Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios La iglesia recuerda a fallecidos en accidentes de trabajo

EL PAÍS |

535fb443e59f1

La Conferencia Episcopal emitió un comunicado con motivo de las celebraciones del 1° de mayo en el que retoma un mensaje de Juan Pablo II.

La Iglesia Católica publicó un saludo con motivo del Día de los Trabajadores a celebrarse el 1° de Mayo en el que insta a recordar a todos los fallecidos en accidentes de trabajo.

En un comunicado divulgado hoy la Conferencia Episcopal retoma lo escrito por el papa Juan Pablo II en su Encíclica sobre el trabajo humano.

“De ella extractamos estos párrafos sobre la “fatiga” como hecho por todos conocido, porque es por todos experimentado: Lo saben los hombres del trabajo manual, realizado a veces en condiciones excepcionalmente pesadas. La saben no sólo los agricultores, que consumen largas jornadas en cultivar la tierra, la cual a veces «produce abrojos y espinas», sino también los mineros en las minas o en las canteras de piedra, los siderúrgicos junto a sus altos hornos, los hombres que trabajan en obras de albañilería y en el sector de la construcción con frecuente peligro de vida o de invalidez. Lo saben a su vez, los hombres vinculados a la mesa de trabajo intelectual; lo saben los científicos; lo saben los hombres sobre quienes pesa la gran responsabilidad de decisiones destinadas a tener una vasta repercusión social. Lo saben los médicos y los enfermeros, que velan día y noche junto a los enfermos. Lo saben las mujeres, que a veces sin un adecuado reconocimiento por parte de la sociedad y de sus mismos familiares, soportan cada día la fatiga y la responsabilidad de la casa y de la educación de los hijos. Lo saben todos los hombres del trabajo y, puesto que es verdad que el trabajo es una vocación universal, lo saben todos los hombres”.

En este contexto, señalan que con miras al 1° de mayo “recordamos ante el Señor Jesús, ‘el hijo del carpintero’, a todos los fallecidos en accidentes de trabajo”.