Iglesia al día

" En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios (2 Co 5,20). "
Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2020

La Iglesia en los medios La mayor organización voluntaria

LA REPÚBLICA |

Scout

El Movimiento Scout del Uruguay pretende aggiornar las metodologías de trabajo existentes, continuar con el proceso de renovación que comenzó el año pasado para poder tener más incidencia en la vida social del país, “porque pese a que es la organización voluntaria más grande del país, y estamos en donde nos necesitan, muchas veces pasa desapercibida”, señaló a LA REPÚBLICA Federico Tucci, director del Area de Imagen y Comunicación del Movimiento Scout del Uruguay, al contarnos detalles de esta institución.

Tucci nos posiciona históricamente y en forma breve en cuanto al origen del Movimiento Scout del Uruguay al señalar que “cumple 20 años en el Uruguay, pero la presencia de los Scout en Uruguay tiene más de 100 años. Hace dos décadas, a partir de una alianza de dos asociaciones, la Asociación Scout del Uruguay y la Asociación Scout Católicos del Uruguay, se forma una sola Asociación: el Movimiento Scout del Uruguay, que si bien no es la única del Uruguay, es sí la única que reconoce la organización mundial OMMS”.

El origen del Movimiento es inglés y es más militar que otra cosa, pero no para formarlos específicamente sino por un contexto histórico de quien fue el creador.

Tucci habla de aproximadamente unos 3.500 miembros entre niños y jóvenes, de participantes activos, “que son los que van a los grupos y los educadores, número que ha crecido en los últimos tiempos por más que es un número variable de un año a otro ya que es una actividad voluntaria”.

El movimiento Scout se divide en varias áreas, “Metodología, Recursos Adultos, Administración contable y hay un Consejo Directivo que es quien decide si se necesitan más áreas. Es un movimiento que no tiene religión específica y está abierto a quien practique la religión que sea siempre que cumplan pautas específicas del movimiento. Puede ingresar cualquier persona desde 8 años a 20 aproximadamente y se divide en cuatro unidades de trabajo, según las edades: de 8 a 10 años los Lobatos, de 11 a 13 los Scout, de 14 a 16 Pioneros y de 17 a 20 los Rover”.

Tucci aclara que no todos los grupos tienen las unidades de trabajo mencionadas y no todas trabajan con la misma metodología ya que cada uno la aplica como puede según su realidad”.

Dice que en realidad el Movimiento Scout no tiene exigencias más que la participación voluntaria, querer hacer las actividades “y si, de pronto, apelar a cierto estilo de vida, que compone una ley de 10 artículos con valores y ser fiel a la ley. Pero no se necesita nada más, solo ganas. La idea de trabajo es que a lo largo de esas cuatro unidades de trabajo adquieras las cargas de enseñaza y responsabilidad que te va dando cada rama”.

Después de los 20
Una vez que salen del Movimiento, según la concepción mundial del mismo, los scout no dejan de serlo. El rover que termina su etapa a los 20-21 años dentro de la actividad scout como beneficiario terminó. No hay una oferta educativa para más adelante pero lo que puede haber son dos caminos: trabajar como educador, o en la parte institucional, en áreas de trabajo. Y hasta una tercera opción que en el caso que no quieran ser educadores ni tampoco les interese la parte institucional, de pronto un grupo scout de una zona determinada crea un grupo de amigos y se le une a dar una mano cada tanto a alguna cosa puntual.

Tucci dice que en el Movimiento “nadie está obligado a pagar” de todos puntualiza y aclara que de modos el Movimiento cobra una anualidad a cada uno de los miembros, inclusive los educadores que ronda cerca de los 250 pesos anuales. Pero hay becas para que nadie se quede sin participar por un tema económico. Después cada grupo cobra generalmente una mensualidad (aprox. 100 pesos) pero queda a criterio de cada grupo porque nos consta que algunos no cobran una mensualidad pero hacen actividades para autofinanciar las mismas”.

En vías de renovación
Dice que hay un proceso de renovación metodológica, que viene desde el año pasado. “Pretendemos aggiornar las metodologías de trabajo que tenemos, porque los chicos cambian y los que ingresaron con ocho años e hicieron todo el proceso no son los mismos que los que ingresan ahora con ocho años. Porque también la tecnología ha cambiado y mirá por ejemplo te puedo decir que cuando yo entré teníamos un cuadernito donde íbamos anotando todas nuestras cosas que íbamos haciendo para ir mejorándolas.

Hoy tenés que adaptarte a un entorno diferente donde los chicos utilizan las computadoras y tenés que incorporar eso a la vida diaria porque es una realidad”.

Y dentro de ese aggiornamiento del que menciona hay una serie de actividades que realizarán en la segunda parte del año, tratando de cómo decía meterse más en la sociedad, que se reconozca más, ya que “uno de cada tres uruguayos de alguna manera está vinculado a los scout, ya sea un familiar cercano, un amigo, algún compañero de trabajo…”

El escoutismo en el Uruguay es practicado por alrededor de 4.500 jóvenes nucleados en dos organizaciones mayoritarias: el Movimiento Scout del Uruguay(MSU), afiliado a la Organización Mundial del Movimiento Scout y Scouts de Uruguay(SDU), asociación no alineada.

¿Qué es el Método Scout?
La acción educativa del Movimiento se lleva a cabo con un método educativo que es propio: este método se basa en 6 pilares fundamentales: educación a través de la acción, vida comunitaria, adhesión a una ley y una promesa, progresión personal, contacto con la naturaleza y acción educativa de los adultos.