI, aledaña a la basílica de San Pedro del Vaticano, y la reina vestida de lila llegó 23 minutos tarde. Se disculpó ante Francisco explicando que el retraso se debía a que había mantenido “un almuerzo muy agradable con el presidente” Giorgio Napolitano. El papa la saludó con un “welcome”.

Los periodistas que estaban afuera de la sala donde se produjo el encuentro se sorprendieron cuando vieron salir a la reina. Es que recién habían pasado 20 minutos, cuando en general las reuniones de Francisco con otros líderes duran media hora como mínimo.

Los cardenales de la Secretaría de Estado de la Santa Sede no estuvieron presentes en la reunión entre las dos autoridades, el príncipe consorte Felipe y su intérprete. Este hecho y la corta duración del encuentro hizo concluir a los expertos que no se habló de las Malvinas, tema que atañe a británicos y argentinos y que está a flor de piel porque el martes se cumplió un nuevo aniversario del comienzo de la guerra en 1982.

En el tradicional intercambio de regalos también fue protagonista Jorge, hijo de Guillermo y Catalina, duques de Cambridge, que cumplirá su primer año en julio. Francisco les dio a sus bisabuelos una suerte de escultura cuya base es un disco de plata con la inscripción “A su alteza real, el príncipe Jorge de Cambridge”. Sobre ella hay una esfera de lapislázuli que representa al mundo y, arriba, una cruz en plata que representa la fe que prima sobre todas las cosas. “Es para el nene”, indicó el papa en español.

A Isabel II, Francisco le regaló un facsímil de un documento conservado en el Vaticano y con el que el papa Inocencio XI introdujo en 1679 el culto de San Eduardo “El Confesor”, rey de Inglaterra entre el año 1043 y el 1066, antepasado de la monarca y fundador de la abadía londinense de Westminster, donde fue enterrado. “¡Ah, entonces lo canonizaron!”, comentó Felipe.

Él recibió tres medallas del Pontificado, de oro, plata y bronce: “¡Es la única medalla de oro que he ganado!”, comentó entre risas.

Por su parte, la soberana le dio al papa una gran canasta que contenía productos ingleses: una botella de jugo de manzana, un tarro de miel recolectada en el palacio de Buckingham y una botella de whisky. Este último regalo suscitó la sorpresa del pontífice, un gesto al que la reina respondió explicando que el whisky había sido destilado en el castillo escocés de Balmoral. Además, ambos dieron al papa dos fotografías de ellos enmarcadas. (Agencias) l

Santo apóstol

El papa declaró santo al jesuita español José de Anchieta, conocido como el apóstol de Brasil, misionero del siglo XVI.

Una monarca y cuatro papas

Desde su coronación el 2 de junio de 1953, la soberana británica se ha reunido con cuatro pontífices, en la última ocasión en 2010, cuando Benedicto XVI visitó el Reino Unido. Antes de eso, Isabel II había viajado oficialmente al Vaticano en otras tres ocasiones: en 1961 se reunió con Juan XXIII, en 1980 mantuvo un encuentro con Juan Pablo II y lo mismo hizo en el año 2000.