Iglesia al día

" En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios (2 Co 5,20). "
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020

Noticeu La Nunciatura Apostólica celebró 7 años de pontificado del Papa Francisco

 

La Nunciatura Apostólica en Uruguay ofreció el viernes 13 de marzo una recepción para celebrar los 7 años de pontificado del Papa Francisco.

Los obispos, diversos sacerdotes, religiosos y religiosas, diáconos, seminaristas, laicos, diplomáticos, políticos y funcionarios del Gobierno se hicieron presentes para participar de esta celebración que tuvo lugar al mediodía en la sede de la Nunciatura, donde el Nuncio Apostólico Mons. Martin Krebs ofició de anfitrión.

Luego de entonar los himnos nacional y del Estado Vaticano, Mons. Krebs dio la bienvenida en “la casa del Papa” en Uruguay. “Una casa es símbolo de encuentro así como de seguridad y estabilidad”, dijo Mons. Krebs y acotó que “ en nuestros tiempos actuales, inseguros por causa del corona-virus, los encuentros directos entre personas en muchos lugares se hacen difíciles, y esto nos lleva a tomar conciencia una vez más de lo precioso que es el encuentro entre personas. Nadie lo sabe mejor que el Papa Francisco”.

En este sentido, subrayó la relevancia que el Papa Francisco asigna a los encuentros de índole religioso y político. “El Papa es ciudadano de dos mundos: el religioso y el político”, dijo Mons. Krebs al aludir a las visitas apostólicas que el Santo Padre ha efectuado a distintos países del mundo donde se evidencian “sus dos papeles”. En estas visitas, se desvela su “capacidad de comunicar“ en un “intercambio libre de prejuicios”, señaló el representante del Papa en Uruguay.

Mons. Krebs aludió a la sorpresa que puede generar en muchos que, siendo argentino y rioplatense, el Papa no haya visitado aún ni su país ni Uruguay, y probablemente no lo haga este año, adelantó. Sin embargo, explicó que aunque no venga a visitarnos sus contactos con el Río de la Plata “siguen siendo muy cercanos y cordiales”, siendo una muestra de ello la designación del sacerdote uruguayo Gonzalo Aemilius como su secretario personal, y que su predecesor lo fuera un presbítero argentino.

Mons. Krebs aseguró que “en sus viajes además de la comunidad internacional el Papa Francisco se encuentra con numerosos católicos y otros cristianos, y estos encuentros permiten la buena experiencia de la comunión, pero también promueven la reforma de la Iglesia”. “Francisco alienta la transformación de la Iglesia en forma cada vez más consistente, en una ‘Iglesia que sale, en una Iglesia en misión´”, enfatizó. “En Uruguay muchos fieles ya se han comprometido en este camino, además y en el mes de octubre tuvo lugar un extraordinario Sínodo de obispos este sentido”, destacó Mons. Krebs y recordó que en el último Sínodo sobre la Amazonía, se planteó la conversión de la Iglesia en 4 dimensiones: «la conversión sinodal, porque la Iglesia debe convertirse cada vez más en un caminar juntos y no estar dividida o sola; conversión cultural, porque es necesario poder hablar con las diferentes culturas; conversión ecológica, porque la explotación egoísta del medio ambiente lleva a la destrucción de los pueblos; y conversión pastoral, porque es urgente el anuncio del Evangelio”.

“Es evidente que el Papa, en sus encuentros con las diferentes culturas y con los fieles católicos, no solo busca que se produzca la experiencia de la comunión, sino que esa comunión se profundice. Cree que las diferencias y conflictos existentes pueden resolverse, y a un nivel más alto”, aseguró Mons. Krebs. “El conflicto se supera en un nivel superior, donde cada una de las partes, sin dejar de ser fiel a sí misma, se integra con la otra en una nueva realidad… De otro modo, el conflicto nos encierra, `perdemos perspectivas, los horizontes se limitan, y la realidad misma queda fragmentada. Esto de ninguna manera significa relativizar los problemas, escapar de ellos o dejar las cosas como están… La salida se encuentra por ‘desborde´ … para poder reconocer así un don mayor que Dios está ofreciendo… De ese don inesperado que despierta una nueva y mayor creatividad, manarán como de una fuente generosa las respuestas que la dialéctica no nos dejaba ver. (QA 104, 105)”, culminó el representante del Papa en Uruguay.