Iglesia al día

" En esta noche resuena la voz de la Iglesia: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios “La luz de Cristo disipa las tinieblas del corazón”, asegura Cardenal Sturla

ACI PRENSA|

https://www.aciprensa.com/noticias/la-luz-de-cristo-disipa-las-tinieblas-del-corazon-asegura-cardenal-sturla-45929/

El Arzobispo de Montevideo (Uruguay), Cardenal Daniel Sturla, envió un saludo de Pascua en video y destacó que “la luz de Cristo disipa las tinieblas del corazón y del espíritu”.

El Cardenal Sturla, recordando las palabras de San Pablo, señaló que “Cristo era de condición divina pero quiso compartir nuestra vida y se hizo uno de nosotros y se rebajó hasta someterse incluso a la muerte y una muerte de cruz”.

“Pero Dios lo levantó y eso es lo que ahora Cristo resucitado hace con cada uno de nosotros”.

Cristo, dijo el Arzobispo de Montevideo, “se une a cada uno y llega a lo más profundo de nuestra vida, ahí donde tenemos muchas veces luchas, dificultades, angustias, dolores, pecados, debilidades”.

“Cristo nos levanta y nos llena de esperanza”, reiteró.

3K

3K

3K
MONTEVIDEO, 16 Abr. 17 / 09:51 am (ACI).- El Arzobispo de Montevideo (Uruguay), Cardenal Daniel Sturla, envió un saludo de Pascua en video y destacó que “la luz de Cristo disipa las tinieblas del corazón y del espíritu”.

El Cardenal Sturla, recordando las palabras de San Pablo, señaló que “Cristo era de condición divina pero quiso compartir nuestra vida y se hizo uno de nosotros y se rebajó hasta someterse incluso a la muerte y una muerte de cruz”.

 
Mensaje del Cardenal – Pascua de Resurrección 2017 from Iglesia Católica Montevideo on Vimeo.

“Pero Dios lo levantó y eso es lo que ahora Cristo resucitado hace con cada uno de nosotros”.

Cristo, dijo el Arzobispo de Montevideo, “se une a cada uno y llega a lo más profundo de nuestra vida, ahí donde tenemos muchas veces luchas, dificultades, angustias, dolores, pecados, debilidades”.

“Cristo nos levanta y nos llena de esperanza”, reiteró.